23:21 GMT +319 Noviembre 2018
En directo
    Tripulación de la corbeta Afonso Cerqueira

    Para qué las autoridades de Portugal hunden los viejos buques de su Armada (fotos, vídeo)

    © Foto : Armada de Portugal
    Europa
    URL corto
    1121

    Las autoridades portuguesas hundieron la corbeta Afonso Cerqueira en las aguas situadas al sur de la isla de Madeira. Al contrario de lo que pueda parecer a simple vista, esto no es un despilfarro de un barco ni basura marítima, ahora la corbeta tiene una noble misión: crear un arrecife artificial.

    Construida en 1973, la corbeta Afonso Cerqueira sirvió en la Armada lusa hasta 2015. El 4 de septiembre, este buque, que mide 85 metros de eslora y tiene un desplazamiento de 1.350 toneladas, fue hundido en las aguas situadas al sur del cabo Girao. 

    Construida en 1973, la corbeta Afonso Cerqueira sirvió en la Armada lusa hasta 2015
    © Foto : Armada de Portugal
    La corbeta Afonso Cerqueira

    El hundimiento forma parte de una estrategia elaborada por las autoridades locales para crear más arrecifes artificiales en la región. Según lo estipulado, al yacer en el fondo del océano Atlántico, el buque contribuirá al desarrollo del buceo, restablecerá poblaciones de peces y aumentará la diversidad biológica. 

    Para hundir la corbeta, los zapadores lusos utilizaron 16 cargas de explosivos. Desde el servicio de prensa de la Armada de Portugal explicaron que el hundimiento de un buque es un proceso bastante largo que incluye distintas etapas. 

    "La primera fase integra la limpieza (…). Durante esta fase los marinos limpian el buque de todos los residuos y materiales perniciosos para el medio ambiente. La fase de reestructuración implica el desmantelamiento de todo el equipamiento y las estructuras que podrían dificultar o amenazar la navegación de los buceadores. Además, en esta etapa se perforan huecos en el casco de la nave que contribuyen a la creación de condiciones necesarias para su eficaz hundimiento", comentaron a Sputnik desde el servicio de prensa.

    También: Tres potentes corbetas de Rusia ponen a prueba sus armas en el Báltico

    La fase final del hundimiento del Afonso Cerqueira duró tres días e implicó la preparación de explosivos que se colocaron en puntos determinados del buque para que tras su explosión se pudiera controlar la llegada del agua. La corbeta tardó dos minutos en hundirse por completo después de que se activaran todos los explosivos.

    Actualmente, el buque yace a una profundidad de 30 metros. Los buceadores se sumergieron en el fondo del mar para asegurarse de que todos los explosivos habían llegado a explotar y no representaban ningún tipo de peligro para los amantes del mundo submarino.

    "Imagínese que un barco hundido se encuentre [en el fondo del mar] en una posición incorrecta. En este caso amenazará a la seguridad de los buceadores dado que podrá inclinarse a cualquier lado. […]", explicó Ricardo Calado, fundador de una escuela de buceo en Lisboa. 

    Un marinero trabaja en la corbeta
    © Foto : Armada de Portugal
    Un marinero trabaja en la corbeta

    La corbeta Afonso Cerqueira es el tercer buque de la Armada lusa que ha sido hundido desde 2016 cerca del archipiélago de Madeira. Este año, las autoridades locales esperan implementar dos hundimientos más cerca de las islas de Santa Cruz y Machico.

    Actualmente, las autoridades de Madeira están prestando gran atención al desarrollo del turismo submarino.

    "[…] El interés hacia el buceo, los buques militares y los arrecifes artificiales es muy grande y este interés influye en la restauración y el negocio hotelero. Las autoridades de la parte continental de Portugal no entienden eso, dado que no les preguntan a los turistas que llegan al país. Llegan para bucear y ver paisajes", enfatizó Ricardo Calado.

    Además: La corbeta portamisiles Vishni Volochok se incorpora a la flota rusa en el Mediterráneo

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    corbetas, isla de Madeira, Portugal