En directo
    Europa
    URL corto
    2170
    Síguenos en

    Ha llegado la hora de que Europa se independice de EEUU. En Bruselas siguen actuando como si a Washington todavía le importara algo la alianza trasatlántica o los intereses, los valores y los puntos de vista comunes. Así que "el principal desafío para Europa no es jurídico o geopolítico: es psicológico", escribe Jeffrey Sachs en Project Syndicate.

    "El principal desafío para Europa no es jurídico ni geopolítico: es psicológico. La diplomacia europea actúa como si a EEUU todavía le importaran la alianza transatlántica o los intereses, valores y puntos de vista comunes. Lamentablemente, ya no es así", escribe Sachs en su artículo para el portal Project Syndicate.

    Sachs, que es profesor de desarrollo sostenible y de política sanitaria en la Universidad de Columbia (EEUU), aboga por que Europa se haga cargo del vacío que Estados Unidos ha dejado en el acuerdo nuclear iraní. La responsabilidad de las instituciones europeas es ahora mucho mayor al no estar dentro su vecino atlántico.

    Si el acuerdo no tira adelante, la seguridad del Viejo Continente no estará garantizada.

    Te puede interesar: Bélgica pide defender los intereses de la UE tras la salida de EEUU del pacto con Irán

    Sachs se aventura a decir que la vuelta a las sanciones estadounidenses contra Irán "son una amenaza para la paz mundial". Motivo suficiente para que "la seguridad de Europa dependa" de defender el acuerdo iraní, ahora huérfano con la salida de Estados Unidos. Sachs advierte que, para ello, será necesario que Europa mire hacia el este. Más deberes para la psicología europea.

    "Para eso es necesario que Europa, junto con Rusia, China y otros miembros de Naciones Unidas garanticen que las relaciones económicas con Irán se desarrollan de forma normal", explica Sachs.

    Pero no será fácil, subraya. Y es que para ello Europa deberá encararse con Washington, un mal trago por el que deberá pasar el Viejo Continente si quiere superar sus miedos. Porque salvar el acuerdo solo será posible "en la medida en que confronte y, en definitiva, revierta las sanciones extraterritoriales de Estados Unidos"; unas sanciones cuyo objetivo es disuadir a otros países de mantener actividades comerciales y financieras con Teherán y que, dicho sea de paso, violan el derecho internacional.

    "Incluida la Resolución 2231 y, por ende, la Carta de Naciones Unidas y las normas de la Organización Mundial del Comercio", concreta Sachs.

    Las medidas estadounidenses son armas de destrucción masiva. Con ellas, el país puede, en la práctica, imponer sanciones a las empresas que operen en el mercado interno estadounidense y, casi con certeza, a las filiales de sus compañías que operan en el extranjero. No contento con ello, intentará impedir a empresas extranjeras tener tratos con Irán. Sachs recuerda que la inmensa mayoría de las transacciones mundiales se realizan en dólares y que, cuando es el caso, se liquidan a través del sistema bancario norteamericano.

    Tema relacionado: EEUU aplica sanciones contra las aerolíneas de Irán

    "Aquí el quid de la cuestión está en las empresas extranjeras que operan fuera de EEUU y que comercian con Irán usando otras monedas como, por ejemplo, el euro y el yuan", señala Sachs. Será en estos casos concretos cuando EEUU quede fuera de juego.

    Pasos en esa dirección ya se han dado. El propio Irán abrazó el euro a finales de abril en detrimento del dólar como moneda extranjera de referencia oficial. Un giño a la Unión Europea, malas noticias para EEUU y una respuesta contundente a las sanciones.

    Rusia parece estar dispuesta a seguir el mismo camino. Su primer vice primer ministro y ministro de Finanzas, Antón Siluánov, ponía la miel en los labios europeos en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo. Su proposición fue clara: que la Unión Europea retire su apoyo a la presión económica estadounidense sobre Rusia y Rusia ayudará a la Unión Europea a 'desdolarizarse'.

    Esto te puede interesar: Merkel: algunas empresas europeas abandonarán Irán debido a las sanciones de EEUU

    Las sanciones estadounidenses contra Irán no solo afectarán al país persa, sino también a todas las empresas europeas con negocios en Teherán.

    Es lo que más espina a países como Francia y Alemania, cuyas empresas, como Total y otras 400 firmas teutonas, tienen jugosos contratos con la república islámica. Suficiente para que la Unión Europea se decida a sacar la artillería pesada: usar el proceso de resolución de disputas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra Estados Unidos y llevar el delirio norteamericano ante el Consejo de Seguridad y ante la Asamblea General de la ONU. Sachs advierte: las oportunidades comerciales en Irán que Europa —y sus empresas— no se atreva a aprovechar, serán "capitalizadas de inmediato por China".

    Tema relacionado: ¿De amigo a rebelde? La UE se compromete a reforzar la cooperación con Irán

    Reconoce que Washington y Bruselas "todavía tienen muchos intereses en común" pero que, en aquellos temas en los que mantienen muchas divergencias, es donde EEUU "viola el derecho internacional". Insiste: Europa necesita una política de seguridad propia, así como políticas, también propias, para el comercio y el medio ambiente mientras, al mismo tiempo, manifestar un rechazo firme e inequívoco a las sanciones extraterritoriales de Washington.

    "La paz mundial depende de que Europa defienda la Carta de Naciones Unidas y las reglas del comercio internacional", resume.

    También te puede interesar: Carga nuclear de Trump contra sus aliados

    Además:

    Tusk cree que Europa debe estar agradecida con Trump por "quitarle las ilusiones"
    Putin y Trump debatirán la lucha contra el terrorismo
    Madrid califica de "mala noticia" la decisión de Trump sobre el acuerdo nuclear con Irán
    Etiquetas:
    sanciones, WTO, ONU, Donald Trump Jr, Unión Europea, Irán, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook