En directo
    Europa
    URL corto
    260
    Síguenos en

    La oficina que la fundación de George Soros, la Open Society Foundation, tiene en Budapest deberá cerrar sus puertas ante lo que considera "una atmósfera política y legal represiva", en alusión al Gobierno húngaro. El periodista sueco y checo Vavra Suk explica a Sputnik lo que cree que persigue Soros y qué puede pasar a partir de ahora.

    "George Soros participó en muchas de las llamadas revoluciones de colores por todo el mundo, apoya la inmigración, etc. Por eso diría que se entienden, sin duda, las medidas que se han tomado contra este tipo de injerencia extranjera en los asuntos [de Hungría]", argumenta a Sputnik Suk, nacido en la República Checa y nacionalizado sueco.

    Geroge Soros (foto archivo)
    © AP Photo / Manuel Balce Ceneta
    Suk, que es redactor del semanario sueco Nya Tider ('Nuevos tiempos') y de la editorial AlternaMedia, defiende que el Estado siempre debe tener cuidado de no violar el derecho de los ciudadanos a crear sindicatos y a manifestar su punto de vista político ya que "una sociedad socialmente integrada es rica y estable". En este sentido, asegura que las medidas que Orban anunció a finales de 2017 no prohíben ninguna organización sino que "solo les imponen impuestos" —uno extraordinario del 25%—. Justifica, así, que se trate de medidas "muy moderadas".

    "En Suecia conocemos bien a Soros", dice el checo, y añade que el hecho de que el húngaro se defina a sí mismo como un filántropo "resulta bastante absurdo". Y es que en el país nórdico a muchos les preocupa que se pueda influir desde fuera, por ejemplo, en las elecciones generales de septiembre, pero que culpan siempre al este.

    "Países como Polonia, Eslovaquia y otros tantos del bloque del este (…) seguramente también le planten cara. También pueden seguir el camino de Budapest (…) Creo que Hungría aprobará la ley conocida como 'Stop Soros'", advierte.

    Te puede interesar: La alargada mano de George Soros se extiende a nuevos países europeos

    Desde la fundación de Soros denuncian que "se ha vuelto imposible proteger la seguridad de nuestras operaciones y de nuestro personal en Hungría de las arbitrarias interferencias del Gobierno", según palabras de Patrick Gaspard, presidente de Open Society Foundations.

    George Soros, multimillonario estadounidense
    © REUTERS / Ruben Sprich
    El presidente de la organización de Soros, Patrick Gaspard, ha cargado contra la posición antinmigratoria del Gobierno de Orban. Sputnik preguntó a Suk si el traslado a Berlín de la oficina de Budapest puede influir en las relaciones entre Hungría y el resto de la Unión Europea.

    "Echemos un vistazo a la Constitución de Hungría aprobada en 2011. El mismo texto ya se opone a Soros y a la Unión Europea al hablar sobre el legado cristiano, sobre la patria, sobre el orgullo nacional y sobre la familia tradicional como bases de la sociedad (…) La Constitución es una guerra declarada a Soros y a los valores de la Unión Europea", subraya el periodista.

    El partido de Viktor Orban, Fidesz, aprobó una ley en junio de 2017 que obliga ahora a las ONG que reciben dinero desde fuera a registrarse en el país como 'organizaciones apoyadas desde el extranjero'. En 2016 cerraba con alambradas el paso a los refugiados que huían hacia Europa occidental atravesando los Balcanes. El episodio motivó que el partido de Orban aprobase esas medidas contra las ONG que prestaban ayuda a esos inmigrantes.

    Tema relacionado: Soros elige a un nuevo y poderoso enemigo y pronostica su cercano fin

    Además:

    "Tenemos que despertar de una vez y darnos cuenta de quién es George Soros"
    ¿Ansía Europa liberarse de los grilletes de Soros?
    Etiquetas:
    nacionalismo, inmigración, fascismo, Open Society Foundations, Viktor Orban, George Soros, Hungría
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook