02:27 GMT +321 Octubre 2018
En directo
    Operacion de la Policia de Kosovo en la ciudad de Mitrovica

    El futuro de Kosovo: ¿éxodo de serbios o enfriamiento del conflicto?

    © AFP 2018 / Armend Nimani
    Europa
    URL corto
    2121

    El reciente incidente con un alto funcionario serbio, quien fue detenido durante su visita a Kosovo y luego expulsado de esta república autoproclamada, provocó la indignación de la población serbokosovar local.

    En estas condiciones las negociaciones entre Belgrado y Pristina se encuentran en un callejón sin salida, opinó el politólogo Zeljko Cvijanovic en una entrevista a Sputnik.

    "Es posible que en esta situación Estados Unidos intente presionar sobre los serbios al igual que lo hicieron en los años 1990 y 2000. El mundo ya ha cambiado. Además, la fuerte presión sobre los serbios los echará a los brazos de Rusia y China", indicó.

    Según Cvijanovic, existen varios escenarios para el futuro de Kosovo en las condiciones actuales.

    El primero supone la posibilidad de un ataque contra la población civil de Kosovo de origen serbio. Este escenario no excluye su éxodo a la parte central de Serbia.

    Según el experto, el objetivo de este escenario sería asustar al Gobierno serbio con que se repita un éxodo de serbios, similar al de 1995, cuando más de 200.000 serbios fueron expulsados de sus tierras en Croacia. Se espera que este miedo los obligue a aceptar cualquier condición que Estados Unidos imponga, agregó.

    El segundo escenario supone la reconsideración de la estrategia serbia. La idea del ingreso de Serbia a la Unión Europea dejaría de prevalecer sobre la meta de reincorporar a Kosovo como parte de Serbia, señaló Cvijanovic.

    A su juicio, la idea del ingreso de Serbia a la UE ha dominado en Belgrado en los últimos diez años y esto ha atado de manos al Gobierno.

    Te puede interesar: Serbia, en camino a la UE con o sin Kosovo

    "[Este escenario] provocaría el rechazo de los países occidentales y resultaría en intentos de derrocar al Gobierno serbio mediante la instigación de conflictos internos y de diferentes tipos de 'revoluciones de colores'", afirmó el especialista.

    En tercer lugar, no se puede excluir que las negociaciones continúen y pronto todos prefieran olvidar este incidente. Esta opción, entre otras cosas, supone que el conflicto en Kosovo permanezca congelado durante muchos años.

    "En cualquiera de los casos, la cuestión de Kosovo no se resolverá ni ahora ni en cinco años", aseveró el experto.

    EEUU, por su parte, desde hace tiempo, interviene en la cuestión de Kosovo, ya que, según Cvijanovic, Pristina hace todo lo que Washington le indique.

    Más aquí: ¿Quién quiere volver a hacer estallar el polvorín de los Balcanes?

    A su entender, el escenario más radical, que supone la ocupación albanokosovar de la parte norte de Kosovo —poblada mayormente por serbiokosovares y no controlada por las fuerzas de seguridad de Pristina— parece poco probable, puesto que en este caso Belgrado no tendría ninguna otra opción que dar una respuesta militar.

    "Los albanokosovares son incapaces hoy de hacer las cosas que hacían hace diez años. Asimismo, hace diez años estábamos seguros de que el Ejército serbio no entraría en Kosovo para proteger a su pueblo, ahora esto ya no se excluye", concluyó el analista.

    El 26 de marzo por la noche, las fuerzas especiales de la Policía kosovar de Pristina irrumpieron en un edificio administrativo en la ciudad de Mitrovica —en la parte norte de Kosovo— donde se estaba celebrando una reunión dedicada a las relaciones de Serbia y la autoproclamada república de Kosovo, apoyada por EEUU y la mayoría de los países de la UE.

    Según la última información, la Policía utilizó granadas aturdidoras y gas lacrimógeno, dejando un saldo de 32 personas heridas.

    No te lo pierdas: La actitud de Occidente ante el fantasma de la 'Gran Albania' que preocupa a Moscú

    El asalto terminó con la detención del director de la oficina gubernamental de Serbia para Kosovo y Metojia, Marko Djuric, que más tarde fue deportado a Serbia.

    Las autoridades de Pristina justificaron esas acciones con que Djuric tenía prohibido entrar en Kosovo. El presidente serbio, Aleksandar Vucic, calificó lo ocurrido como una provocación. Por su parte, Vladímir Putin, condenó enérgicamente la violenta detención de los políticos serbios.

    Kosovo, antigua provincia serbia poblada mayoritariamente por albaneses, proclamó en 2008 su independencia unilateral, que Belgrado no reconoce.

    Por el momento, la independencia de Kosovo ha sido reconocida por EEUU, Canadá y la mayoría de los miembros de la UE, pero no goza del reconocimiento de Rusia, China, España, Irán, Israel y Siria, entre otros países.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    La actitud de Occidente ante el fantasma de la 'Gran Albania' que preocupa a Moscú
    Kosovo ¿un barril de pólvora para la UE?
    Lanzan gases lacrimógenos en el Parlamento de Kosovo para detener una votación (vídeo)
    Diez años después, Kosovo sigue siendo "una herida abierta" para Serbia
    Etiquetas:
    conflicto armado, éxodo, expulsión, Serbia, Kosovo