En directo
    Varsovia, capital de Polonia

    Alianza entre Polonia y… ¿Rusia? Varsovia podría ser un caballo de Troya en la UE

    CC0 / Pixabay
    Europa
    URL corto
    7211

    Los columnistas de Sputnik Filip Prokudin y Vladímir Ardaev analizaron la actual situación de Polonia en la Unión Europea y comentaron una posible salida del país eslavo de la organización.

    • ¿Un 'Polexit' inminente?

    De acuerdo con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, Polonia podría tomar medidas para salir de la Unión Europea (UE) si deja de recibir dinero de la organización.

    Tusk consideró que mientras Polonia no sea un "contribuyente neto" de la Unión Europea es conveniente para el país seguir en la organización. Sin embargo, el político apuntó que si un día Polonia llega a convertirse en un donante de la UE es "fácil de imaginar" que "al Gobierno polaco se le ocurra preguntar a sus ciudadanos si quieren seguir formando parte de la Unión Europea. Y harán todo lo posible para convencer a los polacos de la necesidad de abandonarla".

    Tusk, que es polaco y ocupó el cargo de primer ministro del país durante siete años, agregó que Bruselas no pierde la esperanza de que Polonia continúe siendo miembro de la UE, aunque ya "no es algo en lo que crea realmente".

    Lea más: Tusk considera probable que Polonia salga de la UE

    Mientras tanto, la Comisión Europea (CE) sigue criticando la reforma judicial emprendida por Polonia, uno de los posibles motivos para recortar la financiación europea al país. En diciembre de 2017, la CE inició un procedimiento que podría llevar a que Polonia perdiera el derecho a voto en el Consejo de la UE. 

    Por su parte, el primer ministro húngaro, Víktor Orbán, prometió que Hungría vetaría la decisión si fuera necesario. Varsovia y Budapest, además, coinciden en cuanto a la cuestión de los migrantes y, en contra de las directrices de Bruselas, se niegan a recibir refugiados de Oriente Medio y África.

    Lea más: Polonia reafirma que no acogerá refugiados de Oriente Próximo y África del Norte

    De acuerdo con los autores del texto, otro punto conflictivo en las relaciones actuales entre Polonia y la UE es que el partido gobernante Ley y Justicia apela directamente al nacionalismo polaco.

    • La vanguardia de los "saboteadores"

    Para Prokudin y Ardaev en cierto modo la situación actual de Polonia recuerda a la vivida en los años 80, cuando el país formaba parte de otro bloque: el del Este.

    En la década de 1970, la Unión Soviética tuvo que aumentar la asistencia financiera y material a la República Popular Polaca. El sentimiento anticomunista en la sociedad crecía y el gobernante Partido Obrero Unificado Polaco respondió a la insatisfacción popular elevando el nivel de vida de los trabajadores. Los líderes de URSS destinaron entonces fondos adicionales a Polonia con el objetivo de mantener la estabilidad del país y que Varsovia permaneciera en su órbita de influencia.

    Sin embargo, a principios de la década de 1980, la fundación de la federación sindical polaca Solidaridad dio inicio a un fuerte movimiento de oposición a las autoridades comunistas del país. Al llegar al poder en 1989, el partido retiró un artículo de la Constitución sobre el papel del Partido Comunista y el país pasó a llamarse Tercera República Polaca.

    Le puede interesar: El 'mundo eslavo' creado por Polonia ¿contra quién se dirige?

    Poco tiempo después la Organización del Pacto de Varsovia y el Consejo de Ayuda Mutua Económica (Comecon), los equivalentes soviéticos de la OTAN y la UE, dejaron de existir. Distintos factores históricos contribuyeron a la disolución del bloque socialista, pero obviamente Polonia estuvo en la vanguardia de los "saboteadores", escribieron los autores del artículo.

    • A Polonia no le permitirán partir

    Del mismo modo, Varsovia ahora se opone a Bruselas. Sin embargo, es poco probable que los desacuerdos entre Polonia y los euroburócratas puedan sacudir los cimientos de la UE, apuntaron Prokudin y Ardaev.

    De acuerdo con Yuri Solozóbov, director de proyectos internacionales del Instituto de Estrategia Nacional —centro de investigaciones ruso—, en la actual coyuntura la UE no permitirá que Polonia simplemente abandone la organización.

    "Varsovia es el mayor receptor de asistencia financiera de la UE y después de 2020 deberá comenzar a pagar los fondos. Por lo tanto, Bruselas no soltará la mano de Polonia. (…) Y en el propio país nadie quiere realmente irse de la UE: todos valoran el hecho de llevar una vida cómoda", comentó Solozóbov.

    • ¿A dónde ir?

    El paralelismo entre el Comecon y la UE es superficial, y el euroescepticismo observado en los discursos de los políticos polacos no pasa de ser un argumento retórico para tener una mejor posición en sus negociaciones con Bruselas, comentaron los autores del artículo.

    Sin embargo, la posición de Polonia es comprensible cuando se entiende que el país desearía en realidad ser el nuevo centro de poder en Europa. Para ello sería necesario que Varsovia dejara de estar en la periferia de las locomotoras de la UE, como Francia y Alemania, e hiciera realidad sus propias ambiciones.

    Según Solozóbov, la expansión de las fronteras europeas hacia el Este todavía tendrá recorrido una vez que haya que tratar la cuestión de los Balcanes y la adhesión de Ucrania a la organización, la cual, según el experto, podría demorarse unos 30 años.

    Polonia, por su parte, intenta utilizar este momento histórico para reforzar los contactos con los países del Kresy —antiguas tierras orientales de Polonia— que engloban a Ucrania, Lituania y Bielorrusia.

    "No será una expansión política trivial, más bien será un intento de crear un entorno empresarial cómodo para las colaboraciones que beneficien el desarrollo de Polonia", dijo Solozóbov.

    Para el experto en el país eslavo Stanislav Stremidlovski "Polonia vuelve a tener ambiciones de ser una gran potencia, la UE ya se le queda pequeña".

    "Frente a Varsovia se encuentra la cuestión de a dónde ir. Limitarse a ser un espacio intermedio entre Moscú, Pekín y Bruselas es sinónimo de estancamiento. La creación de un bloque con Polonia, Bielorrusia y Rusia en forma de confederación durante la próxima década o los próximos 15 años podría ser una alternativa", apuntó Stremidlovski.

    Prokudin y Ardaev consideraron que la dura retórica de Varsovia hacia Rusia y Bielorrusia es un intento de distanciarse de esta hipótesis. Sin embargo, según Solozóbov, tarde o temprano se empleará un enfoque pragmático en las relaciones entre estas naciones.

    Los autores del artículo, sin embargo, subrayaron que las recientes noticias sobre la posición de Polonia en relación a Rusia hacen que sea necesario trabajar muy duro en los próximos años para establecer unas relaciones pragmáticas.

    Le puede interesar: Rusia no busca beneficiarse de discrepancias entre Polonia y la UE

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Polonia: un 'Estado canalla' en el corazón de Europa
    Polonia continuará con la reforma judicial pese a las sanciones de la UE
    Etiquetas:
    UE, Donald Tusk, Polonia, Rusia