En directo
    Vladímir Putin, presidente de Rusia, y Emmanuel Macron, presidente de Francia

    Macron busca ser como Putin, pero su "correa" no le deja

    © Sputnik / Alexey Nikolsky
    Europa
    URL corto
    6291

    A juzgar por ciertas acciones y declaraciones poco comunes para Macron, el presidente de Francia está tratando de copiar al único político que logró devolver a su país el estatus de actor geopolítico global, o sea, a Vladímir Putin, señala Iván Danílov ( autor del blog Crimson Alter) en su artículo para Sputnik.

    El columnista observa que tras la reunión con Vladímir Putin en Versalles, el presidente de Francia ha cambiado radicalmente su comportamiento: comenta a Angela Merkel la "inaceptable" balanza comercial alemana, utiliza la tribuna de la ONU para criticar severamente la posición oficial de EEUU sobre los asuntos internacionales e incluso afirma que "Francia debería obtener el estatus de una gran potencia capaz de interferir en los conflictos por todo el mundo".

    ¿Qué le ha pasado al banquero modesto y tímido que había utilizado la imagen de "buen chico" durante su campaña electoral?, se pregunta Danílov.

    Según el autor, no se trata de salvar la popularidad en el país, sino de copiar al único político que logró devolver a su país el estatus de actor geopolítico global, es decir, a Vladímir Putin. No obstante, no le sale muy bien, puesto que recibe información tergiversada sobre el presidente ruso de los medios franceses.

    Lea también: Macron desafía a Occidente: se acerca a Putin

    El presidente de Francia Emmanuel Macron y el presidente de Rusia Vladimir Putin en G20, Hamburgo
    © Sputnik / Mijaíl Kliméntiev
    Uno de los ejemplos más evidentes de este comportamiento de Macron fue su decisión de nacionalizar los astilleros de Saint-Nazaire tras su quiebra para 'salvarlos' de las garras extranjeras.

    El aumento de la parte estatal "en interés del país" no es lo que esperaban del presidente francés los medios y la comunidad empresarial internacionales.

    El autor lamenta que sea la única cosa copiada correctamente por Macron. Luego comenzó a imitar el comportamiento que muchos medios le atribuyen a Putin, pero que no tiene nada que ver con la realidad.

    Lea más: ¿Por qué la victoria de Macron en las elecciones parlamentarias favorece a Rusia?

    "Por ejemplo, a los medios occidentales les gusta acusar a Putin de cierta nostalgia imperial y revanchismo histórico. Además, aseguran que utiliza conflictos exteriores para solucionar problemas políticos internos. Siguiendo la misma lógica, Macron se comporta como un pequeño gigante en un gran juego geopolítico", señala Danílov.

    Mientras que la capital francesa está envuelta en protestas de los sindicatos insatisfechos con las reformas laborales, el presidente francés está ocupado con los intentos de intervenir en la crisis nuclear de Corea del Norte, y también de presionar a EEUU para que firme el acuerdo de París sobre el clima.

    En una reciente entrevista con Le Point, Macron afirmó: "Francia debe convertirse en una gran potencia. Es un necesidad".

    "Si realmente tiene estas ideas, nos esperan unos acontecimientos muy interesantes que podrían socavar gravemente no solo la unidad transatlántica, sino también la europea", advierte el autor.

    Soldados rusos en Siria
    © Sputnik / Ministerio de Defensa de Rusia
    El columnista opina que el momento clave para Macron fue el entendimiento de que Occidente perdió en Siria.

    "Para un político francés este hecho es especialmente doloroso, porque Siria fue colonia del país galo. Hasta hace relativamente poco, se consideraba parte de la esfera de influencia post-colonial francesa", explica el periodista.

    Pero las acciones de Rusia en Siria demostraron que incluso con unos recursos limitados es posible lograr resultados impresionantes. Lo que pudo haber hecho a Macron reconsiderar sus expectativas de la realidad, añade Danílov.

    Ahora los diplomáticos rusos y franceses están preparando la visita de Macron a Rusia.

    Después de la primera reunión con Putin, Macron recibió una carga de pragmatismo, que le permitió abandonar la idea de eliminar a Asad y admitir, en una entrevista a CNN, que sin cooperación con Rusia es imposible resolver ningún problema grave en la política mundial, y por lo tanto, es necesario negociar con Rusia.

    "Tal vez la próxima reunión con Putin llevará al líder francés a una comprensión más adecuada de otras cuestiones de la política internacional, por ejemplo, el problema de Ucrania", sugiere el autor.

    Si Emmanuel Macron realmente estuviera interesado en restaurar el estatus de Francia como potencia mundial líder, una interacción con Moscú sobre temas clave podría ayudarle a lograr este objetivo, opina Danílov. La participación activa de la UE en los proyectos de integración eurasiática y en el chino 'Un cinturón, una ruta' podría convertirse en un impulso potente para el crecimiento de la economía francesa. Asimismo, la cooperación con Rusia en Oriente Medio y África del Norte reduciría drásticamente los riesgos terroristas, tan relevantes hoy para Francia, analiza el columnista.

    "El problema, sin embargo, es que Macron tiene una correa bastante corta de las élites supranacionales que no están nada interesadas en el futuro de gran potencia de Francia. Esto es triste, pero no hay que olvidarse que la correa puede rasgarse", concluye Danílov.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Canciller: Francia sigue buscando un diálogo constructivo con Rusia
    Putin comparte la disposición de Macron para el diálogo bilateral
    Putin mantiene una conversación telefónica con Macron
    Macron ya es el líder más impopular de Francia
    Macron se queda sin 'primera dama'
    Etiquetas:
    potencia, política, Emmanuel Macron, Vladímir Putin, Francia, Rusia