07:15 GMT +317 Diciembre 2017
En directo
    Witold Waszczykowski, ministro de Exteriores de Polonia

    "Buenas intenciones": lo que oculta la retórica polaca sobre el diálogo con Rusia

    © REUTERS/ Kacper Pempel
    Europa
    URL corto
    8121

    El ministro de Asuntos Exteriores de Polonia, Witold Waszczykowski, aseguró durante una entrevista con el medio austríaco Der Standard que su país "ve a Rusia como un socio importante" y que Varsovia tiene solo "buenas intenciones" hacia Moscú.

    En la entrevista con Der Standard, Waszczykowski afirmó que Polonia considera a Rusia como un miembro de primer orden.

    "Somos vecinos con un enorme mercado y grandes proveedores de materias primas (…) Esperamos poder convencer a Rusia de nuestras buenas intenciones. La OTAN y la UE no provocan a Rusia, pero responden al comportamiento provocativo de Moscú", aseguró Waszczkowski al medio austriaco.

    El especialista en asuntos internacionales y columnista de Sputnik, Rostislav Íshenko, analizó lo que se esconde tras las palabras del diplomático polaco. Íshenko comparó las declaraciones de Waszczykowski del 13 de julio con sus palabras a la prensa polaca a principios del mismo mes. Entonces, Waszczykowski aseguró que Ucrania "no entraría en la Unión Europea con [Stepán] Bandera" —un antiguo colaborador nazi glorificado actualmente por las autoridades de Kiev—.

    Según Íshenko, la buena voluntad de Polonia y su desmarque de Ucrania pueden parecer los mejores motivos para "lanzar los sombreros al aire, descorchar el champán y tirar fuegos artificiales" en señal de celebración por las buenas relaciones con el vecino. Las intenciones de Varsovia, no obstante, podrían ser otras.

    ¿Mucho ruido y pocas nueces?

    "La política no es un juego de uno más uno y, por eso, lo que para Kiev es una derrota obvia [el conflicto con Polonia] no es una victoria obvia para Rusia", advierte Íshenko. "Aquí solo hay una cosa clara, y es que Polonia aspira a ganar", subraya el columnista de Sputnik, para el que las palabras del ministro de Exteriores están teñidas por el barniz del cinismo.

    Lee más: Rusofobia 3.0 de la OTAN: "Los rusos no lograrán aislar a los países bálticos"

    ¿Es ahora Polonia nuestro socio? No. ¿Es que ha renunciado a colaborar con nuestros rivales? Tampoco. ¿Ha cambiado Polonia de parecer en relación con la historia rusa más reciente? No, al contrario, planea deshacerse de las esculturas soviéticas", recuerda el analista.

    El autor considera que las palabras de reconciliación polacas tienen más que ver con que Polonia ve a Rusia como un socio comercial de primer orden. Entonces, las declaraciones acerca de "las buenas intenciones" de Varsovia tienen un objetivo obvio.

    "A Polonia le gustaría vender a Rusia sus cosechas de manzanas, que no puede comercializar ahora en nuestro territorio a causa de las contramedidas rusas. Además, Varsovia estaría más que feliz de ocupar los nichos de mercado que han dejado sus colegas europeos", sentencia Íshenko. El experto asevera que hacerse un hueco en el mercado ruso no solo interesa a los polacos, sino también a las compañías alemanas, francesas y estadounidenses.

    Lee más: Polonia, Ucrania y Lituania exigen preservar las sanciones contra Rusia

    Íshenko se pregunta qué es lo que puede ofrecer Polonia a Rusia y deja poco espacio para el optimismo.

    "¿Acaso la opinión negativa de Polonia hacia el gasoducto Nord Stream 2 que intentaron torpedear y dificultar más incluso que el resto de países europeos ha cambiado? No. Durante la última visita de Donald Trump a Varsovia, Polonia expresó su apoyo incondicional a las intenciones de EEUU de sustituir la provisión de gas ruso por gas licuado estadounidense. En una cuestión tan importante como es esta para Rusia, Varsovia se mostró como un oponente de Moscú y un socio de confianza de Washington", recuerda el analista.

    Hegemonía polaca

    Polonia expresó durante la propia visita de Trump sus intenciones de poner en marcha el proyecto Intermarium, al que se considera un intento de Varsovia por aglutinar todo el poder de Europa del Este bajo una Federación que vaya desde el mar Negro hasta el Báltico. Según Íshenko, "el objetivo geopolítico tradicional del proyecto y su única razón de ser es levantar un 'cordón sanitario' entre Rusia y los países de Europa Occidental".

    En este escenario, los beneficios para Polonia son obvios, continúa Íshenko, ya que, en dicho proyecto, el país ocuparía un lugar predilecto y sería quien lo controlase. Las expectativas de los polacos van más allá y contemplan que Polonia pueda llegar a entrar en el G20 como representante de los intereses de Europa del Este, prosigue Íshenko, para el que esos intereses pueden llevar a la desintegración de la Unión Europea.

    "En la práctica, los planes de Polonia llevan a la destrucción de la UE. La 'vieja' Europa Occidental se quedará como está y Polonia se erigirá en líder de la 'nueva' Europa del Este que, junto con Estados Unidos y su proyecto Intermarium, impedirán cualquier acercamiento entre la UE y Rusia", asevera.

    En otras palabras, las 'buenas intenciones' de Polonia no coinciden con sus planes ni con los intereses de Moscú y de la UE. Y esto es algo que Varsovia sabe.

    Lee más: Polonia llama a los miembros de la UE respetar intereses de toda la comunidad

    Nada que ofrecer a cambio

    Las palabras del ministro de Exteriores polaco sobre "un diálogo constructivo" también dejan lugar a dudas.

    "¿Qué clase de diálogo puede haber si los planes a largo plazo de Polonia y de Rusia son más contrarios que en 1939? ¿Qué justifica la buena voluntad de Waszczykowski? ¿Qué nos puede ofrecer a cambio?", se pregunta el analista.

    Según Íshenko, el diálogo del que habla Polonia puede tener como tema principal el conflicto en Ucrania.

    Polonia sabe que los países occidentales pueden abandonar en cualquier momento su 'proyecto ucraniano' y que puede comenzar a pensar en sus propios intereses tanto territoriales como políticos.

    "Después de todo, Moscú puede esperar años a que las cosas en Ucrania cambien. Pero Polonia, si las cosas en Ucrania se tuercen, puede verse desbordada inmediatamente por una ola de unos cinco o seis millones de ucranianos en un espacio de uno o dos años, principalmente provenientes de las regiones simpatizantes de Bandera", profetizó Íshenko.

    Lee más: El flujo de migrantes laborales de Ucrania a Polonia se dispara desde 2013

    Así, Witold Waszczykowski solo dice la verdad, advierte Íshenko.

    "Varsovia sí querría convencer a Rusia de que sus planes con los países del este, incluyendo el Intermarium, están guiados por las 'buenas intenciones'. ¿Pero es esto algo que Rusia de verdad necesite?", concluye.

    Además:

    Rusia advierte a Polonia que la "ley sobre monumentos" no quedará sin consecuencias
    Polonia declara la guerra al legado de la URSS
    "Polonia no debería tener ningún negocio con los políticos ucranianos"
    Un diputado comunista ruso exige romper las relaciones diplomáticas con Polonia
    Etiquetas:
    crisis ucraniana, conflicto en Ucrania, UE, OTAN, Witold Waszczykowski, Donald Trump, Unión Europea, Polonia, Ucrania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik