En directo
    Europa
    URL corto
    306
    Síguenos en

    El nuevo primer ministro macedonio declaró que su país está dispuesto a hacer concesiones respecto a su nombre —disputado por Grecia— con tal de facilitar su ingreso a la Alianza Atlántica. El politólogo Milenko Nedelkovski compartió con Sputnik su opinión sobre las posibles secuelas negativas de tal decisión.

    El primer ministro de Macedonia, Zoran Zaev, declaró que su país podría entrar a la OTAN bajo el nombre de Antigua República Yugoslava de Macedonia (FYROM, por sus siglas en inglés), cediendo a las exigencias de Atenas que desde hace mucho tiempo ha estado bloqueando el camino del país eslavo al bloque.

    Montenegro
    © Sputnik / Hans-Georg Schnaak
    El problema radica en el hecho de que Macedonia también es el nombre de una de las regiones griegas. Zaev insiste que FYROM será un nombre provisional que servirá solo para entrar en el bloque militar; se espera que el Gobierno macedonio vuelva a poner esta cuestión sobre la mesa en las negociaciones con Grecia después del ingreso del país eslavo en la OTAN.

    Nedelkovski recordó que Macedonia estaba a punto de entrar en el bloque en el año 2008, pero no lo consiguió a causa de las protestas de Grecia. En aquel entonces ya existía la idea de ingresar bajo el nombre de FYROM, pero al fin y al cabo no se tomó ninguna decisión.

    A juicio del experto, en el futuro Macedonia seguirá insistiendo en el carácter temporal de este nombre, Grecia a su vez en su carácter constante, y esta polémica será perpetua. Sin embargo, Nedelkovski opina que hay cosas mucho más importantes que están entre bastidores.

    "Un problema mucho más sustancial al parecer es que todo esto es solo el inicio de las concesiones en detrimento de los intereses nacionales de Macedonia. Pronto haremos concesiones a Albania, Bulgaria y a otros. Solo en un par de años el país será casi irreconocible", vaticinó.

    A pesar de su pronóstico pesimista, el analista afirma que es poco probable que Atenas repita una maniobra semejante a la del año 2008.

    El entrevistado indicó que hoy en día Grecia debe montos enormes de dinero a Alemania y no es capaz de oponerse al lobby de Washington,  por lo cual Atenas se sentirá obligada a obedecer a la política general de la Alianza una vez el organismo decida admitir a Skopie como su miembro.

    Desde el punto de visita de Nedelkovski, la OTAN ya "se apura a preparar una admisión 'técnica' de Macedonia" para el otoño de 2017.

    El experto ruso en los Balcanes, Alexándr Safonov, también cree que Zaev ha mostrado su disposición a sacrificar ciertas cosas —que eran de importancia fundamental para el Gobierno anterior— en aras de ingresar en la OTAN.

    "Resulta que el Gobierno anterior tenía más puntos de convergencia con la política de Rusia en los Balcanes. Francamente, no estoy seguro de que las aspiraciones de Zaev sean apoyadas por toda la sociedad macedonia o por el Parlamento del país", recalcó.

    No obstante, el experto argumentó que pese al hecho de que Zaev ocupe el cargo de jefe del Gobierno, él no podrá cambiar el nombre del país por sí solo, ya que tal decisión requiere al menos de dos tercios de los votos en el Parlamento, consultas con el Tribunal Constitucional y, en ciertos casos, hasta un referéndum nacional. 

    Además:

    Moscú califica de provocación las acusaciones de injerencia en asuntos internos de Macedonia
    Putin espera que Macedonia evolucione según la Constitución
    La OTAN condena ataques contra parlamentarios en Macedonia
    Mogherini comenta la situación en Macedonia
    Etiquetas:
    OTAN, Milenko Nedelkovski, Macedonia, Grecia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook