09:43 GMT +322 Noviembre 2019
En directo
    Bandera de la OTAN

    "El acceso de Montenegro a la OTAN es parte de una histeria antirrusa desatada por EEUU"

    © AP Photo / Shakh Aivazov
    Europa
    URL corto
    320
    Síguenos en

    Montenegro se convertirá el lunes 5 de junio en el miembro más nuevo de la OTAN. El ingreso de esta república balcánica a la alianza militar tiene más incidencia en términos políticos y simbólicos que en parámetros militares, dijo a Sputnik el analista internacional Sergio Rodríguez Gelfenstein.

    Montenegro es un país pequeño, tanto en términos de población como de superficie. En ese país de unos 13.000 kilómetros cuadrados con costas sobre el Mar Adriático, viven unas 600.000 personas. Sin embargo, su ingreso a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) reviste gran importancia desde el punto de vista político y simbólico.

    A partir del 5 de junio, cuando Montenegro ingrese formalmente a la organización, prácticamente toda la costa septentrional del Mediterráneo, desde Algeciras (España) hasta la frontera de Turquía con el Levante, estará bajo control de la alianza.

    Lea más: Moscú acusa a Montenegro de usar la supuesta amenaza rusa para entrar a la OTAN

    "Si consideramos que los Balcanes son una zona étnicamente eslava y religiosamente ortodoxa, podría ser visto como una zona mayor de influencia rusa. Históricamente, los Balcanes siempre han sido una zona de influencia rusa por estos elementos identitarios, no solo en la historia reciente, sino desde hace varios siglos", comentó a Sputnik el geopolitólogo venezolano Sergio Rodríguez Gelfenstein.

    En la zona del Adriático, la OTAN tiene "importantes intereses" ya sea en Italia como en otros países balcánicos. La adhesión de Montenegro, cuyo poderío militar no se compara al de otros miembros con unas Fuerzas Armadas más grandes y desarrolladas, no cambia demasiado las capacidades de la alianza.

    ​"Pero en términos políticos tiene incidencia, porque se va continuando el cerco a Rusia y se sigue violando aquel acuerdo que se tomó a finales del siglo pasado de que la OTAN no se expandiera hacia el Este", recordó Rodríguez Gelfenstein.

    El experto en Relaciones Internacionales destacó que el ingreso de Montenegro no se puede considerar "inesperado", ya que se enmarca en medio de un "fervor antirruso" que EEUU ha intentado implantar en el país con una serie de "provocaciones".

    "Hay que recordar incluso que se habló hace un año de que Rusia estaba tras la preparación de un golpe de Estado en Montenegro, de lo cual no se aportaron ningunas pruebas. Todo es parte de esta histeria antirrusa que EEUU ha desatado y que ha tenido un incremento en los últimos dos o tres años. En este punto no parece que haya mucha diferencia entre el Gobierno demócrata de Barack Obama y el republicano de Donald Trump", analizó el experto.

    Lea más: ¿Desea la OTAN conquistar la península balcánica?

    Además, la nación adriática es una de las candidatas a integrarse a la Unión Europea, por lo que tampoco se puede descartar que "esto sea una exigencia" para lograr entrar a este conjunto de países. El geopolitólogo consideró, sin embargo, que la adhesión de Montenegro a la OTAN es "ilegal" y "anticonstitucional".

    "Es ilegal porque la Constitución de Montenegro dice que decisiones de este tipo se deben adoptar en referéndum. El Gobierno se ha negado a hacerlo, a pesar de que la aplastante mayoría de la población —que puede estar a favor o en contra- opina según las encuestas que esta decisión se debió haber decidido en voto popular", resaltó el entrevistado.

    ​En términos estratégicos y bélicos, para lograr sus objetivos de "sostener una presión militar fuerte" sobre Rusia, "tiene mucha más trascendencia la instalación de cuatro batallones en los países bálticos y en Polonia o en su flanco oriental en Corea", opinó.

    "Pretende de esta manera someter a Rusia a una política agresiva de pinza actuando en dos frentes estratégicos. Yo creo que en términos de correlación de fuerzas militares el ingreso de Montenegro no va a significar un gran cambio pero en términos políticos y simbólicos sí, porque continúa desarrollando esta ofensiva antirrusa en Europa", concluyó.

     

    Además:

    Exigen a Trump una disculpa por el empujón al primer ministro de Montenegro
    "La campaña contra Rusia en Montenegro puede provocar un efecto búmeran"
    Etiquetas:
    expansión, defensa, OTAN, Sergio Rodríguez Gelfenstein, Donald Trump, Montenegro, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik