En directo
    Europa
    URL corto
    0 23
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — La primera ministra, Theresa May, ha defendido su visita a Arabia Saudí, que la oposición laborista y grupos de presión están criticando por anteponer el comercio al respeto de los derechos humanos en la política Exterior de su Gobierno conservador.

    "Hay una fuerte tradición británica de defender los derechos humanos allí (Arabia Saudí) y hay una fuerte tradición británica de defender allí los intereses nacionales de Reino Unido", declaró a la cadena de televisión Sky.

    May recaló el día anterior en Jordania en un viaje de tres días por Oriente Medio enfocado a reforzar los lazos comerciales y en seguridad.

    Su portavoz en Downing Street resaltó que el Gobierno de Riad es un "cercano y muy importante aliado" y el Ejecutivo seguirá "trabajando estrechamente en una serie de áreas, particularmente en contraterrorismo donde es vital la cooperación" entre ambos países.

    Entre los miembros de la delegación británica se ha destacado la presencia de Xabier Rolet, consejero delegado de la Bolsa de Londres (LSE, en sus siglas en inglés).

    Su inclusión en la comitiva desplazada a Riad estaría conectada con el proyectado lanzamiento a bolsa del 5% del capital de Saudi Aramco, la mayor compañía estatal de petróleo del mundo.

    Pero el viaje se desarrolla sobre el marco de la guerra en Yemen, donde Arabia Saudí ha lanzado bombas de racimo adquiridas hace tiempo a Reino Unido y zonas civiles han estado en los objetivos de la campaña aliada, según investigaciones de Amnistía Internacional y otras ONG.

    "La primera ministra debería poner los derechos humanos y la ley internacional en el centro de sus encuentros con el gobierno de Arabia Saudí", protestó el líder laborista Jeremy Corbyn.

    De acuerdo con la Campaña contra el Comercio de Armas (CAAT, por sus siglas en inglés), el Ejecutivo de Reino Unido ha autorizado exportaciones de armas a Riad por un valor superior a los 3.300 millones de libras (cerca de 3.900 millones de euros al cambio actual) desde marzo de 2015, fecha del inicio de los bombardeos.

    Desde entonces, 10.000 personas han muerto en Yemen a consecuencia de la guerra y unos 17 millones no tienen acceso permanente a alimentos y requieren asistencia humanitaria, según datos de la ONU.

    Además:

    Arabia Saudí, en el punto de mira de Daesh
    Parlamentarios británicos piden suspender la venta de armas a Arabia Saudí
    Etiquetas:
    visita, Mohamed bin Naif bin Abdulaziz, Theresa May, Mohamed bin Nayef, Arabia Saudí, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook