En directo
    Europa
    URL corto
    3323
    Síguenos en

    La independencia estratégica de Francia está en peligro, puesto que el Ejército depende del avión de transporte ruso An-124, advierte Vincent Lamigeon, autor del artículo para el semanario Challenges.

    A pesar de haber creado su propio avión de transporte militar A400M, Francia sigue dependiendo de las empresas rusas y ucranianas que utilizan los aviones An-124 para el transporte estratégico, según el informe presentado por el diputado François Cornut-Gentille a la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.

    Por lo tanto, Rusia y Ucrania, de hecho, controlan el transporte de las fuerzas francesas.

    "La espada de Damocles está sobre Francia", alarma el parlamentario.

    El avión de transporte A400M no es competencia para el An-124 por su reducida carga útil: 25-30 toneladas frente a 100-120.

    "Frente a una hora de vuelo del An-124 hay cinco del A400M", señala Cornut-Gentille.

    Para las cargas pesadas, como vehículos blindados y helicópteros, los franceses dependen de los Antonov.

    La escala de la dependencia se refleja, por ejemplo, en la operación militar en Mali en 2013. Solo en dos meses, Francia fletó 115 vuelos de los An-124, IL-76 y 7 vuelos del único y mayor del mundo avión de transporte An-225, propiedad de la empresa ucraniana Antonov Airlines, destaca el autor.

    Vídeo: El avión de carga más grande del mundo aterriza en Australia

    Incluso los satélites, lanzados desde Kourou, en la Guayana Francesa, son transportados con los Antonov.

    Antes Europa estaba considerando la compra de los aviones de transporte C-5 Galaxy estadounidenses, como alternativa. Sin embargo, tras la elección del presidente Donald Trump, los europeos dejaron de fiarse de la posibilidad de poner a la práctica esta idea, concluye Lamigeon.

    Además:

    Aviones rusos de largo alcance
    Rusia y Ucrania crearán una empresa para producir aviones de transporte Antonov An-124
    Etiquetas:
    aviones, An-124, Francia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik