En directo
    Bandera de Ucrania

    Ucrania en la encrucijada: un año de fracasos a nivel internacional y tensiones internas

    © AFP 2019 / Sergei Supinsky
    Europa
    URL corto
    2142

    El año 2016 se ha caracterizado por la larga crisis política que ha atravesado Ucrania con el cambio de Gobierno y una serie de grandes escándalos de corrupción. Sin embargo, las autoridades lograron evitar una ola de protestas masivas y la convocatoria de elecciones anticipadas.

    La política exterior del país eslavo tampoco ha cosechado grandes éxitos. Kiev no ha logrado la aprobación del ansiado régimen sin visados con la Unión Europea antes de acabar el año, el conflicto en Donbás sigue sin resolverse y las relaciones con Moscú se mantienen en su punto más bajo.

    Crisis interna

    Este año Ucrania sufrió una nueva crisis política cuando en febrero fracasó la votación de la Rada Suprema que tenía que decidir sobre la dimisión del Gobierno de Arseni Yatseniuk. Como resultado de aquella votación, tres de las cinco facciones de la coalición gobernante pasaron a la oposición. Los parlamentarios llegaron a boicotear el trabajo del Gobierno y se negaron a votar sus proyectos de ley.

    Ante estas circunstancias, Yatseniuk renunció a su cargo y, a mediados de abril, el Parlamento nombró a Vladímir Groisman como nuevo primer ministro.

    ​De esa manera, el presidente Poroshenko evitó convocar de nuevo elecciones y tomó el control del poder ejecutivo al designar para el puesto de primer ministro a una persona de su máxima confianza.

    Groisman, a diferencia de su predecesor, no muestra ningún interés en marcar perfil propio ni en hacer declaraciones polémicas. Una de las primeras decisiones de su Gobierno, que provocó una tormenta de críticas, fue el aumento de la tarifa del gas que repercutió en los bolsillos de todos los ucranianos.

    La líder del partido Batkivschina —Patria, en ucraniano—, Yulia Timoshenko, está especialmente interesada en la convocatoria de elecciones anticipadas. Para ella una nueva cita electoral supondría una gran oportunidad para tomar el poder.

    Asimismo, el partido Bloque Opositor está interesado en el 'reinicio del poder', al igual que el expresidente de Georgia y exgobernador de la región de Odesa, Mijaíl Saakashvili, que renunció a su cargo acusando a las autoridades ucranianas de falta de voluntad en su lucha contra la corrupción.

    Según los expertos, la estabilización de la situación económica, la aprobación de ayudas para la vivienda y los servicios públicos y la subida del salario mínimo evitan que la tensión política se haga insoportable para Poroshenko.

    Sin embargo, las encuestas indican que casi el 70% de los ucranianos cree que su presidente está conduciendo al país en una dirección equivocada.

    Lea también: El 70% de ucranianos duda que Poroshenko sea capaz de acabar con el conflicto

    Con este complejo escenario, las elecciones anticipadas parece que se pospondrán, al menos, hasta la primavera de 2017.

    La batalla de las elecciones presidenciales

    Mientras tanto, los políticos ucranianos han comenzado a tomar posiciones de cara a las elecciones presidenciales programadas para el año 2019, aunque es posible que estos comicios también tengan que adelantarse.

    A principios de diciembre, el diputado de la Rada Suprema Alexandr Oníschenko acusó al presidente ucraniano de "comprar" votos en el Parlamento para que se aprobaran ciertas medidas. El parlamentario afirmó haber grabado varias conversaciones de Poroshenko que probarían sus acusaciones.

    Según los expertos, el escándalo de las 'grabaciones de Oníschenko' no va a tener un efecto inmediato, puesto que no suponen un argumento suficiente para la dimisión de Poroshenko. Sin embargo, a largo plazo, estas informaciones debilitarían la posición del actual presidente en caso de que intente volver a presentarse a la reelección.

    "Hay denuncias de corrupción política, pero esto no es nada nuevo para el país", comentó el analista político ucraniano Vladímir Fesenko.

    Fracasos en política exterior

    En 2016, el tema de Ucrania a nivel internacional se evaporó de la agenda en el contexto de la crisis migratoria en Europa, la guerra en Siria y los cambios inminentes en la presidencia de diversos países occidentales.

    Más: Girar hacia Rusia, la nueva tendencia política en Europa

    Muchas naciones se vieron entonces obligadas a concentrarse en la solución de sus problemas internos, lo que acabó impidiendo que Kiev terminara este año consiguiendo la ratificación del acuerdo de asociación con la UE y el régimen sin visados con Europa.

    El proceso de ratificación del acuerdo se retrasó, sobre todo, debido a la posición de los Países Bajos dado que en un referéndum celebrado en abril, la mayoría de los holandeses votó en contra del documento.

    Tras unas largas negociaciones, a mediados de diciembre, los líderes de la UE lograron alcanzar un consenso sobre las 'zonas oscuras' del acuerdo entre la UE y Ucrania.

    Lea también: Holanda pone condiciones al acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania

    Las instituciones comunitarias señalaron que el tratado de asociación entre Bruselas y Kiev no implica otorgar al país eslavo la condición de 'candidato a la UE' ni tampoco obliga a proteger o destinar fondos adicionales a Ucrania.

    Tampoco se prevé la libre circulación de ciudadanos de Ucrania por el territorio de la UE.

    Después de estas aclaraciones, el primer ministro holandés, Mark Rutte, prometió que el Gobierno de los Países Bajos ratificará el acuerdo en enero.

    Mientras tanto, el régimen sin visados de Ucrania con la UE no entrará en vigor, por lo menos, hasta la primavera de 2017.

    El 15 de diciembre, el Parlamento Europeo ha votado a favor de la supresión de visados para los nacionales de Ucrania y Georgia
    © Sputnik /
    El 15 de diciembre, el Parlamento Europeo ha votado a favor de la supresión de visados para los nacionales de Ucrania y Georgia
    Según los medios ucranianos, la UE quiere jugar con los plazos y trámites para posponer la aprobación del régimen para después de las elecciones presidenciales en Francia, que se celebrarán en la primavera de 2017.

    Sobre esta decisión, el diplomático ucraniano Vasili Filipchuk tachó de "falta de respeto y escupitajo" la decisión de la UE de aplazar la aprobación del régimen sin visados.

    Ucrania pierde a su patrón

    Según los analistas del Banco Nacional de Ucrania, la victoria del Brexit, la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y los resultados negativos del referéndum constitucional en Italia ponen en riesgo las posturas de diversos socios internacionales del país eslavo.

    "Ucrania está perdiendo ahora a su único patrón, EEUU. No está claro cómo evolucionará el triángulo Moscú-Washington-Bruselas. Es obvio que van a cambiar las autoridades de Francia y Alemania. Y creo que en política exterior, Ucrania no debe esperar nada bueno", afirmó el analista político Kost Bondarenko.

    Las relaciones con Rusia

    Además, durante el año 2016, las relaciones entre Ucrania y Rusia no han mejorado. Sigue sin haber contacto directo entre Kiev y Moscú y, al mismo tiempo, la parte ucraniana culpa al Kremlin de todos sus fracasos en política exterior e interior.

    Las autoridades ucranianas continúan acusando a Rusia de la "ocupación" de Crimea y parte del territorio de Donbás y del suministro de armas y la persecución política de sus ciudadanos, a pesar de que Moscú, en repetidas ocasiones, ha declarado que las acusaciones de Kiev carecen de cualquier fundamento.

    Lea también: Putin confía en una normalización entre Ucrania y Rusia "tarde o temprano"

    Para complicar todavía más la situación, Kiev se niega a considerar la designación de un embajador ruso en Ucrania por razones políticas. A finales de julio, Rusia solicitó a Kiev el visto bueno para la designación de Mijaíl Bábich como nuevo embajador ruso en el país, sin embargo, no hubo ninguna respuesta oficial.

    Por último, los líderes de Ucrania siguen insistiendo en la necesidad de ampliar las sanciones de los países occidentales contra Rusia.

    Sin embargo, en un contexto de desunión en el seno de Europa resulta cada vez más difícil prolongar las sanciones antirrusas. Muchos países del continente ya están cansados de esta 'guerra económica' y sus economías se han resentido por la ruptura de las relaciones con Rusia.

    Según los expertos, en Europa son totalmente conscientes de que las medidas contra Rusia han dejado de ser un instrumento eficaz de presión.

    Más: "Rusia puede permitirse vivir indefinidamente bajo las sanciones de la UE"

    El director del Instituto de Análisis y Gestión Política de Ucrania, Ruslán Bórtnik, no descarta que la prórroga de las sanciones contra Rusia, propuesta por los líderes europeos en diciembre, sea la última.

    "Resulta cada vez más complicado prorrogar estas sanciones, a pesar de que han perdido gran parte de su eficacia. Tanto los sectores económicos como las autoridades se adaptan a las sanciones. Creo que la prórroga de este invierno puede ser la última, en el futuro solo van a debilitarse…", declaró.

    El conflicto en Donbás, congelado

    Tampoco hay avances en cuanto a la resolución del conflicto en Donbás. Las discrepancias en la interpretación de los acuerdos de Minsk hacen imposible que las Repúblicas autoproclamadas de Donetsk y Lugansk —RPL y RPD—, así como las autoridades ucranianas, cumplan con sus obligaciones.

    Kiev insiste en abordar los problemas de seguridad y las cuestiones humanitarias mientras que la DNR y la LNR exigen que Ucrania cumpla con el acuerdo político recogido en los acuerdos de Minsk y realice una reforma constitucional, convoque elecciones y conceda una amnistía.

    El acuerdo de los líderes del Cuarteto de Normandía —formado por Francia, Alemania, Ucrania y Rusia— sobre el desarrollo de una hoja de ruta para el cumplimiento de los acuerdos de Minsk hubiera supuesto un triunfo 'agridulce' para los diplomáticos ucranianos. Sin embargo, el documento, que tenía que haber sido suscrito antes de diciembre, tampoco pudo ser aprobado.

    A pesar de que las partes en conflicto no lograron acordar un intercambio de prisioneros según la fórmula del 'todos por todos', Kiev liberará a 15 personas antes de fin de año. Los miembros del grupo de contacto también llamaron a las partes a un alto el fuego total y permanente durante las fiestas navideñas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    "Trump le recordará a Kiev el apoyo que Ucrania le brindó a Hillary"
    Los europeos, ¿cansados de la dictadura de Bruselas y Washington?
    ¿Quién gana en el 'juego de las sanciones'?
    Poroshenko confirma el canje de prisioneros dos por cuatro en Donbás