En directo
    Europa
    URL corto
    372
    Síguenos en

    En Francia continúa el debate sobre el uso del burkini —un bañador islámico que cubre el cuerpo y el cabello—; esta vez, Manuel Valls, primer ministro galo, se pronunció en contra de esta prenda, por considerarla incompatible "con los valores de Francia", informa El País.

    "Las playas, como todo espacio público, tienen que preservarse de toda reivindicación religiosa", ha explicado Valls, según recoge El País. "El burkini no es una nueva gama de bañadores, una moda. Es la traducción de un proyecto de sociedad regresiva, fundado, entre otros, en el sometimiento de la mujer", prosiguió el primer ministro.

    "La reglamentación general de las prescripciones de las vestimentas no puede ser la solución", ha asegurado Valls, después de apoyar a los alcaldes de ciudades como Cannes, que han prohibido el uso de esta clase de bañadores en sus playas.

    El político francés también se ha pronunciado por hacer más severa la ley de 2010 que prohíbe el uso del burka en Francia, aunque no de manera automática. "Antes de pensar en legislar, haremos aplicar la ley que prohíbe el velo integral en el espacio público. (…) Las autoridades musulmanas también deben condenar el velo integral, condenar los actos de provocación que crean las condiciones de la confrontación", ha afirmado Valls.

    "Si queremos construir un Islam de Francia, compatible con nuestros valores, nuestras libertades, la igualdad entre hombres y mujeres, el Islam debe, al igual que las demás religiones, aceptar la discreción en la manifestación de sus convicciones religiosas", ha constatado el primer ministro, quien se mostró de acuerdo con las afirmaciones de dirigentes musulmanes, que llaman a los mahometanos a ser más discretos a la hora de manifestar su fe.

    Anteriormente, seis mujeres en burkini fueron obligadas a abandonar una playa en Cannes, mientras que otras cuatro tuvieron que pagar una multa de 38 euros. Esto, después de que el alcalde de la localidad, David Lisnard, firmara un decreto que prohíbe vestir burkinis en las playas de Cannes.

    Además de Cannes, otras dos ciudades galas han decidido vetar el bañador islámico. El Colectivo Contra la Islamofobia en Francia (CCIF) ha protestado contra tal decisión en el Consejo de Estado. Se espera que este se pronuncie en los próximos días.

    Según diversas estimaciones, entre cuatro y cinco millones de musulmanes viven en Francia, de manera que el islam es la segunda religión del país. Tras los ataques de París, Niza y Normandía realizados por yihadistas, el debate sobre la posición del Islam en Francia y la necesidad de una reforma se ha intensificado.

    Además:

    El problema del "Islam francés"
    Putin: Rusia apoya al Islam
    Periódico austriaco propone prohibir el Islam en Europa
    Etiquetas:
    burkini, Cannes, Francia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook