En directo
    Yihadista es capturado en Kosovo (archivo)

    Kosovo, la fortaleza de Daesh en Europa

    © AFP 2019 / Armend Nimani
    Europa
    URL corto
    246

    Cerca de 70 ciudadanos de Kosovo participan en actividades militares en Irak y Siria, declaró Skender Hyseni, la persona al frente del Ministerio de Asuntos Interiores de la autoproclamada república.

    Igualmente, Hyseni explicó que hay 38 mujeres y 27 niños kosovares en Irak y Siria. Antes, la cifra total de ciudadanos de Kosovo en esos países alcanzaba los 300.

    Esta declaración coincidió con la condena de cinco albano-kosovares, declarados culpables de planear actos terroristas y cooperar con Daesh —organización proscrita en Rusia y otros países—, después de grabar un vídeo jurando lealtad a esa organización en los alrededores de Pristina, capital de Kosovo. Los terroristas cumplirán una condena de 13 años de cárcel.

    Desde hace algún tiempo, Kosovo es considerada la "fortaleza europea" de Daesh. Ya en mayo de 2016, el representante de Rusia en la ONU calificó a Kosovo como "un centro de entrenamiento" de Daesh y recordó que en comparación con otros países, esta región tiene el mayor número de islamistas radicales en proporción con el número de habitantes.

    Sin embargo, el Gobierno de la autoproclamada república está impotente ante esta situación. El mayor problema es que muchos de aquellos que partieron para apoyar a Daesh, eran combatientes del Ejército de Liberación de Kosovo —organización terrorista proscrita en Rusia y otros países— y son considerados aún hoy en día héroes de la llamada guerra de Kosovo por sus connacionales. Esto les permite encontrar refugio, por lo que son más las personas que se enrolan a Daesh, que las que son detenidas. 

    Las fronteras entre Kosovo, Albania y Macedonia solo existen en el papel, y los campos de entrenamiento de los islamistas están bien escondidos. De ese modo, controlar el movimiento de las células radicales es prácticamente imposible.

    El director del Centro de Investigaciones del Báltico en Pristina, Fadil Lepaja, opina lo mismo. En declaraciones a Sputnik el experto señaló que los seguidores de Daesh son un problema mundial y no solo de Kosovo o Albania. La misión de la OTAN en Kosovo (KFOR, por sus siglas en inglés) y los departamentos correspondientes vigilan a aquellos que regresan de la guerra en Siria, pero aun así es difícil tener todo bajo control.

    "Diez combatientes kosovares pelearon en el bando del llamado Estado Islámico y los órganos correspondientes vigilan esta situación. Sin embargo, es imposible prever todo, y esos casos son muchos. Es muy difícil detenerlo, es una guerra mundial, y el problema no es solo nuestro", comentó Lepaja.

    Muchos jóvenes, no solo de Kosovo, sino también de Bosnia y Herzegovina y de las regiones musulmanas de Serbia, son reclutados mientras cursan con los programas estatales de enseñanza gratuita que se imparte en los países del mundo árabe. Luego empiezan a formar parte de ciertas células en Europa, donde, de ser necesario, pueden participar en actos terroristas.

    Lea también: Amenaza yihadista: América Latina, el siguiente objetivo

    Según los especialistas y las agencias especiales de Europa, es difícil identificar a los representantes de las organizaciones terroristas: en general son jóvenes educados y con una biografía 'limpia'.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    La UE, "testigo mudo" en las negociaciones entre Serbia y Kosovo
    Moscú: Kosovo debe cumplir los compromisos asumidos
    Kosovo podría ser el primer "estado bajo el control de la OTAN" de la historia
    Etiquetas:
    Daesh, KFOR, OTAN, Fadil Lepaja, Pristina, Bosnia-Herzegovina, Albania, Kosovo