Widgets Magazine
En directo
    Niño refugiado come en un campo de refugiados improvisado en Turquía

    La mal planeada política migratoria de la UE

    © AFP 2019 / Ozan Kose
    Europa
    URL corto
    Medidas de la UE sobre refugiados (246)
    0 20

    La actual crisis migratoria desafía a las autoridades europeas que no han comprendido la complejidad y el alcance del fenómeno social causado por los conflictos armados y la inseguridad en Oriente Medio y África del Norte.

    "Europa necesita a los migrantes, está envejeciendo. La tasa de natalidad en Alemania e Italia es baja. ¿Cómo percibirán las pensiones los adultos mayores, si el porcentaje de jóvenes y adultos está disminuyendo?", dijo el experto y exembajador de Italia en Moscú, Sergio Romano, en una entrevista a Sputnik.

    Bruselas ha sido objeto de múltiples críticas por sus medidas migratorias tanto en Europa, como en el extranjero.

    "La crisis migratoria en Europa es el resultado de la política cegata de la UE", declaró el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, durante una reunión con su homólogo finlandés, Juha Sipila, a finales de enero.

    El cierre de las fronteras interiores y el control fronterizo a fin de frenar el flujo de inmigrantes ya son práctica diaria y están en marcha en varios países de la UE como Alemania, Austria, Dinamarca y Francia. Sin embargo, la Comisión Europea llama a defender el espacio Schengen y a no amenazar la libre circulación. A tal efecto, los comisarios proponen crear un cuerpo fronterizo europeo de reacción rápida. Su objetivo será controlar las fronteras del espacio Schengen.

    Infografía: Las causas de la crisis de refugiados en la UE

    "La recuperación de las fronteras nacionales no servirá para nada porque siempre habrá violaciones. Hay que partir del principio de que somos una comunidad de países, y debemos reforzar nuestra frontera exterior en lugar de levantar barreras interiores", expresó Romano.

    Al control fronterizo se le suman las deportaciones. Hace algún tiempo, las autoridades suecas anunciaron su decisión de expulsar a miles de migrantes que han solicitado asilo. Según los datos del primer ministro del país, Suecia cuenta con 80 mil personas en el mencionado régimen.

    La acogida de los refugiados es una carga pesada para los gobiernos europeos que muchas veces toman decisiones contradictorias. Uno de los ejemplos es Dinamarca. El parlamento danés aprobó una ley que, entre otras medidas, permite confiscar a los refugiados sus objetos de valor para pagar su estancia en el país. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, calificó el plan de las autoridades danesas como una respuesta "profundamente preocupante" a la crisis humanitaria en Europa.

    "Claro que seguiremos diciendo que cada país de la Unión puede manejar sus fronteras como considere necesario. Pero el derecho de solicitar asilo no se debe arriesgar", declaró Grandi en una conferencia de prensa al comentar la decisión de las autoridades danesas.

    Las predicciones sobre la reunión en Bruselas son bastante lúgubres. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, está seguro que los miembros de la Unión tienen dos meses para salvar el espacio Schengen, lo que también significa rescatar la propia UE. Varios políticos pierden la confianza y ya no creen que el plan de acogida de refugiados propuesto por el gobierno de Angela Merkel, resuelva los problemas. Mientras que los funcionarios alemanes buscan poner fin a la crisis a nivel político y colaboran con varios países entre los que están Irak y Rusia, la mayoría de los gobiernos europeos prefiere hacerse a un lado.

    ¿La UE busca lavarse las manos?

    Angela Merkel considera a Turquía como uno de los eslabones principales en la resolución de la crisis. Miles de personas afectadas por los conflictos armados en Oriente Medio y África cruzan a diario sus fronteras y continúan hasta llegar a la UE. Según declaraciones del primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, Turquía ya ha acogido a 2,5 millones de refugiados sirios y a 300.000 iraquíes.

    Opinión: Los refugiados son el arma geopolítica de Turquía

    La crisis migratoria impulsó el diálogo entre Bruselas y Ankara, y como resultado se tiene el acuerdo de medidas para contener la situación. La Comisión Europea aprobó una ayuda financiera de 3.000 millones de euros al país otomano. Sin embargo, Ankara solicitó a la Unión Europea aumentar esta ayuda y llevarla a 5.000 millones para controlar el flujo migratorio a Europa y mantener a los refugiados en su territorio.

    El ministro de Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, considera que Bruselas decidió endosar algunos responsabilidades sobre Turquía para no mancharse las manos.

    "(…) Pero Ankara recibió demasiado poder. Debemos transferir a Turquía el manejo de los asuntos que requieran su participación, como lo es la consecución de asilo a los migrantes. Sin embargo, cuando la UE delega a Turquía responsabilidades de protección de las fronteras comunes de la Unión, implica una dependencia, que, en mi opinión, es muy peligrosa", sostuvo en sus declaraciones el diplomático austriaco.

    Además, siguen de manera escandalosa las violaciones de los derechos humanos por parte de Turquía. De acuerdo con la cadena alemana de televisión ARD, el país otomano infringe de modo sistemático el derecho internacional al regresar a los refugiados a Siria desde su territorio. Se pone en duda el compromiso de Ankara con la UE.

    "El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, explota los acuerdos con Bruselas para presionar a Occidente", concluyó Kurz.

    Una Europa alternativa

    "Europa de la Libertad y la Democracia Directa" es la entidad más joven y pequeña en el Parlamento Europeo. El grupo parlamentario une a los diputados euroescépticos cuya agenda política consiste en la desintegración regional.

    Banderas de los países de la Unión Europea
    © AFP 2019 / Frederick Florin
    "Una Europa alternativa es viable. Es posible, sin tontas instrucciones, sin migración que nos lleve a una guerra. Podemos vivir en una Europa normal, (…) donde los visitantes, que nos respeten y admiren nuestras costumbres, sean bienvenidos", declaró uno de los líderes del partido conservador y regionalista italiano Liga Norte, Matteo Salvini.

    Los euroescépticos abogan por destruir el sistema político actual en la región, salir del euro y del Schengen, recuperar las fronteras interiores y abolir los estructuras supranacionales en Bruselas, permitiendo que los países acuerden cooperación directamente entre sí. Desde su punto de vista, lo que pasa ahora en la UE es fruto tanto de la inseguridad en Oriente Medio y África, como de la propia política de Bruselas.

    "Sanciones contra Rusia, indulgencia ante EEUU en Ucrania y Oriente Medio, desestabilización en Libia y luego en Siria, respaldo a Catar y Arabia Saudí son decisiones que han permitido a Daesh —autoproclamado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países— exportar el terrorismo a nuestra región", expresó la líder del partido francés de extrema derecha Frente Nacional, Marine Le Pen.

    Tema:
    Medidas de la UE sobre refugiados (246)

    Además:

    No cerrar fronteras "pondría a Europa de rodillas", dice ministro alemán
    Proteger las fronteras de UE de los refugiados es imposible
    El tiempo para una solución a la crisis de refugiados se agota
    Problema de refugiados en la UE
    Flujo de refugiados en Europa
    Etiquetas:
    política de inmigración, Tratado de Schengen, migración, euro, refugiados, Europa de la Libertad y la Democracia Directa, Daesh, Parlamento Europeo, Comisión Europea, UE, Filippo Grandi, Sergio Romano, Sebastian Kurz, Matteo Salvini, Ahmet Davutoglu, Angela Merkel, Dmitri Medvédev, Donald Tusk, Suecia, Dinamarca
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik