07:13 GMT +321 Noviembre 2019
En directo
    Migrantes en Calais

    Londres penalizará con hasta seis meses de cárcel a trabajadores ilegales

    © REUTERS / Regis Duvignau
    Europa
    URL corto
    Problema de refugiados en la UE (421)
    0 32
    Síguenos en

    El Gobierno británico anunció este martes nuevas propuestas contra la inmigración irregular que incluyen condenas de hasta seis meses de cárcel para los trabajadores sin permiso de residencia en Reino Unido.

    La reforma formará parte del nuevo proyecto de ley en Inmigración que la administración conservadora de David Cameron introducirá en el Parlamento de Westminster en el otoño.

    "Son medidas excesivas, injustas y desproporcionadas", denunció a Sputnik Nóvosti Usman Sheikh, abogado británico del despacho Ansar, especializado en cuestiones de inmigración y extradición.

    Las propuestas legislativas apuntan tanto al trabajador como al patrón que contrate indocumentados, y parten con el objetivo de frenar la llegada al país de inmigrantes por canales no oficiales.

    "Actuaremos para impedir que los que están aquí ilegalmente trabajen, arrienden un piso, abran una cuenta bancaria o conduzcan un vehículo", advirtió el secretario de Estado en Inmigración, James Brokenshire, al anunciar las propuestas.

    Las penalizaciones previstas incluyen un nuevo delito penal de "empleo ilegal" que permitirá a los jueces imponer condenas de hasta seis meses en prisión.

    Además, las autoridades podrán confiscar la paga y los ahorros de los irregulares descubiertos en un puesto laboral.

    Los empresarios, a su vez, deberán demostrar que examinaron periódicamente la nacionalidad o permisos de trabajo de sus empleados.

    La ley ya castiga a las empresas con multas de hasta 20.000 libras por trabajador ilegal aunque, según señala el director de Ansar, éstas "se aplican infrecuentemente y dudo que comiencen a hacerlo a partir de ahora".

    De acuerdo con Sheikh, "amplios sectores de la economía británica dependen de personas que no tiene derecho de residencia en Reino Unido y realizan trabajos de limpieza, atención de ancianos o como obreros en la construcción que los británicos no quieren hacer".

    La extensión de la mano de obra ilegal alcanza incluso a miembros del equipo gubernamental de Cameron.

    El diputado 'tory', Mark Harper, renunció en 2014 a su cargo al frente de Inmigración en el Home Office tras reconocer que empleaba como interina doméstica a una mujer colombiana sin permiso de trabajo ni de residencia.

    "Las propuestas del Gobierno no se dirigen a controlar la inmigración, sino a facilitar la explotación de los migrantes, se les permite estar en el país, pero se les priva de todos los derechos", denunció hoy el experto de Ansar en declaraciones a esta agencia.

    Sheikh está convencido de que el endurecimiento de la legislación "no disuadirá la inmigración porque la realidad es que muchos vienen a Reino Unido porque se sienten desesperados y confían en no ser detectados por las autoridades".

    Tema:
    Problema de refugiados en la UE (421)

    Además:

    Cameron reitera su rechazo a acoger inmigrantes del Mediterráneo
    Crisis de Calais cuesta a los transportistas británicos millones de euros
    El Consejo de Refugiados critica la postura de Reino Unido hacia los migrantes
    Etiquetas:
    inmigración, Usman Sheikh, James Brokenshire, David Cameron, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik