Widgets Magazine
06:57 GMT +322 Octubre 2019
En directo
    Gente en Berlín

    Persisten las desigualdades entre alemanes occidentales y orientales

    © REUTERS / Fabrizio Bensch
    Europa
    URL corto
    0 62
    Síguenos en

    Un reciente estudio del Instituto de Población y Desarrollo de Berlín señala que las diferencias entre los alemanes occidentales y orientales continúan siendo considerables, declararon este miércoles durante una rueda de prensa en la capital alemana investigadores del instituto.

    "A nosotros mismos nos asombró", afirmó ante los periodistas el profesor Reiner Klingholz, quien participó en las investigaciones referentes a aspectos económicos, sociales y de valores en los territorios de la antigua Alemania occidental y oriental.

    Según el especialista, "queríamos averiguar hasta qué punto se unieron los territorios orientales a los occidentales, no solo desde el punto de vista económico, sino desde el punto de vista de salud pública, educación, niveles de consumo; por qué el desempleo se mantiene alto en las regiones orientales a pesar de que casi dos millones de personas emigraron a las occidentales".

    El muro se mantiene

    Los expertos se declararon sorprendidos cuando los resultados de las investigaciones sobre determinados temas, llevados al mapa de Alemania en forma de gráficos de colores, reprodujeron casi exactamente los mapas de la República Democrática Alemana (RDA) y la República Federal de Alemania (RFA) antes de la Reunificación, en 1990.

    Entre estos temas se encuentra, por ejemplo, la política migratoria: la distribución de inmigrantes en Alemania es desigual, y si en los Estados de la antigua RFA la cantidad de inmigrantes por cada cien habitantes varía entre las 10 y 25 personas, en los llamados nuevos Estados federados son menos de cinco.

    El mapa que muestra la cantidad de desempleados tiene un aspecto parecido, al presentar a menos de 7,5 por cada 100 personas en el Oeste y más de un 12,5% de desempleo en el Este, así como el mapa con la cantidad de voluntarios mayores de 14 años, siendo más de un 40% en el Oeste y menos de un 30 en el Este.

    "Es curioso, tratamos de hallar una respuesta a esto, por qué sucede; por ejemplo, respecto a los movimientos de voluntarios… los voluntarios trabajan por norma sin retribución, y pensábamos en un inicio que esa era la razón de la relativa impopularidad de este tipo de actividades en el Este; pero resultó que en la RDA existía ya esta práctica, pero era organizada a nivel estatal; por ello el voluntariado social llama menos la atención de los antiguos ciudadanos de la RDA", observó Klingholz.

    Otro tema que distancia claramente a las antiguas RDA y RFA son las preferencias políticas; el partido de La Izquierda (Die Linke) es muy popular en el Este, mientras que en el Oeste son menos populares y francamente impopulares en el Sur del país.

    Al responder a la pregunta sobre si existen diferencias en los presupuestos entre los alemanes occidentales y orientales, prácticamente un 70% de los antiguos ciudadanos de la RDA respondieron a los expertos del Instituto de Berlín que tales diferencias existían, mientras en en el Oeste esa diferencia es notada solo por el 40% de la población.

    En tanto, un 60% de los habitantes del Este perciben negativamente a los alemanes occidentales, mientras que la percepción negativa de los alemanes occidentales respecto a los orientales es solo de un 30%.

    La población de Alemania Oriental se reduce

    Según los expertos, tras 25 años de unión, la población en Alemania disminuye, especialmente en las regiones orientales.

    Este hecho está relacionado no solo con el traslado masivo de los ciudadanos de la antigua RDA al Oeste —alrededor de 2 millones de personas han emigrado, especialmente los jóvenes menores de 30 años y las mujeres-, sino debido a los cambios demográficos, al decrecer bruscamente la natalidad en el Este del país entre 1990 y 1994, mientras que en el Oeste ya de por sí no era alta.

    Además, los expertos señalan una reducción drástica de la cantidad de jóvenes menores de 20 años y un envejecimiento de la población en comparación con la época de la RDA, y apuntan a que esa tendencia se mantendrá hasta 2035 y se extenderá cada vez más a los Estados federados occidentales.

    "En la situación demográfica inciden no solo la natalidad, mortalidad y migración, sino también las expectativas de la población; podemos decir que este indicador creció vertiginosamente durante los últimos 25 años en el Oeste el país, pero su incremento se expresa menos en el Este", explicó la también investigadora del instituto, Francesca Wollert.

    En opinión de Wollert, esta diferencia está relacionada con las posibilidades económicas más restringidas de los ciudadanos de la antigua RDA, así como con las especificidades del sistema de salud pública en el Este, la situación de "la cual era muy buena en relación con los ciudadanos vinculados laboralmente, pero prácticametne no funcionaba respecto a los adultos mayores y pensionistas".

    La mortalidad en los nuevos Estados federados se mantiene superior a la del Oeste, y la cantidad de muertes por alcoholismo o accidentes de tránsito también son mayores en el Este.

    BMW cede ante el Skoda en el este

    A pesar de que el nivel de desempleo se mantiene alto en el Este, debido a la quiebra de la industria tras la Reunificación —de 14.000 empresas de la RDA solo quedaban unas 4.000 en 1994-, y a que la diferencia en los salarios se acusa más en el Este, el nivel de consumo se incrementó prácticamente enseguida y se acercó a los estándares de Alemania occidental.

    Durante los primeros años de la Reunificación los alemanes orientales gastaban grandes sumas de dinero en jeans, chocolate y equipos de vídeo.

    Muchas empresas y marcas de la antigua RDA no lograron imponerse en el mercado occidental, aunque algunas de ellas, como el champán Rotkäppchen, la cerveza Radeberger Pilsner o el detergente Spee, crecieron en el mercado occidental durante 2014 de 34 a 42%.

    Los alemanes orientales todavía compran menos productos de lujo que los occidentales, tales como joyas, relojes y muebles caros.

    Los expertos compararon las capacidades adquisitivas de los ciudadanos en base a la cantidad de automóviles comprados de las marcas Skoda y BMW y observaron que en los territorios orientales el Skoda gana en popularidad al BMW, siendo preferido por dos tercios de los compradores, mientras que en los occidentales un 75% de los compradores prefieren el BMW al Skoda.

    ¿Cuáles fueron los errores de la reunificación?

    Los expertos del Instituto de Población y Desarrollo de Berlín también organizaron una entrevista con el excanciller federal de Alemania, Helmut Schmidt, sobre el tema de la Reunificación alemana y en particular, de los errores cometidos durante la Reunificación.

    Según Schmidt, el canciller federal Helmut Kohl "no podía calcular las consecuencias económicas de la unión que tanto deseaba".

    "La industria de la RDA era en general mejor que la rusa, con excepción quizás de la rama militar, en la cual los rusos estaban muy por delante; pero la industria de la RDA era extremadamente poco competitiva; todo lo que producían o era muy caro o no servía para nada, la industria no tenía en cuenta la correspondencia entre precio y calidad, no sabía vender las mercancías que producía, no podía de modo alguno competir con la industria occidental", declaró Schmidt.

    El excanciller señaló que "estaba claro que toda la industria de la RDA sería simplemente vendida, pero como los habitantes del Este no tenían dinero, las empresas fueron compradas exclusivamente por alemanes occidentales, anulando la posibilidad de cualquier tipo de competencia".

    Schmidt expresó que la reforma monetaria que siguió a la Reunificación fue un grave error, al considerar el cambio del marco oriental uno a uno.

    "Eso simplemente destruyó de inmediato a todas las empresas que se vieron en condiciones de competencia directa, lo cual, a su vez, condujo a un desempleo masivo; todavía sigo considerando que este tipo de cambio debió ser gradual, por ejemplo, en un plazo de diez años", declaró.

    El político alemán confesó que a principios de 1990 se presentó en Rostock y afirmó que los alemanes orientales necesitarían servicios de empleo, que tendrían un desempleo masivo y problemas con los pagos de seguridad social, añadiendo que "se trató de un pronóstico correcto".

    "Pero yo no les dije todo lo que sabía, y precisamente que en ese momento vivían mal, pero que tras la Reunificación sus vidas empeorarían considerablemente", expresó.

    Además:

    Tras Berlín proliferan los muros de la vergüenza
    Etiquetas:
    Instituto de Población y Desarrollo de Berlín, Alemania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik