07:19 GMT +321 Noviembre 2019
En directo
    El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras

    La UE ejecuta una cuasi ocupación del Estado griego, dice negociador de la deuda argentina

    © AP Photo / Geert Vanden Wijngaert
    Europa
    URL corto
    Сrisis de la deuda en Grecia (312)
    0 61
    Síguenos en

    El paquete impuesto por la Unión Europea (UE) a Grecia sorprende por su "dureza", que casi llega a una "ocupación" en la gestión del Estado, y por la "brutal desconfianza" hacia Atenas, dijo a Sputnik Nóvosti el economista Guillermo Nielsen, pieza clave en la reestructuración de la deuda argentina.

    Nielsen, quien como secretario de Finanzas del Gobierno de Néstor Kirchner negoció con bonistas el canje de deuda de 2005 y dos acuerdos stand-by con el Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo percibir "una brutal desconfianza de los líderes de la eurozona hacia las autoridades griegas".

    Lo acordado no es "una solución final, sino acciones previas para sentarse a negociar de qué manera se arregla y cuánta plata hay que poner", describió Nielsen.

    "Es una intervención muy fuerte. Lo que están haciendo en materia gestión del Estado es una ocupación", sentenció.

    En la madrugada del lunes 13, tras 17 horas de negociación, la Eurocumbre dio luz verde a un rescate a Grecia por tres años.

    El pacto, estimado en 86.000 millones de euros, de los que la mayor parte provendría del Mecanismo Europeo de Estabilidad, impone a Atenas el compromiso de implementar urgentes reformas del IVA y de las pensiones, así como establecer un fondo fiduciario de activos privatizables por 50.000 millones de euros.

    Nielsen cuestionó la forma en que el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, condujo a su país en las últimas semanas y observó que "resta ver su capacidad política para seguir adelante y procesar el hecho de que lo aprobado el lunes contradijo el resultado del referéndum".

    Tema: Referéndum en Grecia

    "No veo a Tsipras como a un líder convencido de lo que tiene que hacer", dijo Nielsen, si bien le reconoció actuar "como un progresista responsable".

    Por otra parte, el funcionario estimó que "la deuda griega no es sustentable desde el primer día" y criticó que hubo una suma de errores de todas las partes.

    "Las primeras en equivocarse fueron las autoridades griegas anteriores a 2009, que ocultaron información real sobre el nivel de endeudamiento", dijo Nielsen. De esto se habla poco porque "puso en jaque a Eurostat", la oficina estadística de la UE, y "demostró que era muy fácil para un país miembro engañarla".

    Cuando Yorgos Papandreu asume como primer ministro (2009-2011) "y da a conocer las verdaderas cifras, empieza a materializarse la crisis griega", describió.

    La siguiente equivocación, a juicio de Nielsen, cupo a "los ministros europeos", porque adoptaron decisiones "con soberbia y gran etnocentrismo".

    "Yo era por entonces embajador argentino en Berlín (2008-2010) y tuve discusiones con algunos de ellos que argumentaban, despectivamente, "Grecia no va a hacer una quita de deuda, Grecia no es Argentina", como si la matemática financiera no se aplicase en todas las geografías", aseveró.

    Esa "superioridad europea" los llevó a forzar en la primera reestructuración de 2010 un volumen de quita "insuficiente para que Grecia estuviera en condiciones de crecer y tener un nivel de deuda que pudiese pagar", indicó.

    Europa fue tomada por sorpresa. Pero, una vez cerrada la primera reestructuración, la UE diseño mecanismos para absorber la crisis e intentar contener el contagio.

    Un nuevo error fue que el enorme volumen de recursos que pusieron los países fue sobre todo estatal. "Y ese es el problema que vivimos hoy: con el paso del tiempo, los acreedores privados se fueron retirando, los bancos fueron pasando los bonos griegos al Banco Central Europeo y a los bancos nacionales", describió Nielsen.

    En marzo de 2010, 100% de la deuda griega estaba en manos privadas, para noviembre de 2012, los acreedores privados tenían solo 35% de la deuda y para agosto de 2013 tenían solo el 19%, según datos del Banco Central Alemán.

    Los acreedores de hoy "son gobiernos o entidades gubernamentales ante las cuales que no se puede declarar default", dijo Nielsen.

    Así, esta "rigidez del estatus de acreedor privilegiado" genera "una trampa" porque "lo que se necesita es hacer quitas", algo que los gobiernos no pueden aceptar si no quieren tener serios problemas con sus votantes, estimó.

    El continente manifestó así "falta de experiencia en reestructuración de deudas, que durante muchas décadas había sido un fenómeno propio de países en desarrollo".

    A juicio del experto, se perdió el conocimiento acumulado tras las guerras mundiales. "La última gran reestructuración fue la de la deuda alemana de 1953. Ese "know how" ya no estaba disponible", opinó.

    El texto de lo acordado el lunes también deja traslucir, a juicio de Nielsen, el "hartazgo" de países del Norte de Europa, que han puesto "enormes montos en el rescate de Grecia".

    Según el economista, Alemania ya ha puesto 67.000 millones de euros "y puede terminar poniendo más de 100.000 millones", mientras un país que tiene su propia crisis, España, entregó en fondos fiscales 25.000 millones y "puede llegar a aportar 35.000 0 40.000 millones".

    El mecanismo del euro funciona "si las cuentas están más o menos estabilizadas", pero la salida de capitales de Grecia, de 60.000 millones de euros, "ha sido tan fuerte que no hay forma de equilibrarlas".

    El desafío de la eurozona fue siempre reunir a países con grandes diferencias y "por eso hubo planes ambiciosos para los más vulnerables, como Portugal, un país en desarrollo que, de golpe y por ser parte de la eurozona, no tiene restricciones financieras".

    El equilibrio "entre Portugal y Alemania no se ha dado", admitió Nielsen, "pero se avanzó muchísimo".

    Con todo, persiste el "serio problema de diferencias de productividad". Para Nielsen la UE "debería tener dos monedas, un euro para los países superavitarios (Alemania, Finlandia, Holanda) y otro euro más débil para los países del Sur".

    En las negociaciones del fin de semana, uno de los gobiernos más activos fue España, alineado con la línea dura de Alemania.

    Con ello "el ministro de Finanzas español, Luis de Guindos, le estaba enviando un mensaje muy fuerte a Podemos", el nuevo partido opositor de izquierda español, entiende Nielsen.

    Es que el gobernante partido Syriza "es el Podemos griego" y en estos enfrentamientos "hay un paso de facturas grande, y todo es un tanto rocambolesco", juzgó Nielsen.

    El argentino sostuvo además que uno de los negociadores europeos le comentó en su momento que "no podían creer en los niveles de ineficiencia que encontraron en el aparato estatal de Grecia".

    Para el experto, la aceptación final de Tsipras es "asombrosa" y puede dejar importantes lecciones para el progresismo latinoamericano, que es "irresponsable" en algunos países.

    Para el exnegociador, las realidades de Grecia y Argentina en materia de deuda son totalmente divergentes y los caminos adoptados no pueden compararse.

    Si bien Argentina no tiene hoy "un problema de deuda", sí "padece el aislamiento del mundo" por su enfrentamiento con "los fondos buitre", estimó Nielsen. Y allí es "donde debe aprender una lección de Grecia", concluyó.

    El progresismo argentino, estimó Nielsen, tiene que tomar nota de lo que está pasando con el progresismo griego.

    Tema:
    Сrisis de la deuda en Grecia (312)
    Etiquetas:
    UE, Guillermo Nielsen, Argentina, Grecia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik