Widgets Magazine
En directo
    La UE pone fin a las cuotas de producción de leche

    La UE pone fin a las cuotas de producción de leche

    © AP Photo / Michael Conroy
    Europa
    URL corto
    0 11

    La Unión Europea ha puesto hoy fin al régimen de 30 años de cuotas lácteas para que sea el mercado quien regule la producción y los precios, tal como ya acordó en 2003.

    Los sindicatos agrarios españoles, sin embargo, alertan sobre un desplome de los precios que haga inviable la producción de leche en España, como denunció la presidenta del sindicato agrario COAG en Asturias, Mercedes Cruzado.

    "Con el fin de las cuotas se anuncia una catástrofe para los campesinos", denunció también el diputado europeo de los Verdes José Bové durante una marcha de protesta este martes en Bruselas.

    La movilización fue convocada por European Milk Board (EMB) y el Grupo de Interés de los Productores de Leche.

    En ella se quemaron los logotipos de multinacionales como Nestlé, Müller, Danone, Arla y Campina.

    "Aprovechando los excedentes lácteos previstos, las multinacionales negociarán, más intensamente que en el pasado, las condiciones de compra de la leche", advertió el presidente de EMB, Romuald Schaber, según la agencia Belga.

    Pero el comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan defendió esta semana que "por primera vez en treinta años, los productores responderán solo a las fuerzas del mercado".

    Para Hogan, la liberalización del sistema supone tanto "un reto como una oportunidad para la Unión Europea".

    El comisario ve el cambio con "optimismo" por sus posibilidades "en términos de crecimiento y empleo", en un momento en que la demanda global de lácteos crece de media un 2% al año.

    La eurodiputada Ángela Vallina (Izquierda Unida) cree que la medida equivale a "la completa liberalización del sector" y se enmarca en "las políticas neoliberales que está llevando a cabo la Unión Europea", en declaraciones a Sputnik Nóvosti.

    Según Vallina, la decisión significará "la ruina" de los ganaderos españoles, que perderán con la cuota las subvenciones y convertirá las zonas rurales "en desiertos" al no poder competir con las grandes empresas del sector.

    La eurodiputada también advierte que la medida repercutirá en la calidad de la leche, ya que "no va a haber los controles que hay ahora".

    Vallina avanzó a este medio que IU, através de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, presentará enmiendas y planteará recursos contra esta medida.

    España cuenta con 17.000 explotaciones ganaderas frente a las 100.000 que mantenía hace veinte años, aunque las actuales concentran más vacas que antes, con 45 animales de media.

    Durante estas tres décadas, la cuota láctea ha limitado la producción muy por debajo del consumo interno español, pero los sindicatos aseguran que la industria española no puede competir con la europea.

    Según Román Santalla, de la Unión de Pequeños Agricultores, "en el campo se intentan imponer contratos basura, en los que prácticamente obligan a los ganaderos a abandonar, porque los precios que se les ofrecen por la leche son de ruina económica".

    En declaraciones a los medios españoles, los ganaderos indican que la presión es tanta que, según Gaspar Anabitarte, de COAG, "es el peor momento para el sector lácteo desde que entramos en la Unión Europea", hace treinta años.

    Ante ello, la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, defendió la posibilidad de que los ganaderos se constituyan en Organizaciones de Productores que pueden comercializar conjuntamente su leche.

    De esta forma están autorizados a comercializar hasta el 33% de la producción nacional, "lo que significa que, si se llega a ese grado de concentración, la capacidad negociadora del sector puede ser muy importante".

    García Tejerina destacó que, tras dos años de aplicación del paquete lácteo, el Gobierno español ha introducido recientemente una serie de modificaciones para mejorar su aplicación.

    Según una nota del Ministerio, con esta modificación, "se da más fuerza a las organizaciones de productores y se introducen exigencias añadidas a la constitución de los contratos, que tendrán que ser de una duración mínima de un año y cerrados antes de que se produzcan las entregas de leche".

    El objetivo, afirma Tejerina, es evitar que los ganaderos cierren contratos bajo presión y que haya modificaciones unilaterales de los contratos.

    Etiquetas:
    leche, Campina, Arla, Danone, Müller, Nestlé, European Milk Board, UE, Gaspar Anabitarte, Isabel García Tejerina, Ángela Vallina, Phil Hogan, Romuald Schaber, Mercedes Cruzado, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik