En directo
    España
    URL corto
    Por
    España, colapsada por el temporal de frío (47)
    0 100
    Síguenos en

    La borrasca Filomena ha originado una larga lista de problemas en España. Su resolución llevará días. Sin embargo, también deja una estampa muy distinta del país.

    "Veni, vidi, vici". Así describió Julio César al Senado de Roma su victoria sobre Farnaces II del Ponto en la Batalla de Zela. Una locución latina que bien podría haber pronunciado la borrasca Filomena antes de su gélido paseo por el centro de la Península Ibérica. Una andadura que, al igual que las palabras del cónsul romano, perdurará en la memoria.

    Las previsiones meteorológicas se aventuraron a decir que sería histórica. Sin duda, acertaron. El avance rápido e incansable de Filomena cubrió con un manto blanco pueblos y ciudades. En latitudes no acostumbradas a la nieve, el espesor de la cobertura superó el medio metro, para gozo de sus habitantes. En muchos lugares de la Meseta no tardaron en salir a la calle a disfrutar de los efectos de la borrasca. Batallaron con bolas en las madrileñas plazas de Callao o la Puerta del Sol. Se deslizaron por las calles, calzados los esquís o la tabla. Incluso, alguno saltó al helado asfalto a bordo de un trineo tirado por perros. Una escena digna de un cuadro de Boris Kustodiev.

    Y es que Madrid parecía vestida para un cuento. No es habitual ver lugares como el Palacio Real o La Almudena techados de nieve y hielo. Tampoco ver las copas de los árboles del Retiro de tonalidades blancas. La misma magia fría inundó las calles del casco antiguo de Toledo o la plaza del Torico de Teruel. El invierno había llegado a la planicie española.

    • Vista de Gran Via de Madrid bajo el nieve
      Vista de Gran Via de Madrid bajo el nieve
      © AP Photo / Andrea Comas
    • Nevada en la Plaza Mayor de Madrid
      Nevada en la Plaza Mayor de Madrid
      © AP Photo / Andrea Comas
    • Congreso de los Diputados bajo la nevada
      Congreso de los Diputados bajo la nevada
      © AP Photo / Paul White
    • Palacio Real de Madrid tras el paso de Filomena
      Palacio Real de Madrid tras el paso de Filomena
      © AP Photo / Manu Fernandez
    • La gente pasa por la estación de metro Retiro durante las fuertes nevadas. Madrid,  9 de enero de 2021
      Metro de Madrid durante la nevada
      © AFP 2020 / Gabriel Bouys
    1 / 5
    © AP Photo / Andrea Comas
    Vista de Gran Via de Madrid bajo el nieve

    Nieve que también se acumulaba en la naturaleza. A orillas de las carreteras, el campo lucía blanco, casi escandinavo.

    Una fotografía bella, ideada por Filomena. Pero, muchas personas no dudaron en alterar su creación. Con la nieve, se levantaron centenares muñecos y esculturas. Algunas, obras de arte. Otras, simplemente obras.

    Sin embargo, el sueño níveo se tornó en pesadilla. Más allá del disfrute, la tempestad generó el caos en las provincias afectadas. Las carreteras, como las circunvalaciones de Madrid, quedaron bloqueadas y los vehículos atrapados durante horas. Del aeropuerto de la capital española ni despegaban ni aterrizaban aviones. Comercios y locales de restauración se cerraron ante el paso de la borrasca.

    Por otro lado, los servicios de emergencia no eran capaces de atender al torrente de llamadas que entraban en la centralita. En hospitales y centros médicos, los sanitarios realizaron largos turnos al no poder llegar sus sustitutos por el atasco en la vía urbana. Y eso que alguno se armó de valor para caminar hasta su puesto de trabajo, a través de la densa capa de nieve, salpicada por las ramas de los árboles caídos.

    Un escenario que sobrevivirá en medios de comunicación y debates políticos durante días. Sin embargo, muy probablemente, una vez salga de los espacios dedicados al enfrentamiento entre partidos, las consecuencias de la borrasca caerán en el olvido. Entonces, solo quedarán las bolas de nieve, el Paseo de la Castellana teñido de blanco y las risas por los resbalones. Accidentes e incidentes desaparecerán de la mayoría de cabezas, aunque algunas no recordarán la borrasca con tanta alegría. En ese momento, Filomena podrá decir: "Veni, vidi, vinci".

    Tema:
    España, colapsada por el temporal de frío (47)
    Etiquetas:
    temporal, nieve, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook