En directo
    España
    URL corto
    0 62
    Síguenos en

    Se cumplen 23 años de la muerte asistida del tetrapléjico gallego, el caso de eutanasia más célebre de la historia de España, técnicamente aún ilegal. Pero es el primer aniversario que se conmemora con una ley inicialmente aprobada por el Parlamento que respalda el derecho a morir de forma digna, fruto también de su lucha y varias organizaciones.

    El homenaje que anualmente brindan por estas fechas en la playa coruñesa de As Furnas los amigos y familiares de Ramón Sampedro siempre entrañaba una reivindicación: lograr que se aprobara el derecho a poder morir dignamente. Tras superar la primera votación el 17 de diciembre de 2020 la Ley de Eutanasia en el Congreso de los Diputados, tal objetivo está en vías de cumplirse, a la espera del visto bueno del Senado.

    Como consecuencia de las restricciones vigentes motivadas por la pandemia de coronavirus, el acto celebrado el domingo 10 de enero resultó diferente y no pudo ser, en palabras de Pepe Vila, amigo personal y miembro de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD), "la celebración grandiosa que merecía la ocasión". En total, cerca de una treintena de personas tomaron parte en el homenaje, donde se leyeron versos del propio Sampedro, se cantaron canciones y se lanzaron claveles al agua. El acto discurrió cerca del lugar donde Sampedro tuvo el fatal accidente, donde hay situada una placa y un busto en su honor. Sus amigos de la DMD han creado un vídeo para la ocasión.

    Tras una larga lucha que generó un fuerte impacto mediático, Ramón Sampedro se quitó la vida el 12 de enero de 1998. La organización Derecho a Morir Dignamente, depositaria de sus reivindicaciones, instituyó en 2019 tal fecha como Día de la Muerte Digna de Galicia.

    Una figura clave

    Ramón Sampedro Cameán (1943-1998) fue un marinero gallego que en 1968 quedó tetrapléjico de por vida y postrado en una cama luego de sufrir un accidente en la mencionada playa, en su localidad natal de Porto do Son, cuando se tiró de cabeza al agua desde una roca y se dañó irreparablemente una vértebra.

    En los años 90 inició una lucha personal en pos de la despenalización de la eutanasia y para lograr que le ayudaran a poner fin a su vida. Solicitó ayuda a las autoridades para que dieran el visto bueno a su suicidio asistido, algo que se le negó reiteradamente. Finalmente, con la colaboración de 11 amigos, pergeñó un plan para poder ingerir un vaso con una solución de cianuro sin que se derivara implicación alguna para sus colaboradores. También se grabó un vídeo doméstico donde quedaron registrados sus últimos momentos, el culmen de una trayectoria que desde entonces se instituyó en una suerte de icono de lucha por el derecho a la eutanasia en España.

    Autor de obras como Cartas desde el infierno, su vida fue llevada al cine por Alejandro Amenábar en Mar Adentro (2004), cuyo papel fue interpretado por el actor Javier Bardem. Entre muchos otros premios, la película fue galardonada con el Oscar a la mejor película extranjera.

    Etiquetas:
    Congreso de España, Premios Óscar, Javier Bardem, suicidio, ley, eutanasia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook