En directo
    España
    URL corto
    España, colapsada por el temporal de frío (49)
    0 11
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — España no tendrá tiempo para recuperarse de los problemas causados por la histórica borrasca Filomena: tras cuatro jornadas de nevadas casi ininterrumpidas en zonas del interior de la Península Ibérica llega una ola de frío extremo que congelará la nieve acumulada en la superficie, agravando el colapso en ciudades como Madrid.

    Según el último informe de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), la borrasca ya se encuentra lejos de España, en el Mediterráneo oriental, pero su vacío lo ocupa un anticiclón antártico que dejará temperaturas inferiores a los -14 grados centígrados en el centro del país (Madrid, Castilla y León o Castilla-La Mancha) y en zonas del este como la Comunidad Valenciana.

    "Tras el paso de Filomena nos llega una ola de frío intensa con temperaturas muy bajas en que la nieve dejará paso al hielo. Quiero resaltar que el hielo es un elemento de riesgo para la movilidad de tanta intensidad o más que la propia nieve", explicó el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en una rueda de prensa para informar de la crisis meteorológica.

    Por su parte, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, destacó que vienen "días muy complicados hasta que pase la ola de frío", por lo que pidió a los ciudadanos "aplazar cualquier movimiento que sea mínimamente evitable" hasta haber recuperado la normalidad.

    De acuerdo con datos ofrecidos por la Dirección General de Tráfico (DGT), la nieve y las placas de hielo dificultan el tráfico en 691 carreteras de la red viaria del país, con 138 de ellas completamente cerradas al tránsito de vehículos.

    En Madrid la mala situación en las carreteras se unió a la interrupción de múltiples líneas de tren y autobús provocando un trasvase de pasajeros hacia los servicios de metro, donde se produjeron importantes aglomeraciones a primera hora de la mañana.

    Para intentar despejar la vía pública, Madrid recibirá este 11 de enero más de 3.500 toneladas extras de sal, aunque las autoridades regionales hicieron un llamamiento a que sean los propios vecinos quienes se encarguen de limpiar su calle dada la incapacidad de la administración para hacerlo en todos los puntos de la ciudad.

    Madrid sigue colapsada

    Pese al despliegue efectivos militares para intentar limpiar las calles de la capital, la situación de colapso era todavía patente este 11 de enero, sobre todo en algunos servicios públicos esenciales para la lucha contra la pandemia de coronavirus.

    Por ejemplo, desde AMYTS —el mayor sindicato médico de la región— denunciaron que a lo largo de la mañana los sanitarios se vieron obligados a dedicar parte de la jornada a limpiar ellos mismos el acceso a los centros de salud con material improvisado como escobas o recogedores para poder atender a los pacientes.

    Esta circunstancia se une al hecho de que la falta de previsión hizo que muchos sanitarios se vieran atrapados en sus centros de trabajo el 8 de enero, obligado a prolongar en algunos casos la jornada laboral hasta 72 horas dada la imposibilidad de tener un relevo.

    "Desde última hora de la tarde del viernes —cuando comenzó el temporal con mayor dureza—, la gestión ha dejado mucho que desear", denuncia AMYTS en un comunicado.

    Este tipo de escenas se replicaron en otros centros de trabajo a lo largo de todo el fin de semana. A modo de ejemplo, la prensa local destacó de forma especial el caso de decenas de empleados del grupo textil Zara, que se vieron obligados a dormir sobre cartones al quedar atrapados en un centro comercial después de que se les impidiera adelantar la hora de cierre por la tormenta.

    Vuelven los camiones

    A pesar de las dificultades, en las últimas horas la ciudad empezó a recuperar un poco el pulso. En ese sentido, a mediodía quedó levantada la prohibición de entrada de vehículos pesados a Madrid, permitiendo el acceso de camiones para paliar el desabastecimiento de productos frescos.

    Aunque la entrada de camiones en la ciudad se produce de forma muy lenta, esto permitirá que Mercamadrid —el corazón de la distribución de alimentos en la capital española— pueda volver a abrir sus puertas el 12 de enero tras pasar el día 11 con la persiana bajada.

    Mientras tanto, las grandes cadenas de distribución —cuyos supermercados lucen este 11 de enero estanterías vacías en casi todas sus secciones, exceptuando envasados— pidieron a los ciudadanos no hacer acopio innecesario hasta que se produzca el reabastecimiento.

    La paulatina recuperación de la movilidad también se nota en el tráfico aéreo. Tras verse obligado a cerrar el 8 de enero por culpa del temporal, el Aeropuerto Madrid-Barajas reanudó los vuelos a última hora del 10 de enero, aunque por el momento solo dos de sus cinco terminales se encuentran abiertas y la actividad sigue siendo muy reducida.

    ¿Zona catastrófica?

    El paso de Filomena por Madrid dejó un manto de nieve de hasta 60 centímetros de espesor. En otras latitudes este tipo de adversidades pueden entrar incluso dentro de la norma, pero en Madrid hay que remontarse más de 50 años para encontrar un antecedente similar.

    La falta de costumbre a la hora de lidiar con la nieve se unió a la falta de previsión de las autoridades para crear la situación de colapso vista en las últimas horas, lo que es terreno abonado para ahondar la batalla política que desde hace meses protagonizan el Gobierno central y la administración regional.

    Ante los daños causados por la tormenta, el alcalde de la ciudad, José Luis Martínez-Almeida, anunció el 10 de enero que se encuentra estudiando la posibilidad de solicitar la declaración de Madrid como "zona catastrófica", lo que facilitaría el acceso a fondos estatales para reparar desperfectos.

    Sin embargo, esta petición fue objeto de polémica incluso antes de ser formalizada. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, respondió afirmando que "no hay daños importantes a bienes públicos ni privados" para justificar dicha declaración.

    Horas más tarde el ministro de Transporte escenificó un cambio de postura por parte del Gobierno, dejando abierta la posibilidad a esa declaración, aunque destacó que antes "hay que hacer una evaluación de los daños del temporal para poder tomar una decisión al respecto".

    A la espera de ver si finalmente el posible acceso a esos fondos se convierte en un objeto de batalla política, España afronta la jornada del martes con la certeza de que la ola de frío seguirá impidiendo recuperar la normalidad en la movilidad, aunque desde AEMET ya pronostican que "a partir del miércoles [13 de enero] se iniciará un ascenso de las temperaturas".

    Tema:
    España, colapsada por el temporal de frío (49)
    Etiquetas:
    temporal, ola de frío, Madrid, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook