En directo
    España
    URL corto
    0 32
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — España estudia reducir la semana laboral a cuatro días, o al menos eso dejó caer vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que consiguió abrir un debate público al respecto pese a que otros miembros del Gobierno se apresuraron a cerrar la puerta a la propuesta, negando incluso que la cuestión forme parte de la agenda del Ejecutivo.

    "Nosotros siempre hemos sido partidarios de la reducción de la jornada laboral. La propuesta es interesante y me consta que el Ministerio de Trabajo la está estudiando y en el marco del diálogo social se va explorar porque favorecería sin duda la generación de empleo", dijo Iglesias el pasado jueves en una entrevista concedida a la cadena pública RTVE.

    Las palabras de Iglesias fueron rápidamente respaldadas por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que apenas unos minutos más tarde publicó un mensaje en redes sociales asegurando que "el tiempo de trabajo exige una nueva concepción".

    "La reducción de jornada, el control de horas extraordinarias, el derecho a la desconexión o la conciliación son elementos que deben dialogar", señaló la titular de Trabajo.

    Una oficina en una empresa. Imagen referencial
    © Foto : Pixabay/ RonaldCandonga
    Con este movimiento, dos de los pesos pesados de Unidas Podemos —la formación izquierdista integrada en el Gobierno de coalición que encabeza el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) del presidente Pedro Sánchez— introdujeron en la esfera pública un debate que hasta la fecha no formaba parte de la agenda política del país: ¿es viable trabajar menos?

    La mayor parte de los empleados a jornada completa en España tienen una semana laboral de 40 horas repartidas de forma más habitual en cinco turnos de ocho horas.

    La propuesta de Unidas Podemos plantea reducir el acumulado de horas semanales a 32, lo que permitiría llegar a ese cupo trabajando un día menos (cuatro jornadas de ocho horas) o hacerlo en el mismo número de días pero en turnos más cortos (cinco jornadas de seis horas).

    Esto, según Iglesias, daría un impulso al mercado de trabajo al crear la necesidad de buscar nuevas contrataciones para cubrir las horas que quedan sin trabajar, pero ni sus socios del PSOE —a quienes la propuesta pilló por sorpresa— ni la patronal se mostraron favorables a ello.

    "No hay margen"

    El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, respondió este miércoles afirmando que en España "no hay margen" para implantar esta reducción de jornada dados "sus niveles de productividad y competitividad".

    Un tono todavía más tajante mostró la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que rechazó la propuesta porque "estamos en el marco de una pandemia" y "la prioridad es volver a las tasas de crecimiento" previas al COVID-19.

    Montero llegó incluso a enmendar las palabras del Iglesias, afirmando que "esta materia no ha sido abordada ni en el Consejo de Ministros ni el área económica del Gobierno".

    Este rechazo a reducir la jornada es compartido por la patronal. Desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) la propuesta fue calificada como una "ocurrencia" y una "quimera", confirmando que no será apoyada en la mesa de diálogo social.

    Marcar agenda

    Pese a que no hay visos reales de que el Gobierno de España vaya a reducir la jornada laboral en el corto plazo, ni mucho menos de que los empresarios vayan a permitirlo, el mero hecho de que el debate haya copado la atención política en las últimas horas supone un éxito para Unidas Podemos.

    Por un lado, la propuesta remarca el perfil izquierdista del partido respecto a sus socios socialdemócratas y, por otro, cimenta el terreno para que la iniciativa cale en el electorado, moldeando la percepción de las alternativas ante los retos societarios por venir.

    "Hay que preparar a la gente explicándole hacia dónde vamos, que es hacia una sociedad tecnológica en la que los robots sustituirán casi todo el trabajo manufacturero e incluso el intelectual, haciendo que sea necesario repartir cada vez menos trabajo entre más gente", señala a Sputnik Ernesto Pascual, profesor de Ciencia Política de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

    Ante estos "debates filosóficos" —prosigue el profesor— desde Unidas Podemos "lo que se intenta hacer es moldear las posiciones de un gobierno que está compuesto por personas incluso neoliberales en lo económico" al mismo tiempo que "marca su perfil electoral".

    Mientras tanto, uno de los principales sindicatos del país —la Unión General de Trabajadores (UGT)— se sumó este miércoles 9 al debate proponiendo una fórmula mixta: reducir la semana laboral a cuatro días pero dedicando un quinto a la formación de los trabajadores de forma permanente.

    "Esta es una lucha que siempre empieza con un no y luego acabamos donde tenemos que acabar", dijo el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, confirmando que pese a las resistencias y las dudas sobre su viabilidad económica, algunos actores sociales tratarán de mantener vivo en España un debate que en otros lugares —como Nueva Zelanda, por ejemplo— ya forma parte del día a día.

    Etiquetas:
    trabajo, tiempo laboral, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook