En directo
    España
    URL corto
    Los escándalos financieros del rey emérito de España Juan Carlos I (56)
    0 35
    Síguenos en

    Juan Carlos I ha rechazado ser el propietario del fondo que se le atribuye en este territorio del Canal de La Mancha. El monarca tiene diligencias abiertas por blanqueo de capitales y movimientos de dinero opacos.

    El rey emérito de España, Juan Carlos I, niega ser el propietario de la nueva fortuna oculta en la isla de Jersey. El Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac) le atribuye unos fondos de unos cinco millones de euros en este territorio situado en el Canal de La Mancha. Sin embargo, el monarca ha confesado a su entorno más próximo que no es el propietario y que no ha ordenado ningún movimiento de dinero, según ha publicado el diario El Mundo.

    Juan Carlos I está en plena investigación de la fiscalía del Tribunal Supremo y rechaza por completo regularizar unos fondos que no reconoce como propios y de los que asegura no tener conocimiento. La Agencia Tributaria no ha abierto ninguna inspección todavía en este sentido ni le ha requerido formalmente ningún tipo de documentación.

    Tal y como ha adelantado el periódico, el monarca ha trasladado en varias conversaciones con su círculo más cercano su estupefacción ante la alerta enviada por Antiblanqueo a la Fiscalía Anticorrupción y que ha motivado las terceras diligencias abiertas contra él. Juan Carlos I defiende que no es el responsable de ningún trust (asociación financiera) en Jersey y que no lo ha sido nunca, "ni de forma directa ni indirecta". Tampoco ha dado instrucciones recientes para mover fondos en dicha jurisdicción en dirección a España.

    ​Su entorno vincula este aviso de Antiblanqueo a la posibilidad de un regreso del monarca a España. Desde hace tres meses, Juan Carlos I está alojado en un hotel de Abu Dabi, en Emiratos Árabes Unidos. Se marchó en agosto de la Zarzuela asediado por las investigaciones abiertas contra él. La salida se produjo, supuestamente, a través de Portugal y con el pseudónimo de Juan Sumer, según ha informado El Español.

    A la petición de la fiscalía se le suma, según asegura El Mundo, el deseo de regresar a España. El aburrimiento está haciendo mella en el antiguo Jefe de Estado, pero le preocupa la logística para instalarse. Las fuentes consultadas por el medio hablan de tantear una estancia de un periodo corto de tiempo antes de mudarse definitivamente, aunque las diligencias abiertas complican la operación.

    El Tribunal Supremo sigue la pista de sus cuentas offshore y un presunto blanqueo de capitales y delito fiscal. El organismo acumula, por tanto, tres procedimientos. El primero versa sobre el desvío de 65 millones de euros procedentes de Arabia Saudí a Corinna Larsen, en 2012. Una operación que tuvo lugar durante su reinado y, por lo tanto, está afectada por la inviolabilidad de la que gozaba entonces Juan Carlos, por lo que el procedimiento está abocado al archivo.

    ​La segunda de las diligencias es también muy reciente y encuentra su origen en una nueva alerta del Sepblac, que hasta ahora jamás había lanzado aviso alguno en relación con operaciones vinculadas a la Familia Real. En este caso, se refiere a los gastos realizados por un coronel del Ejército del Aire y ayudante de campo del monarca, Nicolás Murga Mendoza, con fondos del multimillonario mexicano Allen Sanginés-Krause.

    Krause ha admitido ante la Fiscalía Anticorrupción que hizo "regalos y atenciones" a Juan Carlos aludiendo a su "amistad" y a la "admiración" que profesa por el monarca "por su labor durante la Transición en España". El empresario negó cualquier relación entre estos regalos y el pago de comisiones a cambio de contratos en los que pudiera haber intervenido el emérito. Estas operaciones datan de fechas posteriores a la abdicación del rey y, por consiguiente, su responsabilidad penal no está protegida por la inviolabilidad.

    Por otra parte, Suiza mantiene abierta una investigación por la tenencia de fondos ocultos en el país helvético. El fiscal de Ginebra Yves Bertossa rastrea unas fundaciones con las que el monarca supuestamente recibió y gestionó la donación recibida por la monarquía saudí de 65 millones de euros y los gastos personales abonados a través de otra entidad, denominada Zagatka y a nombre de su primo Álvaro de Orleans. Junto a él, según se ha publicado, sufragó numerosos desplazamientos en aviones privados.

    Zagatka, la sociedad que presuntamente utilizó Juan Carlos I para ocultar el cobro de comisiones ilegales y que dirigía Álvaro de Orleans, recibió en 2008 cinco transferencias de origen desconocido en una cuenta en Suiza. Se usaron para pagar gastos del rey emérito. Y llegaron en cuatro ingresos de 250.000 euros y uno último de 5,5 millones, según los movimientos a los que ha tenido acceso El Confidencial.

    Con estos procesos, a Juan Carlos I le acecha un retorno complicado. Aparte, siguen aflorando escuchas a la que fue su amiga en los años de la donación. La empresaria alemana Corinna Larsen confiesa en unas grabaciones del excomisario José Manuel Villarejo (hoy en prisión) que a Juan Carlos I lo medicaron con hormonas femeninas "para quitarle la fuerza".

    "Le han quitado todo, ni podía estar con una mujer ni nada [...] Y claro, se ha puesto en una depresión horrible, y después, pues mejor, mejor manipular la persona", narraba, según el periódico elDiario.es.

    Incidía Larsen en esa medicación (probada, esgrimía, por un doctor francés) y en la inoculación excesiva de somníferos desde que fue operado de un tumor en 2011. No atribuye a nadie en concreto esas prácticas, aunque en varias ocasiones se refiere a que era el entorno de Juan Carlos I el que lo quería tener controlado, señalan en elDiario.es. Dentro de ese círculo, que sí acota, alude a la familia Fanjul, unos empresarios cubanos de ascendencia española con muy buena relación con el monarca, y a Félix Sanz Roldán, exdirector del CNI, a quien sitúa constantemente detrás de las acciones para que Juan Carlos y ella rompieran su relación en un momento en el que el rey emérito habría comunicado a algunos de sus íntimos su intención de separarse para emprender una nueva vida con su amante tras la abdicación.

    Tema:
    Los escándalos financieros del rey emérito de España Juan Carlos I (56)
    Etiquetas:
    fondos, blanqueo de dinero, dinero, España, rey, Juan Carlos I, cuentas bancarias, cuentas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook