En directo
    España
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    Su serenata ha dado la vuelta al mundo. Un gesto de ternura y amor infinito que ha conquistado las páginas de los periódicos internacionales.

    Carla y Stefano Bozzini llevan 47 años casados. Nunca se habían separado, pero la pandemia por coronavirus les ha obligado a hacerlo por un tiempo, al menos hasta que Carla se recupere por completo de su enfermedad, que por el momento le ha obligado a permanecer diez días ingresada en el hospital.

    Las normas de los centros sanitarios impiden aceptar visitas de los familiares, ni siquiera de los más cercanos. Pero eso no fue suficiente para arrebatarle las ganas a este italiano de ver a su esposa. A sus 81 años, Stefano Bozzini, se plantó en el patio del centro sanitario y empezó a tocar su acordeón. La primera canción que sonó fue Spanish Eyes, de Engelbert Humperdinck, la favorita de su esposa.

    ​Vestido con su icónico sombrero con una larga pluma, Bozzini quiso utilizar el uniforme de los Alpinos para la ocasión, los soldados especializados en montaña.

    "Para nosotros fue la primera separación en 47 años de matrimonio, el mundo se derrumbó sobre mí. Hice lo primero que me vino a la mente: el acordeón debajo de la ventana", exclamó Bozzini en la radio pública.

    Poco a poco fueron acercándose a él más curiosos y asomándose a las ventanas desde médicos a pacientes. Carla le observaba desde la ventana. De vez en cuando le mandaba un beso.

    Etiquetas:
    Italia, hospital, mayores, música
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook