En directo
    España
    URL corto
    0 21
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — Las tensiones comerciales entre la Unión Europea y EEUU durante la presidencia de Donald Trump hirieron al campo español con la imposición de aranceles del 25% a productos agrícolas de gran peso en la balanza exportadora como el aceite de oliva o el vino.

    Por eso no es de extrañar que la posible victoria del candidato demócrata Joe Biden haya sido recibida con júbilo entre los agricultores españoles, que esperan un apaciguamiento comercial que les otorgue un respiro antes de que la llegada del Brexit empeore aún más las cosas.

    "Esperamos que con el nuevo mandato del señor Biden se retiren esos aranceles que tanto daño nos han hecho", explica a Sputnik el secretario de relaciones internacionales de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), José Manuel Rocha.

    Fuego cruzado

    El relevo en la Casa Blanca deja sin duda un escenario propicio para una distensión de las relaciones con la Unión Europea, pero aun así será necesario un complejo proceso de negociación, ya que la marcha de Trump no elimina las causas que desataron el conflicto.

    Fue la Organización Mundial del Comercio (OMC) quien autorizó a EEUU para adoptar sanciones por valor de 7.500 millones de dólares contra el mercado europeo por los subsidios ilegales que recibió la empresa aeronáutica Airbus, lo que propició la subida arancelaria.

    A su vez, la OMC también autorizó la imposición de sanciones de hasta 4.000 millones de dólares desde la Unión Europea a EEUU por ayudas ilegales a la aeronáutica Boeing.

    Sobre el papel Joe Biden tendrá más predisposición al diálogo con Bruselas que su predecesor, pero la realidad es que su llegada a la Casa Blanca coincide con la adopción de contramedidas, ya que la Unión Europea confirmó el 9 de noviembre su intención de imponer sus propias sanciones.

    "A pesar de nuestros mejores esfuerzos, debido a la falta de progreso por parte de EEUU, podemos confirmar que la Unión Europea ejercerá sus derechos e impondrá las contramedidas que nos ha concedido la OMC en relación a Boeing", anunció este lunes el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis.

    España valoró este movimiento como "un paso en la dirección correcta" que otorga al club comunitario más herramientas de presión para "entrar en una fase de negociación" que permita "acabar pronto con los injustos aranceles", según palabras del ministro de Agricultura, Luis Planas.

    En una entrevista con la Cadena SER, el propio Planas explicó que la previsión del Gobierno de España es que Biden traiga un "cambio importante" en una relación trasatlántica "abandonada totalmente" en la era Trump, por lo que Madrid afronta la situación con optimismo.

    Los agricultores españoles comparten ese optimismo de resolución del conflicto, pero constatan su cansancio por ser una moneda de cambio en conflictos geopolíticos de la Unión Europea: el nuevo problema es EEUU, pero todavía sigue vigente el cruce de sanciones con Rusia por la cuestión de Ucrania, que afecta especialmente al sector de la fruta en España.

    "Esperamos que las relaciones vayan a mejor, que se eliminen aranceles por ambas partes y que podamos tener unas buenas relaciones comerciales que son vitales para todos", apunta José Manuel Rocha antes de lanzar un toque de atención a los políticos de cara al futuro.

    "Se tiene que reconducir esta situación, no puede ser que la agricultura se utilice como herramienta de presión geopolítica en conflictos ajenos a ella, para eso se supone que está la diplomacia", añade el portavoz de UPA.

    El daño ya está hecho

    Pese a las perspectivas de resolución, José Manuel Rocha lamenta que llega tarde porque "muchos agricultores y ganaderos ya se han quedado en la cuneta".

    Estados Unidos es el segundo país de destino para las exportación alimentaria española fuera de la Unión Europea, con exportaciones que en 2019 alcanzaron los 1.839 millones de euros.

    Hasta la entrada en vigor de las sanciones EEUU era el segundo importador de aceite de oliva español, con compras anuales en torno a 115.000 toneladas (60.000 de ellas envasadas)

    Según cálculos de la Federación Española de Industrias de la Alimentación, los aranceles afectan a un volumen de exportaciones anual de casi 1.000 millones de euros solo en España, con el aceite de oliva como principal víctima (con pérdidas cercanas a los 400 millones).

    Además, la configuración de los aranceles infringe un doble castigo sobre el campo, ya que grava el aceite español, pero no a la exportación desde España, lo que está llevando a los industriales a comprar producto a países competidores que quedaron libres de sanciones.

    De esta manera, las empresas exportadoras españolas evitan perder cuota de mercado en EEUU, pero por el camino se ven obligadas a dejar de lado a los productores nacionales.

    "Al final todas estas situaciones atacan al primer eslabón de la cadena, que es el productor y es el que tiene que abandonar su producción", explica José Manuel Rocha.

    Por todo ello —concluye el portavoz de UPA— la Unión Europea debe aprovechar la posible llegada de Biden a la Casa Blanca para hacer caer a los aranceles y "recuperar un mercado estratégico", sobre todo ante la perspectiva de un Brexit duro que dificultará aún más las exportaciones.

    Etiquetas:
    relaciones comerciales, comercio, agricultura, agricultores, aranceles, EEUU, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook