En directo
    España
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    BARCELONA (Sputnik) — Los efectos negativos del COVID-19 sobre la salud física es la primera preocupación de los españoles durante la pandemia, frente a otras consecuencias como el bienestar emocional o la crisis económica.

    Según se desprende un estudio publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), las consecuencias del virus sobre la salud son lo que más inquieta a un 29% de los ciudadanos de España en el actual contexto de crisis sanitaria.

    Un 21% de la población, en cambio, muestra mayor alarma ante el impacto de la pandemia sobre la economía y el empleo, mientras que a otro 17% le preocupan más las secuelas en la salud mental y el bienestar emocional.

    El último sondeo del CIS, organismo que depende del Gobierno español, ahonda en los efectos psicológicos del COVID-19 sobre la población después de ocho meses de pandemia que implicaron casi 100 días de confinamiento.

    La encuesta revela, por ejemplo, que un 57% de los españoles tiene miedo de contraer el COVID-19, y que casi el mismo porcentaje pensó en los últimos meses que podría convertirse en víctima mortal de la pandemia.

    Un 59% de los ciudadanos teme no poder recuperar la vida anterior al COVID, mientras que la amplia mayoría (78%) manifiesta inquietud ante el futuro o cree que la crisis va a durar mucho tiempo (85%).

    Preguntados por su estado de ánimo durante estos meses, el 12% de los encuestados aseguró vivir en constante preocupación y un 7,5% en tensión o ansiedad.

    El COVID-19 no solo afectó la salud mental y física de los españoles, sino también tuvo un importante impacto en sus hábitos y costumbres, especialmente durante el confinamiento que se prolongó de marzo a junio.

    Ocho de cada diez ciudadanos se conectaron por videollamada con familia y amigos, mientras que el 71% vio más películas, el 56% hizo más deporte en casa y un 76% siguió con mayor atención las noticias.

    Aprovechar el tiempo, sentirse útil o mantener la mente ocupada fueron algunas de las razones que motivaron estos cambios, según el sondeo.

    El miedo a enfermar y la situación de confinamiento también provocaron que cuatro de cada diez encuestados pensaran en cambiar su alimentación y más de la mitad se propusieran aumentar su nivel de actividad física.

    Etiquetas:
    economía, coronavirus, COVID-19, España, encuesta
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook