En directo
    España
    URL corto
    España de nuevo en estado de alarma (109)
    0 21
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — España sigue cerrando la puerta a la posibilidad de decretar confinamientos domiciliarios pese a que algunas autoridades regionales ya piden al Gobierno sumarse a la ola de restricciones que se extiende por gran parte de Europa.

    "Necesitamos medidas contundentes para frenar la expansión del virus pero siempre desde la prudencia y la cautela", dijo este 30 de octubre la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

    La portavoz gubernamental pronunció estas palabras tras la reunión semanal del Consejo de Ministros, en la que se aprobó finalmente la prórroga del estado de alarma autorizada el jueves 29 por el Congreso de los Diputados.

    Alarma sin confinamiento

    El estado de alarma expirará el 9 de mayo y al contrario que en el pasado mes de marzo, esta herramienta de excepción no establece el confinamiento de los ciudadanos en sus casas.

    Pedro Sánchez, anunciando el estado de alarma
    © Foto : Cortesía de Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa
    Esta vez la estrategia del Gobierno se basa en aplicar toques de queda nocturnos y en otorgar a las distintas comunidades autónomas más capacidad para adoptar sus propias medidas.

    Esto llevó a que 14 de las 17 regiones del país anunciaran confinamientos perimetrales para restringir movimientos no necesarios, lo que se suma a una larga lista de medidas para limitar reuniones sociales y los aforos en bares, restaurantes o establecimientos comerciales.

    Sin embargo, el estado de alarma ni siquiera contempla la posibilidad de confinar a los ciudadanos, lo que hace que el plan del Gobierno para los próximos seis meses empiece a presentar grietas menos de una semana después de ser avalado por el Congreso

    "La herramienta no permite el confinamiento domiciliario pero estamos seguros de que si se actúa con estas herramientas, se conseguirá doblegar la curva, estabilizarla y mantenerla baja", afirmó el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la tarde del 30 de octubre.

    Este 2 de noviembre la comunidad autónoma de Asturias solicitó formalmente al Gobierno sobrepasar los parámetros de la alarma para poder imponer confinamientos.

    Aunque no formalmente, este 3 de noviembre también se sumó la región de Castilla y León, que pide más herramientas para luchar contra el virus.

    "Reclamamos al Gobierno de España que asuma su responsabilidad y decrete las medidas de excepción que la excepcional situación requiere", dijo el presidente de Castilla y León.

    Moncloa pide tiempo

    La respuesta del Gobierno central ante estas peticiones insiste en que todavía es pronto para valorar el impacto del estado de alarma, que se empezó a aplicar hace menos de diez días.

    "Cuando uno toma medidas se tarda entre 10 y 15 días en ver los resultados. Por lo tanto, debemos tener un punto de templanza y saber esperar el tiempo necesario para poder ver los efectos de unas medidas muy drásticas y no entrar en una especie de competición para ver quién toma la medida más dura", respondió el Ministro de Sanidad.

    En este rechazo a los confinamientos el Gobierno de España encontró un extraño compañero de viaje: la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, que lleva meses protagonizando episodios de enfrentamiento con el Palacio de la Moncloa.

    "Para Madrid esa es la última solución. Tenemos que darlo todo, trabajar sin descanso para que el confinamiento general sea algo impensable", dijo la dirigente de la región capitalina.

    Del mismo modo, las autoridades del País Vasco manifestaron este 3 de noviembre su rechazo a la posibilidad de un nuevo confinamiento, lo que refleja la ausencia de una postura común entre las distintas regiones del país sobre si se deben adoptar medidas más estrictas.

    ¿En dirección contraria a Europa?

    Mientras tanto, los datos no dan motivos para el optimismo en el corto plazo. España sumó el 2 de noviembre 55.019 nuevos casos de COVID-19, estableciendo un nuevo récord de contagios en un fin de semana desde el inicio de la pandemia.

    En adición, este 3 de noviembre el Ministerio de Sanidad reportó 18.669 casos y 239 fallecidos nuevos que elevan a 1.259.336 millones el total de contagios, con 36.495 víctimas mortales.

    La incidencia acumulada durante los últimos 14 días ya se encuentra en los 527 casos por cada 100.000 habitantes.

    Algunos países europeos (como Reino Unido o Irlanda) adoptaron medidas de confinamiento domiciliario o de cierre completo de la hostelería (como Alemania) antes de llegar a una situación tan deteriorada.

    Portugal anunció este 31 de octubre el confinamiento del 70% de su población, recluyendo a los ciudadanos de los municipios con más de 240 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, algo que incluye a importantes ciudades como Lisboa y Oporto.

    El principal portavoz del Ministerio de Sanidad durante la pandemia, Fernando Simón, valoró que la situación de España es "mala", pero no entre las peores de la Unión Europea.

    "Ahora mismo España a nivel de la Unión Europa ocupa el número 16 a nivel de incidencia acumulada en los últimos catorce días por 100.000 habitantes, aunque estar en 527 casos es estar muy lejos de los valores aceptables", reflexionó Simón.

    Pese a ello, tanto las voces internas que piden medidas más estrictas, como la sombra de los confinamientos en países vecinos, instalaron ya el debate del confinamiento en España.

    Aunque la reacción inicial del Gobierno es intentar evitarlo, el propio Fernando Simón admitió este 3 de noviembre que en el largo plazo "no se puede descartar ninguna medida para hacer frente al coronavirus".

    Tema:
    España de nuevo en estado de alarma (109)
    Etiquetas:
    Europa, COVID-19, coronavirus en Europa, coronavirus en España, pandemia de coronavirus, rebrote de coronavirus en España, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook