En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 70
    Síguenos en

    La empresa española Tele-Embajada crea unas cabinas para realizar trámites de embajada sin tener que acudir a ella. Dichas estructuras están digitalizadas y se podrán encontrar en los ayuntamientos de las localidades donde se instalen.

    Viajar suele ser ilusionante. Por norma general, conocer un nuevo lugar es sinónimo de gozo. Los grados de satisfacción personal varían en las fases previas a subirse a un avión, barco o tren. Hay personas a las que les relaja preparar la maleta. Otras se agobian. Existen los que encuentran la paz en la organización del viaje. También los que consideran un suplicio fijar objetivos y fechas durante las vacaciones. Pero, hay un punto que suele sacar de quicio a todos los trotamundos: la burocracia.

    Acudir a embajadas y consulados puede convertirse en pesadilla. Conseguir el visado puede ser todo un reto, en el que el interesado se enfrenta a colas interminables y largos periodos de espera. La tónica de la maquinaria administrativa, independientemente del país. Desesperación que crece cuando la persona viene de lejos y no haya respuesta. En estas situaciones, el gusto por viajar desaparece.

    Y es que, las embajadas se encuentran en Madrid. Los consulados están repartidos por la geografía nacional, aunque ni hay en todas las ciudades, ni todos los países despliegan una misión diplomática más allá de la embajada. Esta circunstancia exige trasladarse a la capital española para realizar cualquier tipo de trámite presencial. Kilómetros que quiere ahorrar Theodor Trujillo. "Solucionar determinadas cuestiones, si no eres de Madrid o Barcelona, obliga a desplazarse, lo que genera una serie de gastos, además de pérdida de tiempo", asegura a Sputnik Mundo.

    Este empresario, radicado en Barcelona, es el director de Tele-Embajada. Como su propio nombre indica, esta corporación ha ideado un método para facilitar gestiones como expedición y renovación de pasaportes, visados y certificados. Para ello, utiliza cabinas. Unas estructuras que cuentan con un monitor táctil, impresora y escáner digital, lector de DNI y pasaporte y herramientas de cobro integrado. Además, incorporan sistemas de ventilación contra el coronavirus e insonorización. "Así, evitamos que entren en contacto el funcionario y el usuario", añade Trujillo.

    Cabina de Tele-Embajada
    © Foto : Cortesía de Tele-Embajada
    Cabina de Tele-Embajada

    Desde su interior, se contacta telemáticamente con personal de la embajada o consulado para realizar cualquier tipo de gestión que exija la presencialidad del solicitante. Solo hay que oprimir la bandera del país correspondiente para que comience la cita.

    "La cabina es común para todas las embajadas. La misión diplomática paga un alquiler mensual por la plataforma. Así, el usuario tiene a su disposición todas las embajadas que contraten nuestros servicios", afirma el director de Tele-Embajada.

    Instalación en todo el país

    La intención de la empresa es instalar las primeras 50 cuando desciendan los contagios por coronavirus en España. Lo harán en distintos puntos del país, entre los que se barajan zonas turísticas y lugares con una alta presencia de población extranjera. Estas cabinas se situarían en los ayuntamientos de las localidades, pero no se descartan centros comerciales o grandes complejos hoteleros. Además de la ciudadanía, este modelo tiene la intención de resolver las consultas de los turistas. "La cabina permitirá a los visitantes recibir ayuda en remoto de la embajada de su país. Facilitará el trámite de denuncias, extravíos, enfermedades, accidentes o defunciones", asevera Trujillo.

    Grecia, Rumanía, Bulgaria o Nepal estarían interesados en contar con atención remota. Para ello, los ministerios de Asuntos Exteriores de dichos países tendrán que aprobar su incorporación a la plataforma de Tele-Embajada. Un casual que abre la puerta a que esta tecnología prolifere también fuera de las fronteras de España. Es más, según el director de la entidad, ya estarían trabajando con otras empresas para desembarcar en distintos territorios.

    También reciben solicitudes de instituciones españolas. Trujillo indica que Madrid ha pedido una cabina para una de sus comisarías. Y es que las gestiones telemáticas para embajadas y consulados no es la única aplicación posible de estas cabinas. "Este sistema también se podría aplicar para los trámites intermunicipales. Por ejemplo, tratar con las administraciones locales los temas relacionados con una segunda residencia".

    "Queremos fomentar la telemedicina, en la que se basa el proyecto, y la telebanca. Además, se está estudiando con la empresa Scytil, líder en sistemas de voto electrónico, la posibilidad de adaptar las cabinas para facilitar la votación de los residentes extranjeros en todo tipo de elecciones", comenta el empresario.

    El objetivo final de la compañía es implantar 500 cabinas en España. "Con el tema del COVID-19, la telemática se ha puesto de moda", sentencia Trujillo. Quién sabe si con esta nueva tendencia se rebajarán los sulfuros de muchos frente al mostrador de las embajadas. Al menos, se evitarían un viaje.

    Cabina de Tele-Embajada
    © Foto : Cortesía de Tele-Embajada
    Cabina de Tele-Embajada
    Etiquetas:
    tecnología, consulado, embajadas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook