En directo
    España
    URL corto
    0 40
    Síguenos en

    Un centenar de personas vuelve a la calle para denunciar los fallos en la red y manifiesta estar dispuesta a apagar el suministro.

    Un centenar de personas de la Cañada Real Galiana, asentamiento de chabolas en el sureste de Madrid, a 16 kilómetros del centro, ha vuelto salir a la calle para pedir electricidad. Los asistentes llevan 22 días con cortes en la red y ya han protestado anteriormente. La convocatoria, según han comunicado, es una oportunidad para reclamar el derecho a tener luz. "No es un lujo", han proclamado quienes viven en una situación alegal que no termina de arreglarse.

    "Queremos que toda la población de los que se conoce como La Cañada tenga información actualizada sobre la situación legal y planes que les afecten", exigen.

    Ya han protestado por este tema repetidamente en las últimas semanas. El 12 de octubre se enfrentaron a la Policía y cortaron los accesos a sus casas. El 13 de este mismo mes cortaron la autovía A-3, que va en dirección a Valencia. También colocaron barricadas y quemaron neumáticos una noche. Las fuerzas de seguridad han tenido que intervenir en alguna ocasión ante las quejas de los vecinos, que denuncian haber tenido que tirar alimentos, calentarse con leña y comprar generadores.

    ​Muchos de ellos —sobre todo en el sector VI, el más marginal y con tráfico de drogas— reconocen que llevan más de 20 años sin pagar la luz y con enganches ilegales. Los residentes exigen una solución definitiva a estos problemas y han insistido en que no van a cesar en sus protestas mientras no tengan luz. En la del 21 de octubre, según relataba uno de los asistentes a Sputnik, el ambiente era tranquilo, sin más altercado que algún enfrentamiento leve con los agentes desplazados.

    ​Algunos han lamentado que sin electricidad, y más con estas temperaturas, no pueden duchar a los niños. También aseguran que hay vecinos que necesitan un respirador y que han tenido que recurrir a generadores. Uno de ellos defendía al diario El Mundo que "es un atentado contra los derechos humanos".

    "Pagamos los impuestos y nos han prometido arreglar lo de la luz pero no se pone ningún remedio por culpa de unos pocos", señalaba otro.

    La compañía eléctrica asegura que no hay cortes de luz hechos a propósito y que lo que ocurre es que hay sobrecargas en la red del 500%. Se sospecha que tras este incremento desmesurado del consumo de luz están plantaciones ilegales de marihuana y otras sustancias que necesitan estufas de calor constantes. El pasado 15 de octubre, un operativo desalojó una plantación de marihuana en esta misma zona. 

    Según han explicado los convocantes, se han dado "varias opciones" para que vuelva la luz pero "no ha habido respuesta". "Estamos dispuestos al diálogo y a la búsqueda de soluciones. Queremos y estamos dispuestos a pagar el suministro", han afirmado. 

    La Comunidad de Madrid y la Universidad Carlos III firmaron en septiembre un acuerdo para llevar a cabo un estudio energético en el ámbito de la Cañada Real Galiana que permita mejorar el suministro energético, corregir deficiencias e identificar aquellas medidas de seguridad que sean necesarias reforzar. Hasta entonces, los vecinos seguirán manifestándose, inciden.

    Etiquetas:
    ilegalidad, viviendas, España, electricidad, luz, infraestructuras, protestas, Madrid
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook