En directo
    España
    URL corto
    295
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — El Congreso de los Diputados de España debatirá el 21 de octubre la moción de censura del partido ultraderechista Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez, una iniciativa que nace muerta pero que servirá para avivar el fuego de la polarización política.

    "Pido que tengamos un debate intenso pero desde el respeto y la racionalidad y el ejemplo de los representantes públicos", dijo este 20 de octubre Pedro Sánchez en declaraciones a la prensa durante su visita exprés a Italia.

    Las palabras de Sánchez dejan ver que el Gobierno afronta este debate no solo con la seguridad de que la moción fracasará, sino con las esperanzas de salir reforzado tras el trance.

    "No parece que vaya a prosperar", subrayó Sánchez, que incluso parece agradecer la oportunidad de "contrastar el programa de Gobierno con el candidato de la ultraderecha".

    Más focos que votos

    Las mociones de censura en España tienen un carácter constructivo, lo que implica que la propuesta para hacer caer al Gobierno debe incluir la postulación de un candidato alternativo.

    En este caso el candidato será Santiago Abascal, el líder de Vox, que dispondrá de la tribuna del Congreso sin límite de tiempo para censurar a Sánchez y exponer su programa.

    Los ultraderechistas —tercera fuerza política del país— necesitan una mayoría absoluta de 176 para hacer triunfar la moción, pero solo cuentan con el voto favorable de sus 52 parlamentarios, sin que por el momento ningún otro actor haya dado síntomas de querer sumarse.

    Sin bien está claro que la moción no triunfará, el movimiento pondrá durante varios días a los ultraderechistas bajo el foco mediático, lo que les servirá para reforzar su oposición al Gobierno e intentar ganar terreno electoral a los conservadores del Partido Popular (PP).

    "Todo lo que no sea un sí en la moción de censura es un sí a este Gobierno socialcomunista", dijo el 19 de octubre la diputada Macarena Olona, en un mensaje dirigido directamente al PP, que a estas horas se debate entre el "no" y la abstención, pero que en ningún caso votará a favor.

    "No solo va a haber 52 votos a favor de la moción de censura de Vox, y si solo hay 52, sabremos que el resto del Congreso prefiere a Sánchez en la Moncloa antes que cambiar el Gobierno de España", añadió el eurodiputado Jorge Buxadé, portavoz nacional de Vox.

    Por ello, pese a que la iniciativa nace muerta, desde Vox consideran que la moción de censura es "absolutamente necesaria" y que, independiente de su resultado, está "abocada al éxito".

    Una de las pistas que apunta a que Vox no medirá el éxito de la propuesta por el resultado de la votación es que, al margen de Abascal, el otro portavoz elegido para participar en el debate es un desconocido para el público, el diputado Ignacio Garriga, que busca presentarse a los votantes de cara a las próximas elecciones de Cataluña, en las que será candidato.

    Una moción contra el PP

    A la vista de que la moción no tumbará a Sánchez, la verdadera batalla en esta moción de censura se encuentra en el intento de Vox de ocupar el puesto del conservador Partido Popular como líder de la oposición.

    Los conservadores se ven en la tesitura de tener que elegir, aunque sea de cara a la galería, entre actuar como freno en una moción contra el Gobierno o apoyar la candidatura a la presidencia de un partido con menos escaños.

    Sabedores de que el marco de debate no les favorece, los conservadores contratacaron en las últimas horas criticando a Vox por proponer una moción que no representa ningún riesgo real para el Gobierno.

    "Es un tema que no me importa nada. No voy a gastar un solo minuto en hablar de esa maniobra parlamentaria condenada al fracaso", dijo el 19 de octubre el líder del Partido Popular, Pablo Casado, tras ser preguntado por la moción en rueda de prensa.

    "Es una gran mentira que termina este jueves con un fracaso", añadió este 20 de octubre Cuca Gamarra, portavoz parlamentaria de los conservadores.

    "Secuestrar el Congreso"

    Pedro Sánchez se inclinó en las últimas horas por preservar una imagen de institucionalidad, afirmando que afronta el debate con la "máxima seriedad".

    Sin embargo, los portavoces de los partidos integrados en su Gobierno criticaron abiertamente a Vox por "secuestrar" al Congreso de los Diputados con una moción de artificio.

    "Vamos a ver un combate por quedarse con los votos de extrema derecha y derecha extrema. Para eso van a secuestrar el Congreso durante dos días", dijo este 20 de octubre Pablo Echenique, portavoz parlamentario de la formación izquierdista Unidas Podemos.

    En un tono similar se expresó el secretario de organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, que ve el debate como "un ajuste de cuentas entre la ultraderecha y la derecha".

    Desde fuera del Gobierno el rechazo a la moción también es claro. Por ejemplo, el diputado Edmundo Val, portavoz del partido liberal Ciudadanos, calificó este 20 de octubre la propuesta como "inoportuna, irresponsable y partidista".

    El rey llama a la concordia

    Con estos mimbres, España afronta dos jornadas de debate parlamentario que se antojan acaloradas, sobre todo a la vista de que el resultado de la votación es lo que menos importa.

    Además, esta cita llega en un momento de gran polarización, tras bochornosos episodios de enfrentamiento institucional en el que han sido objetos de disputa el estado de alarma contra el coronavirus en Madrid, la reforma del Poder Judicial o incluso la figura del rey.

    Mientras tanto, el país se asoma a una crisis económica sin precedentes y sigue avanzando como el país con más contagios por COVID-19 en Europa, rozando ya el millón de casos positivos.

    En ese contexto, el Rey de España utilizó el 16 de octubre la plataforma de los Premios Princesa de Asturias para dar un toque de atención a la clase política.

    "Cuando muchos ciudadanos sienten una gran incertidumbre y preocupación por su situación económica, es necesario que todos hagamos un esfuerzo colectivo, un gran esfuerzo nacional de entendimiento y de concordia", dijo Felipe VI.

    La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, también prevé un debate duro, y por eso pidió este 20 de octubre a sus señorías que expresen sus argumentos libremente, pero siempre de forma "serena" y evitando que el hemiciclo viva un "show épico" lleno de "insultos", un llamamiento que refleja a la perfección cuál es el clima político a pocas horas de la cita parlamentaria.

    "Espero que podamos tener un debate sereno, profundo, de ideas y de contenido, y evitar que el insulto se acabe trasladando a la sociedad (…) Tengo la sensación de que últimamente los partidos, en vez de competir en moderación, compiten en radicalidad y polarización", lamentó Batet.
    Etiquetas:
    Partido Popular de España, Pablo Casado, moción de censura, España, Pedro Sánchez, VOX
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook