En directo
    España
    URL corto
    11810
    Síguenos en

    El 19 de octubre de 1868 fue el día en el que las pesetas se convirtieron en la divisa oficial de España. Sus billetes y monedas son un reflejo del avance político y cultural del país. El 31 de diciembre será el último día para poder cambiarlas por euros.

    Corría el año 1868. España vivía tiempos turbulentos. La revolución llamada como la Gloriosa había tumbado la monarquía borbónica, al menos temporalmente. La reina Isabel II huía a París, ciudad de la que nunca regresaría. Se daba por comenzado un periodo denominado como el Sexenio Democrático. Etapa de la historia española en la que nacería la peseta.

    El 19 de octubre de 1868, el ministro de Hacienda del gobierno provisional del general Serrano, Laureano Figuerola, firmaba un decreto nacional en el que se implantaba la peseta como unidad monetaria nacional, con la intención de adecuar la divisa a la de los países integrantes de la Unión Monetaria Latina. Así, el escudo, reinante desde el siglo XVI, dejaba de ser la pecunia oficial española.

    Durante la ocupación napoleónica, habían circulado pesetas en Cataluña. En 1808, en Barcelona, se acuñó la primera, aunque sin contar con el respaldo de la oficialidad. Todo lo contrario que en 1869, cuando la madrileña fábrica de La Ceca, actualmente la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda (FNMT-RCM), acuña la primera peseta. Se trata de la unidad, que cuenta con la leyenda de "Gobierno Provisional" y la representación femenina de España tumbada sobre los Pirineos en el anverso de la moneda. En el reverso, se labraría el escudo de España. Esto en los valores de plata. En las monedas de bronce se grabaría una matrona sentada sobre las rocas, ilustración de España, en el anverso y un león sosteniendo el escudo nacional en el reverso. Este último sería confundido por el pueblo con un perro, motivo que dio pie a la aparición de los términos "perra chica" y "perra gorda".

    El fin del Sexenio Democrático y la restauración de los Borbones en España en 1874 no significaría el fin de la peseta. Es más, ese mismo año, en julio, aparecerá la primera emisión de papel moneda en pesetas, momento en el que se concederá al Banco de España la exclusividad para emitir billetes. En 1941, la producción de este material recaería en FNMT-RCM, donde ya se acuñaban todas las monedas, ya fueran de oro, plata, bronce o aluminio.

    La peseta se convertiría en un registro de la historia de España. Desde las primeras hasta las últimas. Reverso y anverso reflejarían escenas de la vida política, cultural, económica o religiosa del país. La vuelta de los Borbones devolvería a los reyes a monedas y billetes. Los motivos republicanos harían acto de presencia entre 1931 y 1939 hasta la llegada del dictador Francisco Franco, cuyo rostro sería grabado en el dinero español. Cristóbal Colón, Francisco de Goya, Gustavo Adolfo Béquer, Isabel la Católica, Calderón de la Barca o Rosalía de Castro serían algunas de las personalidades que aparecieron en las pesetas. Un registro histórico cortado por la llegada del euro, moneda oficial de España desde el uno de enero de 2002.

    Últimos días para el cambio

    La peseta dejó de circular el 28 de febrero de 2002. Desde esa fecha, los ciudadanos pudieron canjearlas por euros en cualquier banco o caja de ahorros hasta el 30 de junio de ese mismo año. A partir de ese momento, solo las sucursales del Banco de España tendrían la capacidad de realizar el cambio. El 31 de diciembre de 2020 será el último día que lo hagan.

    Según el Banco de España, en julio, todavía quedaban por cambiar el equivalente a más de 1.602 millones de euros. Para poder canjearlas, el propietario tiene que llevarlas a una oficina del Banco de España e identificarse con su DNI. Allí, aceptarán todos los billetes y monedas emitidos a partir de 1939. Los que sean del periodo comprendido entre 1936 y 1939 serán analizados por expertos de la institución. Todos, incluidas ediciones especiales y conmemorativas, serán cambiados por el valor facial, es decir su valor de circulación. El tipo de cambio es de 166,386 pesetas por un euro.

    No obstante, el Banco de España prevé que no todas las pesetas serán devueltas. Más allá de las perdidas, las deterioradas o las que han salido del país, bastantes ciudadanos decidirán guardarse un par. Algunos para aprovechar su venta a coleccionistas, si es que se trata de tiradas puntuales. Otros simplemente por nostalgia. Por conservar un trozo de la historia de España. Una parte que el 19 de octubre cumple 152 años.

    Etiquetas:
    divisas, euro, España, monedas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook