En directo
    España
    URL corto
    Por
    2321
    Síguenos en

    Los tiburones habitan nuestras costas a pesar de que España y el Mediterráneo son una tumba para el gran depredador. El comercio de su carne y aletas nos posiciona como segundos en el ranking mundial. Ante ello, llega la campaña Stop Finning.

    "Por muy sorprendente que parezca, ahora España es un sitio envidiable para apreciar la belleza de estos tiburones", cuenta Rafael, "y lo del mako es algo que no habría sospechado ni en mis mejores sueños", interrumpe Gádor, "¡es una de las especies más ocultas y en peligro del mar, y nos topamos con él!".

    El campeón mundial de foto submarina, Rafael Fernández, y la oceanóloga experta en tiburones Gádor Muntaner comparten con Sputnik su experiencia en aguas del Mar Cantábrico, al norte de España. En solo tres jornadas de inmersión han nadado con 8 tiburones azules (tintoreras), un tiburón martillo, y un tiburón Mako-Marrajo, siendo este último una de las joyas de la corona del mundo del buceo.

    El animal más rápido del océano, el tiburón marrajo
    © Foto : Rafael Fernández
    El animal más rápido del océano, el tiburón marrajo

    El tiburón más rápido nada en el Cantábrico

    El Marrajo o Mako (Isurus Oxyrinchus) es conocido por ser el tiburón más rápido del planeta, capaz de alcanzar 120 km/h. Pero eso no le ha valido para escapar del peligro, ya que es una de las especies que más peligro corre de extinguirse. El peculiar ciclo vital y reproductivo de los tiburones —pueden tardar 30 años en reproducirse— hace presagiar que su población seguirá descendiendo hasta el 2035, incluso si se parara su pesca de inmediato.

    © Sputnik / Rafael Fernández
    Un tiburón mako surca el Cantábrico

    Para esta pareja de viajeros de las profundidades, que han transitado ya los mares de todo el planeta, la experiencia es un hito, "vivir algo así en las aguas de tu país nos impresiona, es un verdadero pelotazo, sobre todo esperamos que sirva para concienciar de la necesidad de proteger a estas especies", reflexiona Rafael. Gádor Muntaner recalca que la protección de los tiburones no es una "cuestión distante o un partido que se juega en otros países, están en nuestras costas y tenemos una responsabilidad".

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Gádor Muntaner (@gadormunta)

    España, enemiga del tiburón marrajo

    La flota pesquera española es una de las principales amenazas del tiburón marrajo y, en general, España es según WWF el segundo país con más carga pesquera de tiburones del mundo, tras Corea del Sur, en función a sus importaciones y exportaciones.

    Es por ello que, en términos de diversidad marítima y protección del hábitat, el Mar Mediterráneo es una enorme tumba. 20 especies de tiburones y rayas están clasificadas como En Peligro Crítico, siendo el hábitat más extenso e inseguro del planeta para estos animales.

    "La situación en nuestras aguas es alarmante. Por razones comerciales, en España es una cuestión muy silenciada, pero en la zona del Atlántico Norte nuestros pescadores esquilman tiburones para exportarlos a China, es algo legal pero inviable e insostenible", apunta Rafael Fernández.

    Los tiburones son codiciados por sus aletas, cortadas y enviadas al lejano oriente para condimentar la sopa de tiburón, esta práctica es el finning. La Unión Europea la prohibió en 2003 y en 2013 se decretó que los pescadores debían entregar en puerto al animal íntegro. No obstante, "sigue habiendo comercio de aletas entre América y Asia que usa España como punto de tránsito a granel, lo que sí permite la legislación europea", detalla Muntaner.

    No obstante, desde 2019 el tiburón marrajo dientuso es una de las especies protegidas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), lo cual tiene un efecto inmediato en la pesca española y europea. La pesquera patria ha reaccionado exigiendo regulación para la pesca asiática. Recalcan que en la flota europea sí cumple con toda la normativa de sostenibilidad para generar un valor asociado que, solo en España, implicó 10 millones de euros (2017).

    Aletas cortadas
    © Foto : Isaías Cruz
    Aletas cortadas

    Stop finning

    Pero a pesar de la legislación europea, WWF denuncia que España sigue excediendo los límites de pesca de tiburones. En cualquier caso, más allá de las pujas legislativas del mercado global, el tiburón precisa de regulación.

    "Sin tiburones el mar no sobrevive y sin mar no sobrevivimos nosotros", reflexiona Muntaner, que lleva años sumergida entre tiburones y recuerda el papel de este depredador como regulador insustituible de los ecosistemas.

    En respuesta, el movimiento Stop finning continúa recabando apoyos para prohibir por completo el comercio de aletas de tiburón. La página de la Unión Europea deberá recabar un millón de firmas en un año para frenar la práctica.

    Turismo extremo con tiburones
    © Foto : Isaías Cruz
    Turismo extremo con tiburones

    Turismo de tiburones

    Asesinados por su aleta, los tiburones son un despropósito de rentabilidad. El resto de su carne no tiene un gran valor y, a menudo, es vendida para comedores o industria de poco valor.

    "Este año el precio de la carne de tiburón ha bajado a 0,30 €/k, es una pena, porque se mata por nada", cuenta Isaías Cruz. "Por eso, proponemos una mirada diferente, como el turismo de tiburones, que es más rentable que el negocio de la carne y sobre todo, es sostenible".

    Cruz lleva 8 años descubriendo a curiosos esta experiencia. Este submarinista afincado en el Cantábrico es un mediador entre el visitante "curioso y a menudo urbanita de toda España", y los tiburones. "Cada vez hay más curiosidad, menos miedo y menos recelo hacia este animal tan bestial". Isaias también está acostumbrado a retozar entre tiburones, "destacaría el poder tan grande que transmiten, estableces conexión con la fuerza de toda la naturaleza".

    La mística, el temor y la atracción hacia el tiburón siempre ha acompañado al hombre. Cualquiera presumiría que confrontarlo, verlo pasar a un metro, sumergidos en el agua ante el devorador por antonomasia, debería ser aterrador. Pero la experiencia es "todo lo contrario a peligro a adrenalina. Cuando estás con ellos te invade una sensación de serenidad única. Sientes conexión con un ser tan poderoso que inspira algo parecido al amor", cuenta Gádor.

    Después de todo, los tiburones son animales que llevan en el mundo 400 millones de años, mucho antes que los dinosaurios y por supuesto que nuestras especie. Amarlo y apreciarlos es un primer paso para evitar su desaparición, hay mar y océano de sobra para convivir.

    Etiquetas:
    animales, medioambiente, turismo, océano, tiburones, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook