En directo
    España
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    Los trabajadores de la factoría retoman las movilizaciones y denuncian que la empresa haya rechazado paralizar el proceso para intentar un acuerdo de venta tanto con Liberty como con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). "Liberty quiere comprar esta fábrica. Pero son las instituciones las que tienen que decidir cómo hacerlo".

    Trabajadores de Alcoa que prestan servicio en la factoría de San Cibrao en Cervo (Lugo) se han congregado a la entrada del complejo industrial en Galicia reprendiendo contra el cartel de la empresa, prendiéndole fuego y prohibiendo el paso a todo el mundo. La nueva protesta se ha realizado un día después de que finalizara el periodo de consultas para la fábrica.

    En pocos minutos, el cartel con el logotipo de Alcoa Europe, situado en la entrada al complejo industrial, tanto a la refinería de aluminio como a la planta de aluminio primario, fue devorado por las llamas, ante la atenta mirada de los manifestantes, todos vestidos con su ropa de trabajo.

    ¿Despido colectivo?

    Alcoa y los representantes de los trabajadores se reunirían "durante un día" para negociar un plan social para un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) o la aplicación de un despido colectivo permanente (ERE), es decir, poniendo como condición su despido. "Tanto el Gobierno y la Xunta les dijeron que no", asegura uno de los manifestantes. 

    Alcoa dice en un comunicado emitido el 28 de septiembre que ahora tienen 15 días para decidir sobre el despido colectivo en la planta de aluminio de San Cibrao y acusan a los trabajadores de no querer negociar un plan social: "Los representantes de los trabajadores se negaron a negociar un plan social y no fue posible un acuerdo, por lo que Alcoa cuenta ahora con un plazo de hasta 15 días, conforme a la normativa española, para tomar una decisión en relación al proceso de despido colectivo", reza el escrito.

    Por su parte, los trabajadores no se rinden y aseguran que van a "luchar contra lo que haga falta" para salvar sus empleos. "Liberty quiere seguir, quiere comprar esta fábrica. Pero son las instituciones las que tienen que decidir cómo hacerlo", explica uno de los trabajadores durante la protesta del 29 de septiembre. Los manifestantes estuvieron durante toda la jornada publicando fotos y vídeos en sus redes sociales:

    Posible nacionalización de la empresa

    La Xunta de Galicia y el Gobierno español están de acuerdo en la venta a Liberty y que la planta siga adelante. "Alcoa ha hecho lo que nadie había conseguido en España: poner a dos Gobiernos, uno del Partido Popular (PP) y otro del PSOE (partido opositor), de acuerdo", asegura uno de los trabajadores durante la lectura del manifiesto en la protesta del martes 29.

    Ante la imposibilidad de un acuerdo entre empresas privadas, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ofreció comprar la planta con dinero público a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). El Gobierno español y la Xunta de Galicia quedaron sorprendidos por el hecho de que Alcoa abandonara la negociación no respondiendo a la propuesta del Gobierno de que sea la SEPI la que actuara de intermediaria para la venta de la planta a Liberty House.

    Para el el secretario general de Industria y Pyme, Raül Blanco, "es innecesario e inmoral someter a este sufrimiento a las familias de A Mariña que dependen del trabajo en Alcoa. Entiendo que hay mala fe durante las negociaciones de venta. Los trabajadores tienen el apoyo de las administraciones y seguiremos trabajando para lograr un acuerdo que mantenga el empleo y las capacidades industriales en Lugo", dijo Blanco en una nota de prensa publicada tras la reunión con representantes de la multinacional estadounidense.

    Por su parte, Alcoa defiende haber negociado "de buena fe a lo largo del proceso de venta con GFG Alliance", pero insiste en que no puede acordar la venta "en condiciones que no sean razonables". Tras la protesta del 29 de septiembre tuvo lugar la asamblea de los trabajadores a las 13:00 horas y en ella se acordó evitar la salida de aluminio del complejo industrial —aunque sí se permitirá la entrada de la materia prima necesaria para mantener la actividad productiva en la fábrica— y decretar huelga indefinida a partir del 3 de septiembre.

    Etiquetas:
    Estados Unidos, despidos, España, Galicia, aluminio
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook