En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 91
    Síguenos en

    Los piquetes y el humo de la quema de neumáticos vuelven a los principales polos aeroespaciales de España. En Andalucía, las protestas del sector se han sucedido sobre todo en Cádiz, donde la huelga cuenta con respaldo masivo. La provincia, con un desempleo estructural, podría sufrir un golpe mortal a su economía con los nuevos despidos.

    Cómo muchos sindicatos y representantes de la patronal llevaban meses advirtiendo, el Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) amenaza con convertirse en expediente de regulación de empleo (ERE) y terminar por hundir la economía del sur de España. En concreto la gaditana, una de las más precarias al estar atenazada por el desempleo. Los últimos datos de la EPA advertían de que la población activa cayó en tres meses en 26.000 personas y la población inactiva superó el medio millón. El sector aeronáutico de Cádiz depende de Airbus al igual que en el ámbito naval, la dependencia de Navantia es máxima. 

    En este contexto, los despidos de los gigantes aeroespaciales Airbus y Alestis, de los que dependen decenas de miles de personas, podrían ser la puntilla. El caso de la Tier One Alestis es alarmante. Con alrededor de 600 empleados en Puerto Real y Puerto de Santa María, un 41% (233 personas) iría a la calle vía ERE, según las estimaciones del Comité de Empresa de la compañía, que es una de las principales proveedoras de Airbus. 

    Por su parte, los empleados de Airbus recibieron el pasado 16 de septiembre una carta de la dirección del gigante aeroespacial europeo, en ella, el CEO Guillaume Faury alertaba de la ya sabida situación de la empresa, con falta de pedidos y exceso de mano de obra. Los últimos informes de la compañía ya alertan del pésimo balance en todo el sector, lo que ha llevado a Airbus a un ajuste drástico en todo el continente, 15.000 trabajadores han perdido sus puestos, 889 de ellos en España. Pero la pandemia no cede y estos recortes, advierte la misiva de Faury, deben continuar con más despidos. Puerto Real, con 151 despidos (el 40% de la plantilla existente), es el punto negro del mapa nacional. El gigante aeroespacial ha declarado a Sputnik que no quiere valorar las protestas de España.

    Los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT han convocado las huelgas exigiendo más apoyo institucional. Antonio Montoro, de UGT, explicaba a medios locales que resulta "poco serio" que empresas como Airbus y Alestis se beneficien de los fondos de los ERTE mientras planean despidos. Estas corporaciones aeroespaciales están participadas por el Estado a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) que cuenta con un fondo del Ministerio de Hacienda de 10.000 millones de euros para asegurar la presencia de Airbus en España. 

    Jesús Serrano, secretario de la sección del metal en Cádiz en CCOO apuntaba en la misma dirección. Serrano nos cuenta lo incongruente de unos despidos que en Alestis llegan a la par que expectativas de normalización del mercado con 2023 como horizonte. Las asociaciones proponen sustituir los despidos por bajas voluntarias e indemnizadas a 45 días, aunque por el momento, no hay acuerdo en las mesas de negociación. 

    Cielos despejados en Cádiz, aglomeraciones en la cola del paro

    Pero la caída de Airbus y Alestis puede tener muchas más implicaciones, ya que hablamos de tractores de la economía regional.

    "Esto es un ecosistema enorme, las empresas auxiliares están repartidas por todo el territorio, somos más de 1.500 trabajadores y 25 marcas, facturamos alrededor de 95 millones de euros al año, esto puede ser un drama sin fin", explica a Sputnik el presidente del Consejo Aeronáutico de Cádiz, Antonio Conde. 

    La pandemia ha paralizado la industria, nadie vuela y nadie compra aviones. Los recortes de la división civil de Airbus, que ya venía siendo esbozado desde primavera con el ERTE de mayo que afectó a más de 3.000 empleados en España, casi 500 en Puerto Real, son fruto de una degeneración del mercado. 

    Antes de la pandemia, ya se había cerrado dos líneas que se desarrollaban en Puerto Real. Por un lado, debido al cese de fabricación del súper avión A380. Y por otro lado, está la turbia relación con los mercados estadounidenses. Airbus fabricaba las piezas que cubrían las turbinas del infame Boeing 737 Max, que fue vetado en diversos países y frenado por el regulador de aviación civil estadounidense. "Con todo ello, ya empezamos con malas previsiones este año, pero la pandemia es el golpe de gracia, hemos bajado la actividad en un 60% y vamos a peor, el 90% de la flota aérea mundial está en tierra", lamenta Antonio Conde.

    Hay división sobre cómo protestar por la precaria situación, Conde nos explica que los empresarios "no ven útil" una huelga en este contexto. Pero tanto patronal como trabajadores piden medidas más incisivas al gobierno. "Necesitamos más garantías, somos un sector estratégico, concentramos un 7,3% del PIB industrial, países como Francia tienen medidas muy protectoras". Por lo pronto, el Presidente del Consejo Aeronáutico de Cádiz pide lo básico, más créditos blandos, ayudas específicas, alquileres simbólicos en las zonas francas y sobre todo, búsqueda de alternativas.

    "Este sector es muy exigente, si paramos ahora, no es tan sencillo como volver a trabajar cuando la pandemia haya pasado, hay que invertir y actualizar constantemente en tecnología y certificaciones, necesitamos vida latente, si paramos, tendremos que echar el cierre definitivamente".

    Todos los consultados por Sputnik abogan por salidas innovadoras a esta crisis. La industria de altos vuelos tardará en restablecerse, por ello, se proponen alternativas como reconversión industrial en energías renovables o por ofrecer servicios de MRO (maintenance, repair and overhaul), la ITV de aeronaves, entre otras opciones como drones o tecnología para aviones no contaminantes.

    Las reclamaciones a la clase política son comunes entre manifestantes y patronal. Los 10.000 millones del SEPI siguen estando en el limbo administrativo tan peculiar de esta España que sigue con los presupuestos de Montoro. "Si nosotros, trabajadores y empresarios estamos unidos, ellos también deberían estarlo" resume Conde. Lo cierto es que si no hay presupuesto, gran parte de los millones que fluyen de Europa seguirán bloqueados. Pero los presupuestos, siguen siendo un juego de mero tacticismo político lejos de Cádiz.

    Etiquetas:
    economía, desempleo, huelga, paro, Airbus, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook