01:55 GMT25 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    La evolución del coronavirus en España (67)
    0 21
    Síguenos en

    Los rastreadores del Ejército ya trabajan en buena parte de España. Solo cuatro comunidades autónomas no han demandado su ayuda. Su misión es la misma que la de sus compañeros de tipo civil: detectar los posibles positivos y localizar los focos de contagio.

    La detección del coronavirus es básica. Poder seguir el rastro de contagios que deja el virus y tener la capacidad de prever nuevos positivos es fundamental para reducir el ritmo de expansión de la enfermedad. Sobre todo, si se trata de asintomáticos. Adelantarse al coronavirus es clave para frenar el ascendente número de infectados.

    Misión de la que se encargan los rastreadores. Cada comunidad autónoma cuenta con su propio equipo y mediante el uso del teléfono se dedican a buscar y avisar a los posibles positivos. Sin embargo, la falta de personal y la carga de trabajo ha hecho que no solo sanitarios se dediquen a estas funciones. Ni tampoco solo civiles. El Ejército de España también ha ofrecido sus propios rastreadores.

    © Sputnik . Ruptly
    Los rastreadores militares trabajan en la búsqueda de contagios en casi todo el país

    Como anunciara el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, 2.795 efectivos de las Fuerzas Armadas se ponían a disposición de las comunidades autónomas. Propuesta que no ha sido obviada. Tan solo Cataluña, La Rioja, País Vasco y Extremadura no han requerido la ayuda de los rastreadores militares. Estos ya trabajan en la Comunidad de Madrid, Murcia, Canarias, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Cantabria, Ceuta y Melilla. Durante la tercera semana de septiembre se incorporarán a los equipos de rastreo de Andalucía, Asturias y Baleares.

    Su labor se enmarca bajo el nombre de Misión Baluarte. Según Defensa, con la definición de este término se quiere resaltar la importancia del trabajo de los militares, "como punto fuerte de la defensa contra el asalto de tropas enemigas".

    ¿Cómo funcionan?

    Antes de comenzar a rastrear al coronavirus, los militares pasan un periodo de formación. En concreto, dos semanas de cursos online sobre rastreo y comunicación, que se complementan con la ayuda de profesionales de la Sanidad, psicólogos y asesores legales. "Un rastreador debe conocer la enfermedad, el marco legal en el que se mueve y un mínimo de psicología para tratar a las personas", comentó la ministra de Defensa, Margarita Robles.

    Una vez superada la instrucción, se sentarán frente al ordenador, teléfono en mano, para iniciar la búsqueda de posibles positivos. El protocolo de actuación es el mismo que el de un rastreador civil. Primero, buscar los contactos estrechos de un positivo. Después exponerles la situación e informar que deben realizarse una prueba PCR y guardar una cuarentena de 14 días. El rastreador debe asegurarse que el sospechoso se queda en su domicilio, por lo que puede llamar en cualquier momento a dicha persona, quien siempre debe estar localizable. En caso de contraer el virus, el rastreador debe comenzar el mismo proceso con el nuevo contagiado y sus contactos.

    Trabajo que los miembros de las Fuerzas Armadas se dividirán en turnos de mañana, tarde y fin de semana. Tiempo en el que contarán con el asesoramiento de sanitarios y expertos jurídicos ante las dudas que puedan surgir. "El objetivo es ir mejorando cada día y que no se quede nada en el tintero", comenta el comandante y jefe de planes del Primer Batallón de Intervención en Emergencias, Manuel Zarazaga.

    Conocimiento que transmitirán a sus compañeros del siguiente turno y a los que se vayan sumando a la operación. La incorporación a la Misión Baluarte es gradual y son los efectivos de la UME los que primero se han integrado en los servicios de rastreo de cada comunidad autónoma. Poco a poco llegarán sus compañeros del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire.

    Críticas del Ejército

    El objetivo es formar el mayor número de profesionales posibles para asumir esta tarea. Sin embargo, existen varias asociaciones militares que critican el sistema y la forma en la que se ha planteado. Principalmente, por los beneficios que reciben los miembros del Ejército que se adhieren a la misión. "Las Fuerzas Armadas van a estar siempre ahí. Sin embargo, no podemos ser los servidores públicos a los que se acude cuando todas las demás soluciones fallan. Todo ello por unas retribuciones paupérrimas, especialmente para la escala de tropa y marinería, cuyos empleos más básicos a veces no llegan a sueldos mileuristas", afirman desde la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME).

    Por su parte, la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (Asfaspro) ha lamentado que la dejadez con la que se trata al estamento militar. "La falta de retribuciones dignas hace que los militares estén hartos de que se les tome el pelo", comentan desde la organización.

    Precisamente, el sistema de retribuciones por el que apuesta el Ministerio de Defensa es el motivo por el que distintas plataformas militares hayan convocado una huelga el 19 de septiembre en Madrid. Protesta de la que se ha descolgado la Asociación de Militares Españoles (AUME) por "la gravedad de la situación sanitaria en el país".

    Tema:
    La evolución del coronavirus en España (67)
    Etiquetas:
    Ejército de España, coronavirus, coronavirus en España, rastreo masivo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook