00:16 GMT26 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    0 63
    Síguenos en

    Los trasplantes en el país aumentaron en 2019 hasta rozar los 5.500, manteniéndose como líder mundial durante 28 años consecutivos.

    Con 2.302 donantes y 5.449 trasplantes de órganos, España se consolida como líder mundial de este tipo de operaciones. De estos, 3.423 fueron renales, 1.227 hepáticos, 300 cardíacos, 419 pulmonares, 76 de páncreas y cuatro intestinales. Suma de esta forma 28 años consecutivos en la primera posición, atendiendo a la tasa basada en número de donantes por millón de población (p. m. p.). En el caso del país europeo, la proporción es de 49,6, según el Registro Mundial de Trasplantes recogido por el Fondo de Naciones Unidas.

    Estos datos reflejan, apuntan desde la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y el Ministerio de Sanidad, la "importante" contribución española a la donación de órganos: suponen el 20% de las donaciones de órganos de la Unión Europea (UE) y el 6% de las registradas en el mundo, pese a que España apenas representa el 9,1% de la población europea y el 0,6% de la mundial.

    Además, habría que distinguir dos variables dentro de la estadística. Una de ellas es la de trasplantes de donantes fallecidos y la de trasplantes en donante vivo. En este sentido, España alcanzó una tasa de 117,4 p.m.p, sólo superada por Estados Unidos, que registra 123,4 trasplantes p.m.p. Sin embargo, en la primera opción,  el ranking es diferente: el país mediterráneo supera al norteamericano con una tasa de 107,9 trasplantes p.m.p, muy por encima de sus 100.9 p.m.p.

    "Si tuviéramos que resumir el liderazgo, deberíamos resaltar la solidaridad de la sociedad española y él éxito del modelo de gestión", comenta Beatriz Domínguez-Gil, directora de la ONT en conversación telefónica con Sputnik. En España, solo entre el 1% o el 2% de personas que fallecen lo hace en condiciones de donar. La esencia para el éxito es el sistema interhospitaliario y la formación de profesionales", arguye.

    Desde 1989 en que se crea la organización, las cifras no han dejado de ascender. "No es el resultado de ninguna campaña, porque las campañas no funcionan solas, sino de un modelo que se apoya en la ciudadanía y es compartido entre la ONT y la sociedad, con una sanidad pública y universal que funciona", sostiene la directora, que apela a la transparencia a la hora de informar y al cuidado de las familias a la hora de autorizar la donación.

    "Hemos hecho una formación no solo muy buena desde la perspectiva de la donación, sino del cuidado de la familia en una situación de duelo, así hemos conseguido impregnar el entorno de solidaridad y aceptación", insiste, alegando cómo la autorización oscila en el 80%.

    Un incremento paulatino que solo se ve obstaculizado en pocas ocasiones. Estas responden, principalmente, a "la negación de la muerte de una persona" o a la "cultura del cuerpo" para el sepelio y sus rituales. Sin embargo, "aunque las razones de negación sean muy diversas, la tasa de consentimiento en España es muy alta", afirma Domínguez Gil.

    ​​Pablo Ramírez, coordinador regional de trasplantes del hospital Virgen de la Arrixaca, coincide en el diagnóstico: "Se juntan tres razones integradas", resume por teléfono el cirujano, antes de entrar a quirófano, "la extraordinaria profesionalidad y vocación de todos los coordinadores hospitalarios de trasplante, médicos y de enfermería; la enorme solidaridad de la población española y la incesante innovación de programas de donación por parte de la ONT, con una coordinación absoluta entre Comunidades Autónomas".

    Indica Ramírez otro factor: la evolución en sistemas de donación, como la llevada a cabo en asistolia, cuando la frecuencia cardiaca es baja o inexistente. Esta técnica y la colaboración de los profesionales de intensivos y urgencias con los coordinadores de trasplante, inciden, se han convertido en "elementos fundamentales en la mejora de la actividad". España tiene, a su vez, una "gran experiencia en el trasplante de órganos de donantes de edad avanzada con buenos resultados, área de potencial mejora en otros países". Más de la mitad de los donantes en este país tienen una edad superior a los 60 años.

    España, además, acentúa su distancia con los países de la UE. Cuya actividad de donación y trasplante ha permanecido estable. En el total de miembros de la unión se realizaron 11.492 donantes y una tasa de 22,5 donantes fallecidos p.m.p. Aparte, se efectuaron el pasado año 34.285 trasplantes, lo que corresponde a una tasa de 67,2 trasplantes p.m.p. El 19% de los trasplantes renales y el 3% de los hepáticos que se efectuaron en la Unión Europea en 2019 fueron de donante vivo.

    Imagen del proceso de donación y trasplante de órganos en un hospital de España
    Imagen del proceso de donación y trasplante de órganos en un hospital de España

    Mirando al resto del mundo, a lo largo de 2019 se han realizado 146.840 trasplantes en total, según los datos de la Organización Mundial de Salud (OMS). El aumento con respecto al año anterior es de un 6%. De ellos, 95.479 fueron de riñón (36% de donante vivo), 34.074 de hígado (19% de donante vivo), 8.311 de corazón, 6.475 de pulmón, 2.338 de páncreas y 163 de intestino. Los trasplantes renales y los pulmonares son los que más aumentaron.

    Estos trasplantes fueron posibles gracias a 39.357 donantes fallecidos (número que crece un 5% respecto al año previo), a los que se suman 41.049 donantes vivos de riñón (34.549) e hígado (6.500).

    Otros grandes países que reportan actividad al Registro Mundial de Trasplante son China, con 5.818 donantes en 2019 (4,1 p.m.p.) e India, con 715 donantes (0,5 p.m.p.). Rusia eleva ligeramente su tasa hasta los 5,1 donantes p.m.p. Y América Latina, con quien España colabora estrechamente desde hace años, la donación de órganos se ha incrementado en un 9% en 2019, alcanzado los 10,3 donantes p.m.p, lo que le ha permitido realizar 18.183 trasplantes.

    "Quiere decir que nuestro modelo funciona, igual que se ha visto en Canadá o Australia, donde también se ha colaborado", sentencia la presidenta, Domínguez Gil. La situación de este año, no obstante, es diferente: el COVID-19 ha supuesto un punto y aparte en la historia de la ONT. "El impacto de la epidemia ha sido muy importante. Ha habido un descenso por el colapso que se produjo de las UCIs (Unidad de Cuidado Intensivo) y por el temor a que el paciente trasplantado se pudiera infectar", defiende.

    Aun así, desde que se anunció el Estado de Alarma, el 13 de marzo, hasta el 3 de septiembre se han realizado 1.649 trasplantes a partir de 760 donantes. "Hay que enfocarlo de manera positiva: aunque los datos que salgan de 2020 a lo mejor reflejen un 30% de caída, la recuperación de la actividad ha sido muy potente, a niveles de enero", sentencia Domínguez-Gil.

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, coronavirus, coronavirus en España, solidaridad, líder, España, Organización Nacional de Trasplantes (ONT), trasplante, donaciones
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook