01:12 GMT27 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 75
    Síguenos en

    La empresa Don Pelayo organiza estancias de una semana o 15 días en el norte de Madrid con técnicas de batalla y clases de historia o de primeros auxilios para personas de entre siete y 21 años.

    Disciplina férrea, artes marciales o uso de armas. Lo que ofrece el campamento Don Pelayo no difiere de la mecánica de un ejército. De hecho, sus responsables son veteranos militares o de la Guardia Civil y se jactan de enseñar los "valores de las fuerzas armadas". La convocatoria de este verano, que terminó el 15 de agosto, reunió a decenas de asistentes de entre siete y 21 años que, independientemente de ser mayores o menores de edad, aprendieron técnicas de "combate en población" o "en campo abierto" y de tiro, entre otras.

    "Para un campamento completo, disponemos de actividades tanto físicas como de estudio, a fin de profundizar en la temática en la que se basa", anuncian en su página web, en la que aparecen imágenes de personas con uniformes militares y escopetas. Desde las siete de la mañana hasta las 10:30 de la noche (con los cambios "que se determinen" para descansar) los asistentes izan la bandera de España y pasan a la agenda del día, que comprende desde la construcción de estructuras en una batalla o labores de zapadores hasta "charlas de historia".

    Se aglutinan bajo la promesa de supervisión y dentro de un espacio "preparado y equipado" en el complejo El Colladito, en Miraflores de la Sierra, una localidad del norte de Madrid. Los monitores despiertan a gritos a los inscritos, a quienes llaman cadetes, y les preparan para una dinámica cuartelaria. "La disciplina bien entendida es importante en todos los ámbitos de la vida. Disciplina como respeto a la convivencia: respetar los horarios de deberes, tareas, escuela, comer y dormir todos a la vez... Respeto a las normas marcadas en la sociedad, a las autoridades, a los padres... La convivencia necesita una disciplina que tiene que ver con el respeto a los otros", justifican en respuesta conjunta de "la directiva" a un cuestionario de Sputnik.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida por CAMPAMENTO DON PELAYO (@campamentodonpelayo) el

    El equipo, formado por cuatro personas, todas "militares o exmilitares", más "psicólogos, médicos, directores de tiempo libre, especialistas en montaña, etcétera", elige las actividades (que incluyen el uso de armas, aunque no son reales sino de airsoft: disparan bolas de plástico en lugar de balas) porque es "el campo que manejan". "Nos apasiona el espíritu de sacrificio y superación y, sobre todo, porque era lo que demandaban los chavales que nos empujaron a emprender este proyecto. No las hacemos nosotros solos: tenemos muy en cuenta sus recomendaciones", declaran.

    Con respecto a la instrucción de historia, contestan categóricamente: "Son eso, clases de historia en las que no nos inventamos nada. Todo está escrito. Tienen que conocer lo que sucedió, porque si no conoces la historia estás condenado a repetirla". 

    Juan González Triguero, cabo primero del Ejército de Tierra y director del campamento, aseguraba en un reportaje de El País que "el tipo de niños que vienen aquí es porque esas cosas les gustan y qué mejor que aprender con especialistas que saben cómo funcionan. Aquí no tocan un arma si no les hemos dado antes un curso advirtiéndoles de lo peligrosas que son. Si hace falta, soy capaz de darme un bolazo yo para que lo entiendan".

    Con una silueta de Don Pelayo, el caudillo asturiano que emprendió la Reconquista en el siglo VII, y la enseña rojigualda tejida en la mascarilla, los jóvenes se internan en misiones catalogadas como Millán Astray (el fundador de la Legión), Gran Capitán o Tercios de Lezo, nombre que usa otro campamento de semejante índole en Valencia. Ambos responden a un tipo de iniciativa que se corresponde a las empleadas por organismos como la Asociación Nacional del Rifle en Estados Unidos.

    "No hay un modelo previo en el que fijarse. Es una recopilación de ideas y de sugerencias de padres y chavales", insisten desde la directiva, "venimos de otros campamentos, se nos cruzaron nuestros caminos y nos dimos cuenta de que coincidíamos en un proyecto común en el que los asistentes pudieran desarrollar sus diferentes capacidades tanto psicológicas como físicas y, sobre todo, que se diviertan cada minuto".

    En España, se entienden como un complemento a la eliminación de la mili y la necesidad de "recuperar" conceptos como el patriotismo. "Creemos que se están perdiendo valores como la humildad, el respeto, la lealtad y la igualdad", manifiestan. También buscan erradicar comportamientos inadecuados o afinar las motivaciones de los jóvenes. "Sufrí bullying en el colegio y les dije [a mis padres] que quería intentar superar los límites que me pusieron de pequeña y demostrar lo que valía como persona", apuntaba Celia en el texto citado, una chica de 16 años.

    Celia, que quiere ser médica militar, cree que vale "para que veamos cómo vamos a vivir en el futuro si queremos seguir esa carrera". "Además, es una familia y eso es súper importante para gente que ha pasado lo que yo", concede. Desde la directiva anotan que las chicas "hacen las mismas actividades que los chicos" ya que a las mujeres de la Guardia Civil o el ejército "les costó mucho" que las "trataran con igualdad".

    Sus impulsores niegan la relación con cualquier signo político. "Los valores no tienen nada que ver con la política", confiesan, evitando referirse a afiliaciones a ningún partido como Vox, grupo español que empuña la simbología de la Legión o la Guardia Civil. Sin embargo, Gema, la coordinadora que atiende al otro lado del teléfono a Sputnik, fue concejal del Partido Popular en Torrejón del Rey (un pueblo de la provincia de Guadalajara, cerca de Madrid) y en las municipales del año pasado se presentó candidata por Vox.

    Gema cuenta que "más de la mitad de los chavales" tiene "problemas psicológicos" o "han sufrido bullying". Por eso cuentan "24 horas" con un psicólogo y una médica. "En nuestro campamento eso no se permite: se les echa fuera”. La coordinadora explica que han tenido "46 niños" en la última semana de las "200 y pico plazas" que tienen en el albergue. "No queremos más de 80 porque no vivimos de esto (todos tenemos trabajo, afortunadamente) y tenemos que saber el nombre y apellidos de cada uno, y su situación, sus estudios…", comenta.

    Al haber aparecido recientemente en medios de comunicación, se han mostrado reticentes a participar en más artículos. "A los adolescentes les hemos tenido que parar desde la dirección para que no digan nada en Facebook porque se les tacha de cosas que no son. Están siendo afectados", alega, matizando que se han "tergiversado" la dinámica del campamento y las palabras de los protagonistas. Según la directiva, "salen con muchas ganas de volver" y "son conscientes de que han superado sus límites y de que van a seguir haciéndolo con un compromiso con sus familias, con nosotros y con ellos mismos".

    También esgrime que esta exhibición pública les ha beneficiado: "Nos ha venido estupendamente: no han dejado de llamar para inscribirse el año que viene, pero los chavales están muy dolidos", concede. En las plataformas virtuales se pueden leer preguntas como las del usuario Camarada Falangista —"me gustaría apuntarme, ¿cómo se hace?"— o la de Elmíopropio: "¿Se les enseña igualdad, derechos fundamentales y saber actuar contra el maltrato?".

    ​"No he podido empezar las listas, porque aún no hemos cerrado este y faltan cosas que pagar, que recoger, etcétera. Pero hay muchos padres que se han interesado", sentencia Gema, insistiendo en cómo han cumplido las medidas sanitarias para prevenir el COVID-19. "Todos han pasado por pruebas y se ha respetado el aforo". Algo que cumplirán si hay más ediciones. Más convocatorias donde etiquetar la palabra "valores" en cada foto compartida. Como una del 2 de agosto en la que un niño y una niña sujetan una bandeja con la enseña nacional sobre este mensaje (sic): "Nuestros cadetes más babys portando su bandera. La bandera de su campamento…! Ellos han izado y arriado hoy está bandera. La edad no importa... La actitud SI".

    Etiquetas:
    Madrid, España, campamento de entrenamiento, campamento infantil, campamento, maniobras, militar, ejército
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook