18:45 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    España
    URL corto
    1212
    Síguenos en

    La embajada española en Washington habría coaccionado a varios congresistas para que dieran su apoyo a la soberanía compartida de Reino Unido y España en Gibraltar. Así lo recoge el diario británico The Daily Telegraph.

    El medio británico The Daily Telegraph ha publicado que España habría presionado a varios congresistas estadounidenses para que apoyaran la soberanía compartida con el Reino Unido de Gibraltar.  La Embajada de España en Estados Unidos tendría, en su momento, el objetivo de crear un lobby secreto en Washington según lo recogido en el diario.

    En total, siete miembros de la Cámara de los Representantes de Estados Unidos comentaron que habrían sido coaccionados por la embajada española tras apoyar la actual soberanía del Peñón o visitarlo. Incluso, según sus palabras, en ocasiones, la actitud de los funcionarios españoles se percibía como "beligerante" o "agresiva".

    Esto se traducía en llamadas a sus oficinas, encuentros y comunicados firmados por el entonces embajador español en el Gobierno de Mariano Rajoy, Ramón Gil-Casares. Situación que se estiraría desde 2014 a 2019 con la intención de que los congresistas dejaran de apoyar el actual estatus de territorio británico de ultramar del que goza Gibraltar.

    Además, la cabecera británica asegura que tuvo acceso a una carta en la que se dice que Gil-Casares, impulsó para compartir la soberanía de Gibraltar con el Reino Unido. En este texto, se planteaba que los gibraltareños tendrían nacionalidad británica y española, que la frontera entre España y Gibraltar desaparecería y que Londres y Madrid gozarían de la misma capacidad para decidir sobre las relaciones exteriores, defensa y política migratoria del Peñón.

    Declaraciones de los congresistas

    Los políticos afectados serían George Holding y David Rouzer de Carolina del Norte, Ken Calvert y Paul Cook de California, Gerry Connolly de Virginia y Jim Sensenbrenner de Wisconsin. Todos ellos siguen en su cargo. El séptimo es Rodney Frelinghuysen, congresista por Nueva Jersey retirado el año pasado. Un grupo formado por miembros del partido republicano, a excepción de Connolly.

    Por primera vez, en 2014, Holding presentó una resolución en la que la Cámara de Representantes reconocía Gibraltar como un territorio de ultramar británico. Motivo por el que Gil-Casares envió distintas cartas entre 2014 y 2015 al congresista, en las que debatía su resolución. En una, según lo publicado en The Daily Telegraph, el embajador definía a Gibraltar como "una colonia" y argumentaba que "no tenía derecho de autodeterminación". También remarcaba el hecho de que España apoyara militarmente a Estados Unidos en los conflictos de Oriente Medio.

    Además, Holding habría tenido varios encuentros por este asunto. Recuerda uno con Gil-Casares en su oficina en el Congreso en el que el político español se mostró "muy firme" y "muy agresivo" para proponer su plan sobre Gibraltar. Más adelante, cenó con el actual embajador en Estados Unidos, Santiago Cabanas, quien presionó de nuevo con el tema, pero de forma más sutil.

    "No quieren que Gibraltar obtenga ninguna ayuda o reconocimiento de Estados Unidos que pueda frustrar el intento de España de recuperar el Peñón, especialmente durante estas negociaciones de Brexit", aseguró el congresista.

    En una línea similar se expresó Connolly, quien firmó la resolución de la Cámara de Representantes sobre Gibraltar. Según sus declaraciones al medio británico, el congresista recibió tres cartas de Gil-Casares. En una de ellas, mandada tras la votación del Brexit, en la que Gibraltar lo hizo en contra, el embajador hablaba sobre los efectos negativos que tendría esto en el Peñón, por lo que la doble soberanía era la mejor solución. Según Connolly, la embajada estaba dispuesta a enviarle más información sobre su idea.

    Otros congresistas que dieron su apoyo a la resolución de la Cámara de Representantes, como Rouzer, destacaron también el tono beligerante de la embajada. "Durante una llamada con el embajador, a pesar de su cordialidad, noté su irritación por mi apoyo a que Gibraltar siguiera siendo británico. El tema de Gibraltar ha dado pie a una de las interacciones más conflictivas con una embajada extranjera, por no decir la que más, en mis cinco años como congresista", comenta Rouzer.

    Por otro lado, Calvert, Cook, Sensenbrenner y Frelinghuysen fueron presionados por sus visitas organizadas a Gibraltar. Los cuatro aseguraron que recibieron notas de la embajada de España en las que se reflejaba su desacuerdo en relación a estos viajes. Calvert declara la representación española en Estados Unidos habló con él tras un viaje al Peñón en julio de 2017. "Me querían convencer de una postura diferente".

    "Los españoles se volvieron locos", afirma el congresista por California.

    En el caso de Frelinghuysen, las comunicaciones llegaron incluso antes de la visita. "Creo que intentaban disuadirme", asevera el político a The Daily Telegraph.

    Los siete congresistas están de acuerdo con la actual situación política del Peñón. "Gibraltar tiene una población y esa población quiere seguir con el Reino Unido. No quieren formar parte de España", indica Connolly.

    Por su parte, el Gobierno de Gibraltar en un comunicado a la prensa reiteró:

    "Toda esta actividad es bien conocida por el Gobierno de Gibraltar y, de hecho, el Viceministro Principal ha informado de ella al Parlamento de Gibraltar en varios de sus discursos sobre los presupuestos". Además, añaden que "para contrarrestar estas tácticas subrepticias, el Gobierno de Gibraltar ha remitido más de un centenar de informes a las oficinas del Congreso y a las de la Administración Trump. Además, varios grupos de congresistas, la Comisión de Asignaciones y la Cámara de Comercio de EEUU han aceptado invitaciones para visitar el Peñón de forma que puedan ver la realidad de la situación por ellos mismos". En el comunicado se afirma que el Ministro Principal de Gibraltar, Fabián Picardo, y el Viceministro Principal, Joseph García, han realizado "sus propias visitas a Washington D.C. para mostrar su apoyo a los miembros del Congreso que han resistido la presión española".

    "Cualquier disrupción del statu quo en la región del Mediterráneo resulta perjudicial para los intereses de todas las partes, por lo que seguiremos presentando nuestros argumentos a los responsables políticos en Washington y, de este modo, esperamos poder poner las cosas en su justo lugar".

    Gibraltar es británico desde 1713, año en el que España cedió el Peñón al Reino Unido en el Tratado de Utrecht. No obstante, España argumentó durante siglos que dicho territorio debería estar bajo su control. En los últimos años, el Gobierno español ha propuesto la doble soberanía. Proposición rechazada de manera masiva por los gibraltareños en el referéndum de 2002.

    Etiquetas:
    lobby, embajadas, Cámara de Representantes de EEUU, EEUU, España, Reino Unido, Gibraltar
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook