En directo
    España
    URL corto
    0 30
    Síguenos en

    BARCELONA (Sputnik) — La Fiscalía pide penas de entre 8 y 41 años de cárcel para los tres presuntos miembros del ISIS* procesados por los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) el 17 y 18 de agosto de 2017.

    El escrito de la acusación se dirige contra Mohamed Houli Chemlal, Driss Oukabir y Said Ben Iazza, que serán juzgados por la Audiencia Nacional de España por delitos de integración en organización terrorista, fabricación, tenencia y depósito de explosivos y estragos en grado de tentativa.

    Según informaciones avanzadas por los diarios El País y El Periódico, la petición más elevada es para Houli (41 años), mientras que para Oukabir se solicitan 36 años y para Iazza otros 8 años, por colaborador.

    Ninguno de los tres fue procesado como responsable por las 16 muertes y los alrededor de 140 heridos a raíz de los atentados, ya que sus autores directos fallecieron sin poder rendir cuentas ante la justicia.

    La fiscal de la Audiencia Nacional concluye en su escrito que el grupo que preparó y llevó a cabo los ataques fue una "célula criminal local seguidora de los postulados de la organización terrorista Estado Islámico".

    En concreto, considera que Houli formó parte de la célula, Iazza colaboró con ellos alquilando una furgoneta y Oukabir conocía los planes del grupo, aunque se desvinculó de ellos en el último momento.

    Además, la fiscal deduce que los jóvenes de entre 17 y 28 años que integraban la célula siguieron las directrices del imán Abdelbaki Es Satty, líder religioso de la ciudad de Ripoll (Girona), donde todos residían junto con sus familias.

    Es Satty falleció antes de los atentados en la explosión de la casa de Alcanar (Tarragona) donde el grupo se preparó durante meses para realizar uno o varios atentados de grandes dimensiones mediante el uso de artefactos explosivos.

    La explosión de la vivienda y la muerte del imán frustó los planes originales del grupo y propició que improvisaran los actos de Barcelona y Cambrils, según determinan las pesquisas judiciales.

    El 17 de agosto de 2017, el joven Younes Abouyaaqoub protagonizó un atropello masivo con una furgoneta que invadió la calle peatonal de las Ramblas, en Barcelona, atropellando mortalmente a más de una decena de personas en una de las avenidas más turísticas de la ciudad.

    Horas después, en la madrugada del 18 de agosto, otros miembros de la célula atacaron con machetes y distintas armas blancas a varias personas que circulaban por el centro del municipio de Cambrils.

    Las acciones terroristas, que provocaron un total de 16 víctimas mortales y más de 140 heridos, fueron asumidas posteriormente por el ISIS.

    El terrorista que condujo la furgoneta y atropelló a decenas de personas por las Ramblas, en el ataque más mortífero, fue localizado y abatido por la Policía poco después.

    Otros cinco miembros de la célula murieron por disparos de los agentes en Cambrils.

    Según los datos de un ordenador hallado en la casa de Alcanar, el imán comenzó a familiarizarse con el ISIS en el año 2015, cuando comenzó a hacer búsquedas por internet sobre la organización terrorista.

    Un año después empezó a buscar manuales de explosivos y en 2017, con el resto de la célula, comenzó a planear posibles atentados contra lugares emblemáticos de Barcelona, como la Sagrada Familia o el estadio del FC Barcelona. 


    *acrónimo de Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países

    Etiquetas:
    cárcel, Daesh, condena, atentado, España, fiscalía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook