En directo
    España
    URL corto
    0 03
    Síguenos en

    BARCELONA (Sputnik) — El número de personas en situación de desempleo registrado en España subió en 5.107 durante el mes de junio, una cifra que constata el ralentizamiento del ritmo de crecimiento del paro tras la crisis del COVID-19.

    "Supone un incremento del 0,1% que profundiza en la tendencia de ralentización del ritmo de crecimiento del desempleo que se inició en el mes de mayo", destacó en un comunicado con la publicación de los datos el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

    El paro registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) fue cinco veces inferior al de mayo, cuando en España se contabilizaron más de 26.500 desempleados.

    También es mucho menor al de los meses de marzo y abril, en pleno confinamiento y parón de la actividad económica por el coronavirus, con un repunte de más de 300.000 personas sin trabajo.

    El ritmo de incremento del desempleo llegó a alcanzar un 8% en abril y bajó hasta un 0,7% en mayo, hasta situarse en el 0,1% actual.

    No obstante, el repunte de este mes, en plena temporada turística, es el más grande en un junio desde el año 2008.

    Con este nuevo aumento, la cifra total de parados supera los 3.860.000 a nivel nacional y se sitúa en un nuevo máximo desde mayo de 2016.

    El Ministerio de Trabajo sostiene que en el incremento del desempleo en España el pasado mes "repercutió de forma significativa" el grupo de demandantes de trabajo anterior.

    Se da la circunstancia que más de 14.700 personas de Valencia, el 48% del total de las que se registraron como paradas en toda la región, lo hicieron para optar a una oferta pública de empleo.

    Estas personas se inscribieron en las oficinas del SEPE con el fin de aspirar a una plaza para auxiliar planes de contingencia en las playas durante la crisis del COVID-19.

    "Sin esta circunstancia excepcional, el paro registrado habría descendido en unas 9.000 personas", destaca el Ministerio español en su informe.

    El mes de junio arroja datos positivos con respecto a la afiliación a la red de Seguridad Social, que aumentó en más de 62.000 cotizantes hasta llegar a los 18,6 millones.

    Este dato contrasta con el retroceso que se experimentó en marzo, en más de 830.000 afiliados, aunque es inferior a la subida de 100.000 afiliados en mayo.

    "Esto supone que la afiliación se incrementa por segundo mes consecutivo desde el impacto de la pandemia por COVID-19", destacó el Ministerio de Trabajo.

    Los datos del Gobierno no incluyen a las personas afectadas por una suspensión de su actividad mediante la presentación de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

    Esta herramienta fue utilizada de forma masiva durante los meses de estado de alarma en España y fomentada por el Gobierno, ya que permite a las empresas parar el trabajo sin despedir a los empleados.

    Más de 3 millones de trabajadores de toda España llegaron a estar afectados por un ERTE, que implica que el Estado abona el 70% de su sueldo habitual.

    A lo largo del mes de junio, sin embargo, 1,2 millones de trabajadores abandonaron esta situación y se reincorporaron a su empleo, por lo que el número de personas en estos expedientes se sitúa alrededor de los 1,8 millones.

    Etiquetas:
    paro, desempleo, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook