En directo
    España
    URL corto
    0 14
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — Desde enero de 2003 a marzo de 2019 un millar de mujeres fueron asesinadas en España por violencia de género y el 74% de ellas nunca denunció a su agresor, una situación que tal vez se repita en otros lugares del mundo, donde tal vez no se recojan esa cifras.

    Según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). "el 60,5% de estas mujeres mantenía la convivencia con su agresor; el 26,1% había presentado denuncia con anterioridad y el 12,4% tenía una medida de protección en vigor".

    Estas cifras corresponden a un informe del poder judicial que analiza las circunstancias de los 1.000 primeros asesinatos machistas registrados en el país desde que existen datos.

    Del referido estudio se desprende que durante esos 16 años hubo un asesinato machista cada semana, con una media de 61 víctimas mortales cada año.

    Gracias a la información disponible en los expedientes acumulados desde 2003 se han elaborado perfiles tanto de las víctimas como de los victimarios, algo que permite a los autores del informe concluir que la violencia machista es un problema transversal, ya que afecta a sectores de población muy diversos.

    Datos que alarman

    "Puede afirmarse que la violencia machista afecta a todos los ámbitos y orígenes, sea cual sea la nacionalidad, clase social, grupo étnico, edad o nivel de estudios", dice el CGPJ.

    La edad media de las víctimas mortales de la violencia machista en el periodo sometido a estudio fue de 42,2 años. Por su parte, la edad media de los agresores es de 46,3 años.

    La mayoría de las mil mujeres asesinadas (655 en total) eran españolas, algo que sucede también con los agresores, españoles en un 66% de los casos.

    Entre las 365 víctimas extranjeras destaca el alto porcentaje de mujeres originarias de América Latina (46,1%), superior incluso al de europeas (35,7%).

    Algo más de la mitad de las mil mujeres asesinadas (538) tenían entre 26 y 45 años, pese a que esta franja de edad solo representa un tercio de la población de mujeres mayores de 15 años.

    Entre las víctimas de nacionalidad española el promedio de edad fue de 45,6 años, lo que supone casi diez años más que el de las extranjeras, de 35,9 años.

    765 menores huérfanos

    El estudio confirma que la maternidad es una de las circunstancias que aumentan el riesgo para las víctimas.

    Tres de cada cuatro mujeres asesinadas entre 2003 y 2019 (el 75,2%) eran madres y en la mitad de los casos (49%) los hijos eran menores de edad.

    Las mil mujeres asesinadas dejaron huérfanos a 765 menores, de los que 499 eran hijos o hijas del agresor y los 266 restantes, fruto de relaciones anteriores o posteriores de la víctima.

    Además de confirmar que el 74% de las mujeres asesinadas no denunciaron previamente a su agresor, el informe del CGPJ muestra que incluso cuando se adoptaron medidas de alejamiento (12,4% de los casos) éstas tienden a ser ignoradas por el agresor.

    "En más de la mitad de esos casos (58%), el agresor vulneró el alejamiento accediendo al domicilio de la víctima; en el 21,8% fue en un espacio público", reza el informe.

    En cuanto a las características del crimen, el informe refleja que la mayor parte de los asesinatos se produjo en el domicilio de la víctima (75% de los casos) y que el uso de arma blanca es el método más empleado para cometer el asesinato, seguido por los golpes, el estrangulamiento y las armas de fuego.

    Etiquetas:
    España, machismo, violencia contra la mujer, violencia de género, violencia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook