En directo
    España
    URL corto
    Toda España avanza en el proceso de desconfinamiento (185)
    0 314
    Síguenos en

    El curandero Josep Pàmies organizó una fiesta para promover el contagio controlado del coronavirus en una finca de Balaguer (Lleida). Su objetivo era después curarse con un medicamento ilegal similar a la lejía. Los Mossos d’Esquadra investigan al promotor de la reunión por un posible delito contra la salud pública.

    Lleida es una de las provincias que este lunes 8 de junio entra en fase dos. También es donde llevan semanas concentrados en superar uno de los mayores rebrotes de coronavirus desde que empezará el proceso de desescalada. Repunte que pudo comenzar en una fiesta de cumpleaños y que el sábado 1 de junio tuvo la respuesta más descabellada: otra fiesta.

    Una reunión de un centenar de personas en una finca de la localidad ilerdense de Balaguer. Una celebración sin guantes, mascarillas o geles hidroalcohólicos. Una velada a la que los asistentes acudieron a besarse y abrazarse. Y es que su objetivo era infectarse de 'forma controlada'. Así lo presentó su organizador, el curandero Josep Pàmies.

    Este agricultor leridano es conocido por promocionar el Miracle Mineral Solution (MMS). Una solución química de clorito de sodio, similar a la lejía, y ácido cítrico, prohibida por las autoridades sanitarias. Pàmies la vende como una cura para múltiples enfermedades graves como el cáncer, el autismo, la malaria y, ahora también, el COVID-19. Es más, el objetivo de la fiesta que organizó no era otro que transmitir el virus de manera controlada para que luego sus asistentes pudieran tratarse únicamente con MMS y así demostrar su eficacia ante el COVID-19.

    Un acto investigado por los Mossos d’Esquadra, ya que Pàmies, además de haberse saltado el estado de alarma con una convocatoria de grandes dimensiones, habría incurrido en un delito contra la salud pública.

    Pàmies está en el punto de mira de las autoridades sanitarias desde hace tiempo. Principalmente por la difusión del MMS a través de su cooperativa Dolça Revolució, con más de 1.600 socios, sin ningún tipo de base científica ni prueba de su eficacia contra ninguna de las enfermedades que supuestamente cura. A pesar de todo, en su página web, recoge los testimonios de una veintena de supuestos contagiados de coronavirus que se recuperaron al diluir unas gotas de esta sustancia en agua.

    Ante tal situación, el Consejo de Colegios de Médicos de Catalunya presentó en abril en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya una denuncia contra el curandero por un presunto delito contra la salud pública y otro de publicidad engañosa por difundir en redes la supuesta idoneidad del MMS en el tratamiento del coronavirus.

    "En las circunstancias actuales de excepcionalidad, es especialmente grave la conducta de quien promueve productos sin conocimiento ni capacitación, cuando es perfectamente conocedor de su ineficacia", afirmó la organización en un comunicado. 
    Tema:
    Toda España avanza en el proceso de desconfinamiento (185)
    Etiquetas:
    Los Mossos d'Esquadra, medicamentos, coronavirus, coronavirus en España, Lleida
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook