En directo
    España
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    El famoso meteorito de 1704, que dio lugar a numerosas supersticiones por caer el día de Navidad y durante la Guerra de Secesión española, se pudo observar desde Marsella hasta Barcelona. Hasta hoy, se creía que no se había preservado ningún fragmento.

    Eran las cinco de la tarde de un frígido día de Navidad cuando una enorme y brillante bola de fuego cayó del cielo en Terrassa, a unos 25 kilómetros al norte de Barcelona. De aquel suceso ya han pasado tres siglos, pero la noticia actual es que los restos del meteorito, los cuales ya se daban por perdidos, se encontraban en realidad en el interior de una colección del Instituto Botánico de Barcelona en Montjüic.

    Los investigadores del proyecto, liderado por el científico Jordi Llorca, han dado a conocer el hallazgo en un estudio publicado por la revista Meteoritics and Planetary Science, donde además se recopila una veintena de documentos históricos que no solo dejan constancia de la caída del meteorito, sino que constituyen un valioso testimonio del origen divino que se atribuía a los meteoritos en época moderna. 

    Los dos fragmentos encontrados, de 50 y 34 gramos de peso, estaban metidos en un frasco de vidrio en cuyo interior había una etiqueta incompleta y medio borrada donde se podían leer referencias al meteorito del 1704.

    ​La familia Salvador fue un prestigioso linaje de boticarios catalanes que, desde comienzos del siglo XVII hasta mediados del XIX, reunieron una biblioteca y unas colecciones científicas muy importantes que mantuvieron en un gabinete de curiosidades en la trastienda de su antigua farmacia. Actualmente esa colección se conserva en el interior de uno de los edificios del Instituto Botánico de Barcelona.

    Las predicciones en plena Guerra de Secesión

    La caída del meteorito fue considerada como un "signo divino" debido al contexto histórico en el que se encontraban en aquella época, en plena Guerra de Secesión española. El meteorito de Barcelona dio lugar a numerosas predicciones y supersticiones. De hecho, fue utilizado con fines de propaganda por ambos bandos.

    Los partidarios del archiduque Carlos de Austria lo interpretaron como una señal de Dios a su favor, mientras que los partidarios de Felipe V lo consideraron una advertencia a los catalanes por la usurpación de la casa de Austria.

    El meteorito es el séptimo más antiguo que se conserva en todo el mundo y el tercero más antiguo en Europa. Para su análisis se han utilizado técnicas avanzadas de análisis (tomografía de rayos X, microscopía electrónica y microsonda electrónica). Asimismo, los autores han comparado los restos del meteorito de Barcelona con los cuatro que han caído o se han encontrado en Cataluña desde 1851 a 1905. El estudio concluye claramente que ninguno de estos fragmentos puede ser confundidos con el meteorito de 1704.

    Etiquetas:
    Guerra de Secesión, España, Barcelona, meteorito, ciencia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook