En directo
    España
    URL corto
    Por
    Toda España avanza en el proceso de desconfinamiento (169)
    0 130
    Síguenos en

    La ministra de Educación de España, Isabel Celaá, confirma la llegada de un Plan de digitalización y una Red de Aulas del Futuro. COVID–19 obliga a digitalizar las aulas y a los docentes. Un profesor de Sevilla se convierte en ejemplo de éxito a través de Instagram.

    Sin embargo, los profesionales advierten, la docencia online pone en peligro el derecho básico a la educación y la igualdad social.

    Los alumnos del profe de Historia del IES Siglo XXI de Sevilla lo tienen difícil para ponerle mote: El Einstein, El Quevedo, La Cleopatra o Napoleoncito o el instagramer o tiktok, todos son válidos para el docente que en parte, gracias a ese espíritu camaleónico, consigue cumplir con sus funciones durante el confinamiento.

    • Paco Pajuelo, profesor de Historia del IES Siglo XXI de Sevilla vestido como Martin Luther King
      Paco Pajuelo, profesor de Historia del IES Siglo XXI de Sevilla vestido como Martin Luther King
      © Foto : Cortesía de Paco Pajuelo
    • Paco Pajuelo vestido como Albert Einstein
      Paco Pajuelo vestido como Albert Einstein
      © Foto : Cortesía de Paco Pajuelo
    • Paco Pajuelo, profesor de Historia del IES Siglo XXI de Sevilla
      Paco Pajuelo, profesor de Historia del IES Siglo XXI de Sevilla
      © Foto : Cortesía de Paco Pajuelo
    • Paco Pajuelo, vestido como Carlos V
      Paco Pajuelo, vestido como Carlos V
      © Foto : Cortesía de Paco Pajuelo
    1 / 4
    © Foto : Cortesía de Paco Pajuelo
    Paco Pajuelo, profesor de Historia del IES Siglo XXI de Sevilla vestido como Martin Luther King

    Paco Pajuelo, profesor de Geografía e Historia en el barrio sevillano de Torreblanca, según los datos de mayo del Urban Audit del INE, el cuarto barrio más pobre de España, ha tenido que tirar de inventiva, poca vergüenza y audacia para dar respuesta a su vocación docente. "Nuestro alumnado, por sus características sociales, no tienen portátiles en casa y tienen un distanciamiento hacia el sistema educativo enorme", explica Pajuelo sobre la realidad del centro, calificado como de difícil desempeño por las peculiaridades del alumnado y el entorno.

    "Las únicas aplicaciones que saben manejar son Instagram y Tik Tok, así que empecé a usarlas para, en principio, mantener contacto con ellos, pero poco a poco evolucionó", el profesor fue añadiendo breves explicaciones históricas en sus stories, para acabar integrando vídeos divertidos, dinámicos y con contenido docente en Tik Tok. "El Día del Libro decidí aparecer como si fuera Benito P. Galdós y eso se volvió viral", así que semanalmente, fue adoptando personajes históricos como Napoleón, Cleopatra o Velázquez, "de hecho me felicitaron desde el propio Museo del Prado", comenta Paco Pajuelo orgulloso, "esto no es solo una chirigota, es una cuestión educativa".

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Sociales IES Siglo XXI (@sociales_xxi)

    Los vídeos como gancho, permiten al profesor integrar ejes educativos como la autonomía cultural y el pensamiento crítico con Galdós, el valor del arte universal con Velázquez, el antibelicismo con Napoleón o el machismo histórico a través de Cleopatra, "pero lo realmente importante era mandarles a los alumnos un mensaje claro: que su profesor sigue aquí, que no les abandonamos y que no rompan el vínculo con el centro y con la educación".

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Sociales IES Siglo XXI (@sociales_xxi)

    El instituto Siglo XXI, padece como tantos otros en España, enormes grados de absentismo escolar, "en clase de 18 alumnos matriculados, asisten con regularidad 5", cuenta Pajuelo, "pero a través de stories y Tik Tok, hemos conseguido integrar en la dinámica educativa a alumnos que estaba totalmente fuera, eso ya es un logro".

    Profesores y alumnos entre la espada y la pared

    Pero esta realidad positiva del Instituto sevillano es la excepción. La docencia, durante el confinamiento, ha puesto en serias dificultades a alumnos y profesores. Muchos han tenido que adaptarse a métodos online sin preparación ni protocolos. La aventura del DIY, el do it yourself o menos prosaico, apáñatelas como puedas, ha sido la rutina para miles de docentes. "Nos hemos quedado solos, totalmente abandonados, por parte de las administraciones, yo no he sentido medios ni apoyo", confiesa el profesor.

    Herramientas como Instagram o Tik Tok han entrado por obligación a formar parte de la agenda educativa. El analista de discurso narrativo y transMedia Felipe G. Gil, señala que "aunque es imposible entender un evento histórico en un vídeo de 20 segundos", estas herramientas conllevan una mayor implicación del alumno y un análisis no meramente literal de los contenidos, lo cual es positivo.

    La ministra de Educación advertía este 4 de junio en la Comisión de Educación del Senado que "la digitalización está transformando nuestra forma de trabajar, de pensar, de aprender, de consumir y de relacionarnos", para anunciar la creación una Red de Aulas del Futuro, una Escuela de Pensamiento Computacional y los Proyectos con Recursos Educativos Abiertos.

    El valor de la tecnología y de aplicaciones privadas, pero accesibles, constituyen una revolución para las aulas que los docentes se están viendo obligados a afrontar, no siempre sin fricciones.

    El caso de la Universidad de Granada ha sido un ejemplo. El colapso del sistema PRADO (plataforma de recursos de apoyo a la docencia) provocó un movimiento en redes sociales de estudiantes indignados contra la Universidad, sobre todo en Twitter.  #vergUGRenza se erigió como trending topic en todo el país en apenas horas.

    ​El hecho de que en las pruebas online los alumnos puedan o no copiar es también objeto de debate en esta nueva normalidad. El propio Ministro de Universidad,  Manuel Castells, señaló que "la obsesión de que no copien [los alumnos] es un reflejo de una vieja pedagogía autoritaria. Si copian bien y lo interpretan inteligentemente es prueba de inteligencia"...

    Pero la comunidad educativa rechaza ante esta visión: "No es que tengamos un exceso de celo inquisitivo, sino que en esta situación, necesitamos protocolos de seguridad que nos aseguren que el alumno ha adquirido el conocimiento", reacciona Gabriel Moreno, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Extremadura que nos atiende mientras gestiona 65 videoconferencias individuales con alumnos.

    "En la Universidad no estamos para evaluar solo un talento o un esfuerzo, debemos cerciorar que un alumno tiene conocimientos y competencias que le habilitan para ser, por ejemplo, médico o abogado".

    Digital y online no quiere decir universal

    El profesor Moreno es joven, cuenta con el know how digital y también se vale de él, asume que las plataformas y la docencia online actúen como oportunidad en estos momentos, "pero no podemos olvidar que la Universidad es presencial", aclara, "si lo que pretendemos es realizar una formación flexible y adaptada a las demandas laborales y económicas,  sí vale la docencia online, pero si queremos un trasvase de conocimientos y formar a personas con un pensamiento crítico, no nos sirve la docencia online".

    Pero parece que muchas de las prácticas online han llegado para quedarse. "El próximo curso habrá enseñanza bimodal: clase presencial y por internet", decía el 23 de mayo el ministro Castells. Moreno lamenta que se esté imponiendo a las universidades una filosofía exportada desde EEUU demasiado resultadista, "la visión norteamericana y neoliberal que tiene el ministro de Universidades procede de un mundo diferente al nuestro", en el que las universidades no actúan como nivelador y ascensor social, "ese modelo educativo, el norteamericano, únicamente beneficia a unos pocos, los vemos en la actual crisis racial, que es también, una reacción a las desigualdades".

    De vuelta a España, los profesionales de la educación recuerdan el valor del aula con nivelador y ascensor social. Sin garantías de educación, "vulneramos un derecho que está conectado con el desarrollo económico y con la lucha de las desigualdades que están ligadas a los niveles educativos", profundiza Moreno. Pajuelo confirma que "la escuela no es solo transmisión de conocimiento, es una experiencia que mejora la integración social".

    ​Sin embargo, esta importancia no está siendo reflejada en la gestión de la crisis por las autoridades políticas. Las urgencias económicas, la reactivación de la hostelería o del turismo, contrastan con la inactividad en las aulas. El sistema descentralizado de las autonomías, contribuye a aumentar la desigualdad. Las regiones en Fase 2 podrían haber vuelto a las aulas en cierto grado, algo esencial, sobre todo para los alumnos que deberán afrontar la PEvAU, la antigua Selectividad. Sin embargo, esto solo ha sucedido en País Vasco y Galicia.

    "Parece que como nosotros no damos réditos económicos, ni rendimos cuentas ni cotizamos, no somos relevantes", lamenta el profesor Pajuelo mientras prepara su próximo número para seguir enganchando como puede a sus alumnos.
    Tema:
    Toda España avanza en el proceso de desconfinamiento (169)
    Etiquetas:
    cuarentena, España, educación, TikTok, Instagram
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook