En directo
    España
    URL corto
    Por
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (207)
    0 130
    Síguenos en

    La desescalada está siendo una travesía del desierto para los bares. Los hosteleros critican la falta de transparencia del gobierno y la incertidumbre con la que trabajan, con unas reglas cambiantes. Durante la fase 1, las terrazas son la tabla de salvación, pero a largo plazo, muchos ERTES serán ERES.

    Durante la fase 0 del confinamiento, han sido objeto de anhelo y deseo. A medida que la desescalada se asienta, son incluso objeto de pugna callejera. Y de cara al futuro, son referentes para soñar con una pronta recuperación económica. Hablamos de los bares y restaurantes que, con la mayoría del país ya en fase 1, ofrecen la oportunidad de recordar cómo era nuestra otra normalidad, la de antes de la pandemia.

    Pero ahora, mucho ha cambiado en este sector. Algunos bares han decidido volver con fuerza y han instalado el futuro en la desescalada. En el centro de Sevilla, zona turística y comercial, los viandantes se topan con una especie de camarero de Terminator. Es el apodado Gitano Loco, un beer cart desarrollado por la empresa andaluza Macco Robotics, un robot cervecero, un primer prototipo que, por lo pronto, cumple con sus funciones esenciales.

    Sirve la clásica caña de cerveza sevillana, adaptada, eso sí, a la situación que impone la pandemia. Es decir, en vaso de plástico de usar y tirar, sin riesgo de contagio y permitiendo la distancia de seguridad. La robótica en la barra evita el contacto entre camareros y clientes, menor riesgo de contagios y mayor control y seguridad alimentaria, por lo tanto.

    Los luditas, los románticos, detractan que este robot "ni es simpático, ni te mira, ni hace nada de nada" dice uno, otro recuerda que "un camarero es más que un dispensador de cerveza, te mira y te saluda y si eres del barrio tenéis conversación", son los clientes resignados. Pero el Gitano loco atrae muchas miradas curiosas y silencioso, entre genuflexión y giro de muñecas y tuercas, sigue despachando cañas.

    "Por ahora está siendo una sensación, nos hemos visto desbordados, y eso que ahora no podemos tener gente dentro del local", cuenta Alberto Martínez, el responsable del bar y de la cadena La Gitana Loca, con 10 establecimientos en el país.

    En su terraza de la Cuesta del Rosario, sus tres veladores están ocupados constantemente y hay lista de espera para sentarse a disfrutar de la tarde-noche primaveral. En el interior del local, solo un camarero y el robot están activos.

    "Lo del robot es también una campaña de visualización que hacemos, obviamente el negocio no funciona en estas condiciones, dependemos exclusivamente de las terrazas y más allá de las palabras, no contamos con ayuda del Ayuntamiento", lamenta el empresario.

    Bares como termómetro económico

    Este negocio es uno de los casi 5 mil bares y restaurantes de Sevilla, la mayoría, permanecen en ERTE y no abrirán hasta septiembre, "¿cómo lo iban a hacer, sino tienes terraza no puedes funcionar. El BOE, además, daba permiso a los Ayuntamientos para duplicar el espacio disponible para los negocios, pero en Sevilla, la administración sigue funcionando muy lentamente".

    Según Alberto, que forma parte de la Asociación de Hostelería de Sevilla, no se ha autorizado, tras casi una semana, la ampliación a ningún establecimiento, "¿cómo vamos a volver a la normalidad así?, de ocho trabajadores por ahora solo he podido reincorporar a tres del ERTE".

    Otro indicador de la actividad económica en la hostelería, lo encontramos en la empresa de Álvaro Fernández, Numier TPV, con un software propio, se dedicada a informatizar y digitalizar negocios, en su cartera hay más de 3 mil establecimientos en todo el país.

    Terrazas al 50% en el centro de Sevilla
    © Sputnik / Gonzalo Wancha
    Terrazas al 50% en el centro de Sevilla

    "Esto es un desastre absoluto, el sector se mueve entre la locura y el nerviosismo, hay que tener en cuenta que hay tantas realidades como negocios, hay muchas variables, ahora la esencial es si tienes o no terraza". Álvaro comparte como los negocios de zonas menos afectadas por COVID–19 y turísticas, pero de viajero nacional, se muestran más optimistas, "en cambio en zonas de turismo extranjero, Costa Brava, Barcelona, Baleares y Canarias o la Costa del Sol, ahí la gente está muerta de miedo", apuntando que muchos pasarán de ERTE a ERE.

    La cifra de negocios de la hostelería descendió en marzo un 57,7% respecto al mismo mes del año anterior, según los datos de los Indicadores de Actividad del Sector Servicios del INE. De los más de 300 mil bares y restaurante de España, la mayoría, un 70% son pequeños negocios que contratan a menos de tres personas. Según la prospectiva de EY, para fin de mes tendrán una bajada en la facturación del 40% y unos 350 mil empleados menos.

    O sea, probablemente, uno de los camareros que atiene en su bar de referencia se irá a la calle. "La hostelería durante los próximos meses tiene que aprender a cambiar la noción de despido. Más valen 10 heridos que 50 muertos", reflexiona Álvaro, "es decir, despedir puede ser la única manera de salvar al resto de la plantilla. Aunque suene mal, hay que quitar la connotación negativa de destruir empleo".

    Comportamiento del consumidor

    
El largo plazo es incierto, la gran pregunta que se hacen todos es si cambiará el rol del cliente, si la gente adaptará sus hábitos de consumo a los espacios domésticos y al take away. La mayoría de consultados opina que la gente quiere volver a la normalidad y los bares son el mejor testeo de ello. En la terraza sevillana de la Gitana Local, 4 amigos llevan más de ocho horas acantonados en su mesa.

    "Solo hay tres mesas en toda la plaza, así que en cuanto la hemos visto libre nos hemos sentado y nos hemos hecho fuertes", comenta entre risas Sebastián, "lo que más echaba de menos es que me sirvan mi comida y después mi cubatita".

    En la misma mesa Mª Carmen cuenta que quedaron por primera vez el sábado, pero no encontraron ningún bar con sitio, hoy mantienen su mesa como un tesoro, "es que lo que más hemos echado de menos es poder estar así, juntos con los amigos, antes nos reuníamos a diario, ¡así que hoy estamos haciendo comida, merienda y cena!".

    • Jóvenes vuelven a los veladores en Sevilla
      Jóvenes vuelven a los veladores en Sevilla
      © Sputnik / Gonzalo Wancha
    • Jóvenes vuelven a los veladores en Sevilla
      Jóvenes vuelven a los veladores en Sevilla
      © Sputnik / Gonzalo Wancha
    1 / 2
    © Sputnik / Gonzalo Wancha
    Jóvenes vuelven a los veladores en Sevilla

    Está siendo muy difícil encontrar el equilibrio entre la vuelta a la actividad, las nuevas reglas del juego y la demanda de la clientela. Expulsando el consumidor a las terrazas, todo depende de la cantidad de veladores y la reducción de gastos para el empresario.

    "Abrir la persiana cada día es un reto, sobre todo si desde el gobierno cambian continuamente las reglas del juego, por ejemplo, yo abrí el día 11 y el día 13 el Ministerio de Trabajo volvió a modificar las condiciones del ERTE, ahora, yo como empresario, asumo parte de los seguros sociales de los trabajadores reincorporados y de los que siguen en ERTE. Con esta regla, a muchos no nos salen las cuentas". Con la terraza funcionando al 50% por decreto del BOE y la ampliación de espacio estancada por las Gerencias de Urbanismos municipales, la entrada de liquidez sigue siendo mínima.

    La principal voz de la Hostelería de España reprocha al gobierno central su falta de claridad y certidumbre, "para poder planificar la reapertura". Sobre el futuro y la inminente Fase 2 en la mayor parte del país, solicitan al Ejecutivo "que revise el criterio del aforo, el cual es de un 40% para consumo en interior de local" y para el sector es insuficiente. Los hosteleros remiten a la distancia de seguridad y no al aforo como variable para limitar la actividad. Como ejemplo, señalan el mal funcionamiento de las terrazas en esta Fase 1, de hecho, según los datos del consorcio, tan solo el 15% de las terrazas que podían abrir lo han hecho.

    Además, el sector viene siendo objeto de persecución por parte de la Policía, como denuncian desde la Asociación de Hosteleros de Sevilla, el mayor ente aglutinador de la capital. En los 4 primeros días de la Fase 1 la Policía anotó casi 200 infracciones en establecimientos hispalenses. La asociación pide "sentido común" a las fuerzas del orden, que señalan aglomeraciones indebidas en veladores y mesas altas, donde solo pueden reunirse dos clientes, recuerdan.

    Al fin y al cabo, se trata de seguridad colectiva. Por mucho que logremos aplanar la curva y por mucho futuro robótico que llegue a nuestros bares, los espacios de convivencia, incluso aquellos donde la distancia está llamada a romperse como un vaso medio vacío, o sea, los bares, deben adaptarse a la nueva realidad, por muy anormal que sea.

    Tema:
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (207)
    Etiquetas:
    cerveza, robots, pandemia, futuro, coronavirus, cuarentena, bar, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook