En directo
    España
    URL corto
    Por
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (206)
    0 130
    Síguenos en

    Hay trabajos importantes, trabajos necesarios y trabajos imprescindibles. Los bomberos son de ese grupo de indispensables; sin embargo, en Málaga han tenido que emprender una lucha que ya lleva más de tres años para que les reconozcan sus derechos y no se desmantele este servicio público.

    Detrás de cada bombero hay un sinfín de anécdotas. Son trabajadores que todos los días arriesgan sus vidas para socorrer a otros. Por eso algunos dicen que para ser bombero “hay que tener el corazón de un león y la valentía de un guerrero".

    "Salir de casa para ir al trabajo y saber que vas a aportar un granito de arena para salvar vidas te reconforta. Colaborar y ayudar a los otros es una de las cosas más bonitas que puedes hacer en la vida", asegura Ramón Triguero, miembro del cuerpo de bomberos de Málaga, con más de 30 años de servicio y delegado de la Confederación General de Trabajo.

    Juan Gálvez, sargento de los Bomberos de Málaga, comparte la opinión de su compañero. También lleva 30 años de servicio en este cuerpo y sus ojos lo han visto todo, desde las escenas más nobles hasta los episodios más tristes, entre ellos el rescate del cuerpo sin vida de Julen Roselló, un niño malagueño de dos años de edad que el 13 de enero de 2019 cayó en un pozo de prospección en la localidad de Totalán.

    "Lo que recuerdo es mucha desesperación porque parecía que el chico podía estar con vida, aunque si lo pensabas en frío sí que es cierto que era casi imposible. Pero nosotros nunca tiramos la toalla. Todo estuvo enfocado en intentar colaborar, en intentar hacer algo para sacar a ese niño lo antes posible. La colaboración entre los distintos cuerpos fue muy buena, entre los rescatistas, bomberos, Guardia Civil. Fue un ejemplo de camaradería", rememora Gálvez.

    El pasado 7 de mayo los Bomberos de Málaga nuevamente se convirtieron en noticia. Esta vez por la arriesgada evacuación que hicieron por la ventana de un noveno piso de un señor de 91 años que se había caído dentro de su residencia y que presentaba síntomas de coronavirus.

    "Este señor tenía una patología en la cadera que impedía doblar sus piernas o estar sentado en una camilla. Su vivienda era muy estrecha, con pasillos estrechos, sin ascensor. No se le podía meter en una camilla convencional para su evacuación. Como tenía que estar en horizontal, la única manera que había de sacarlo era por la ventana y así se hizo", explica Gálvez.

    En primera línea contra el COVID-19

    Las caídas de personas mayores dentro de sus residencias ha sido uno de los siniestros que más han tenido que atender los Bomberos de Málaga durante estos dos meses de confinamiento.

    "Por desgracia han aumentado las aperturas de vivienda con personas en el interior, muchos de ellos mayores que se ha caído. A algunos los encuentras vivos y a otros los encuentras ya fallecidos, con bastante tiempo en el interior de la vivienda. Eso es muy duro para mí y para mis compañeros, pero hay que afrontarlo", admite Gálvez.

    Además de estos rescates, los bomberos también están en primera línea de combate contra el COVID-19, principalmente en actividades de desinfección de lugares públicos y residencias de ancianos. Sin embargo, denuncian que el Ayuntamiento de Málaga no garantiza la protección de sus servidores públicos.

    "Llevamos pidiendo test desde que empezó todo esto. Al día de hoy no nos lo han hecho. Los compañeros que se han hecho los test lo han hecho por su cuenta y pagando. De vez en cuando nos dan guantes y mascarillas, pero totalmente insuficiente", denuncia Triguero.

    Ante esta situación, ellos mismos han buscado los medios para abastecerse y repartir estos equipos de protección entre los colectivos con mayor riesgo de contagio, como las trabajadoras del Servicio de Ayuda a Domicilio, los voluntarios que atienden en los comedores sociales y en la Asociación de Alcohólicos Anónimos.

    "Esta crisis ha sacado lo mejor de cada uno. Teniendo en cuenta que en nuestra profesión los valores que imperan y florecen son la solidaridad, empatía, el hacer el bien, entonces decidimos empezar a repartir mascarillas. Por ejemplo, Mascarillas Solidarias de Murcia se puso en contacto con nosotros para ver si necesitábamos mascarillas. Les dijimos que sí y nos mandaron 1.000. De todas esas nos quedamos con 200 y las otras 800 las repartimos entre distintos colectivos vulnerables", indica Triguero.

    Y aunque el miedo a infectarse y contagiar a su familia siempre está presente, Gálvez admite que su mayor preocupación va más allá.

    "El mayor miedo ahora es que estamos en una carrera loca de desescalada sin sentido y a nivel político están siendo un poco insensatos. Estamos en esa carrera de desescalar, y yo entiendo que la economía hay que reactivarla, pero si no hay personas para reactivar la economía no habrá nada. Entonces estamos forzando la situación, estamos forzando la máquina y esperemos que no pasemos a una siguiente fase sin estar preparados en todos los sentidos, lo que nos lleve a dar varios pasos hacia atrás".

    • Marcha Bomberos de Málaga
      Marcha Bomberos de Málaga
      © Foto : Cortesía: Bomberos de Málaga
    • Marcha Bomberos de Málaga
      Marcha Bomberos de Málaga
      © Foto : Cortesía: Bomberos de Málaga
    • Bomberos de Málaga entregan mascarillas
      Bomberos entregan mascarillas
      © Foto : Cortesía: Bomberos de Málaga
    • Bomberos de Málaga en jornada desinfección Centro de Mayores de Pedregalejo
      Bomberos de Málaga en jornada desinfección Centro de Mayores de Pedregalejo
      © Foto : Cortesía: Bomberos de Málaga
    • Bomberos de Málaga desinfectan Mercado Central de Atarazanas en Málaga
      Bomberos de Málaga desinfectan Mercado Central de Atarazanas en Málaga
      © Foto : Cortesía: Bomberos de Málaga
    • Bomberos de Málaga desinfectan Mercado Central de Atarazanas en Málaga
      Bomberos de Málaga
      © Foto : Cortesía: Bomberos de Málaga
    1 / 6
    © Foto : Cortesía: Bomberos de Málaga
    Marcha Bomberos de Málaga

    3 años y medio de lucha

    Las críticas de los Bomberos de Málaga contra el Ayuntamiento de la ciudad son numerosas y de larga data.

    "Llevamos más de tres años en lucha porque estamos viendo el desmantelamiento de un servicio público esencial como el servicio de bomberos. Yo entré en el año 1991 y en ese momento había 319 bomberos. Ahora, en mayo de 2020, hay una dotación de unos 240 bomberos. La ciudad de Málaga se ha incrementado más de un 30% en población desde ese momento y ha decrecido el número de bomberos", indica Gálvez.

    A esa lista de denuncias agregan irregularidades en sus condiciones laborales.

    "Somos los bomberos que más horas estructurales echamos al año de toda España. Tenemos un reglamento del año 1959, alguna gente se lo creerá, otras no y otras se reirán, pero nosotros tenemos un reglamento de 1959, un reglamento antidemocrático y anticonstitucional. Tenemos 150 años de historia, somos uno de los cuerpos de bomberos más antiguos de toda España y ahora mismo somos el peor dotado de toda España", denuncia Gálvez.

    Su compañero Ramón Triguero denuncia que el desmantelamiento del servicio de bomberos se empeoró desde el año 2012.

    "La Unión Española de Entidades Aseguradoras a través de la Unespa destinaba anualmente un dinero a los distintos servicios de extinción. A Málaga le corresponden unos dos millones de euros y ese dinero se destina a formación, compra de materiales. Desde 2012, ese dinero el Ayuntamiento de Málaga lo desvió a la caja única del ayuntamiento. Si a eso le unes los recortes anuales de entre 900 y un millón de euros se produce un desmantelamiento progresivo del servicio: falta de material, personal, se desmantelan unidades básicas como es el grupo de rescate y salvamento con especialistas en alta montaña y rescate subacuático", detalla Triguero.

    A pesar de todas las dificultades que han tenido que enfrentar los Bomberos de Málaga durante estos tres años y medio, muchos de estos servidores públicos ven en esta emergencia sanitaria una oportunidad para reflexionar y corregir en colectivo.

    "Se ha visibilizado la importancia que tienen los servicios públicos. Desafortunadamente hemos tenido Gobiernos que con sus políticas neoliberales han recortado servicios esenciales como sanidad, bomberos, limpieza, servicios de ayuda a domicilio. Es necesario reactivarlos, invertir en ellos y se dignifiquen todas esas profesiones que no se les hacía caso", opina Triguero.

    "¿Por qué han muerto tantas personas en las residencias de mayores? porque esto se ha convertido en un negocio. El servicio público se está desmantelando para convertirlo en un servicio lucrativo que siempre termina en las mismas manos. Eso debiera revertirse. Levantar los servicios públicos: sanitarios, de ayuda a domicilio debería ser el gran reconocimiento. Lo demás, para mí, está vacío. Los discursos políticos grandilocuentes de bajar banderas, ponerlas a media asta no me sirven porque la gente no come con banderas", sentencia Gálvez.
    Tema:
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (206)
    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, recortes, Málaga, bomberos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook