En directo
    España
    URL corto
    Por
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (206)
    1141
    Síguenos en

    En Erustes, un pueblo manchego ubicado a 95 kilómetros de Madrid, no hay ni un solo positivo por coronavirus. Ni ahora ni cuando comenzó la pandemia.

    Llevan 50 días confinados sin tener ningún infectado. Aunque la mayoría de los vecinos de Erustes —perteneciente a la mancomunidad del río Tajo— sobrepasan los 70 años de edad, lo que les convierte en un sector muy vulnerable, siguen manteniéndose resistentes frente al coronavirus.

    Esta aldea de 193 habitantes, además, tiene una particularidad y es que, a pesar de encontrarse rodeada por pueblos afectados, Erustes se mantiene impasible ante la pandemia. En Escalonilla, un pueblo de 1.500 habitantes a poco más de 13 kilómetros de Erustes, un grupo de ancianos viajó a Italia para realizar un crucero. Al regresar, se dieron 24 casos de contagio y cinco muertes, entre las que se encontraba la de un señor de Carriches, a escasos tres kilómetros de Erustes.

    Además, en una residencia de ancianos de los alrededores, en Santa Olalla, han fallecido 19 personas por coronavirus. "Somos como la aldea de Astérix y Obélix. Estamos solos. Estamos en el centro y somos los únicos que no tenemos casos", afirma la alcaldesa de Erustes, Sonia Morales, del PSOE (Partido Socialista) quien nos recibe a las puertas de su ayuntamiento. A pesar de las 193 personas censadas, Erustes, por su cercanía con Madrid y otras urbes más desarrolladas, posee un gran número de casas de segunda residencia: "Hay mucha gente que está aquí censada con su domicilio habitual, pero va y viene a Madrid porque tiene otra segunda residencia o porque trabaja allí y los fines de semana vuelve al pueblo". 

    "Hemos observado que la mayoría de casas de segunda residencia están ocupadas desde que se decretó el estado de alarma. Muchos están aquí pasando la cuarentena", confiesa Morales. 

    No obstante, los desplazamientos entre la localidad manchega y Madrid, uno de los principales focos de la pandemia en España, no dejan de ser una preocupación para este pueblo libre de coronavirus. Tal y como confiesa su alcaldesa, los primeros días de mayo muchas personas aprovecharon el puente vacacional para viajar hasta Erustes:

    "Madrid me está preocupando. Estoy viendo que hay mucha gente que ha venido de allí este 1 de mayo. Hay gente que no respeta. He llamado la atención a los que han venido de Madrid. Llevamos 49 días de cuarentena, no vamos a fastidiarlo todo en dos días".

    A pesar de ello, a 1 de mayo, Castilla-La Mancha lideró los rankings por asentar el mayor número de letalidad: fallece el 15,7% de los infectados. De los 15.910 castellano-manchegos que han dado positivo, han fallecido 2.498. Ni siquiera Madrid, la comunidad más azotada en términos cuantitativos por la pandemia, alcanza esas cifras, pues el porcentaje de letalidad es 13,2%.

    Otro estudio del ingeniero Juan Antonio Játiva publicado en Diario Sanitario concreta que mientras España tiene un exceso de 17 muertes diarias por millón de habitantes, por territorios, Castilla-La Mancha encabeza esta clasificación con un exceso de 53 fallecidos diarios por millón de habitantes, lo que supone 36 más por encima de la cifra media nacional. 

    Ciudad Real se ha convertido en su Wuhan particular con casi un millar de decesos asociados al coronavirus, lo que sitúa a la provincia como el punto negro de la pandemia no sólo a nivel autonómico, sino también nacional con la mayor tasa de mortalidad con 200,9 fallecidos por cada 100.000 habitantes, de acuerdo con los datos aportados por el Gobierno de Castilla-La Mancha. 

    "Yo misma repartí las mascarillas"

    "Como en Erustes la población está muy envejecida y eso es un grave problema para el coronavirus, decidimos tomar medidas desde el primer día", espeta la alcaldesa socialista. Así, desde que se decretó el estado de alarma, el ayuntamiento comenzó a desinfectar todas las calles y sacó un bando municipal cerrando todas las instalaciones: "Paralizamos todas las actividades que se estaban llevando a cabo: casa de cultura, gimnasio, centro de internet, pistas polideportivas, parques municipales. Y los cursos que se estaban haciendo tanto de mujeres y fisioterapia y las aulas de mayores. Todo se clausuró" describe la alcaldesa socialista.

    "A la gente mayor también le facilitamos el servicio para que no saliera de casa. Les llevamos la compra a sus hogares junto con los medicamentos. Las recetas se generaban automáticamente". 

    Por otro lado, al observar que los médicos eran un posible foco de contagio —pues trabajaban en varios pueblos de la mancomunidad al mismo tiempo—, la Junta de Comunidades, a través de la delegación de la Sanidad, tomó la decisión de cerrar el consultorio médico. "Se puso un teléfono de contacto y si la médica te decía que tenías que ir al ambulatorio ibas. Así se ha evitado en gran medida el contacto entre las personas".

    Además, la alcaldesa de Erustes se involucró desde el primer momento en frenar la propagación en su pueblo: "Desde la mancomunidad buscamos proveedores para comprar mascarillas. Una vez que lo conseguimos, yo misma las repartí por todo el pueblo. Tanto guantes como mascarillas explicándoles las recomendaciones de seguridad". 

    "Fui metiendo en bolsas una mascarilla y dos guantes y las repartí puerta por puerta", comenta la alcaldesa.

    Para los niños también ha habido ofrendas. "Cuando se permitió a los niños salir, les dimos un kit con mascarillas y guantes y también se han repartido cuadernos personalizados para cada niño del pueblo junto con una bolsa de chucherías y unas pinturas de colores. Cuando acabe todo esto, el niño o niña que mejor haya pintado el cuaderno, recibirá un regalo del Ayuntamiento".

    La alcaldesa reparte cuadernos a los más pequeños para amenizar el confinamiento
    © Sputnik / Iris Ladari
    La alcaldesa reparte cuadernos a los más pequeños para amenizar el confinamiento

    ¿Estar confinado sin positivos?

    Pero, ¿y cómo se lleva estar confinado cuándo no hay ni un solo caso de coronavirus? El pasado 4 de mayo comenzó en España la desescalada, una etapa de transición hacia la normalidad que el Gobierno efectuará por provincias.

    En localidades canarias como La Gomera, desde el 4 de mayo pudieron salir y algunos bares ya se encontraban abiertos para el 50% de su aforo debido a la singular situación sanitaria sin casos por coronavirus. Este tipo de actividades corresponden a la Fase 1, mientras que el resto de españoles comenzó en la Fase 0.

    El presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, manifestó que "no tenía sentido esperar por otras comunidades que están peor que nosotros". En Castilla-La Mancha, sin embargo, son muchos los pueblos que presentan las mismas condiciones que ellos, pero a diferencia de los canarios, los manchegos tendrán que esperar como el resto de españoles para pasar a la Fase 1, aunque en Erustes, por sus condiciones de menos de 5.000 habitantes, no se aplican las franjas horarias para salir a hacer deporte tal y como lo declaró el ministro Illa.

    Por su parte, la alcaldesa de Erustes considera que el confinamiento en la localidad se ha podido sobrellevar: "Estar confinados se ha hecho pesado, pero no es lo mismo la vida que se hace aquí que la que se hace en una ciudad. La mayoría de casas tienen un patio, son muy amplias y no se ha llevado tan mal". 

    En términos de desescalada, fueron muchas las comunidades autónomas que no compartían la misma idea que Sánchez para aplicar las medidas, pues algunos consideraban que había que hacerlo por áreas de salud en lugar de por provincias. 

    Comunidades como Cataluña, País Vasco, Galicia, pero también otras gobernadas por el PSOE, como la Comunidad Valenciana, Aragón y Castilla-La Mancha, se mostraron partidarias de que la desescalada se hiciera atendiendo las áreas sanitarias o incluso escalas menores, como la comarca o el municipio, argumentando que de este modo se tendría un control más específico de las condiciones sanitarias de un territorio —en especial los del ámbito rural—, si se ha de determinar que reúne las condiciones para salir del confinamiento y progresar entre las llamadas Fase 0, 1, 2 y 3.

    Sin embargo, la regidora de Erustes no ve factible realizar la desescalada por áreas sanitarias: "Por área de salud, no lo veo. Nosotros pertenecemos al área de salud de Santa Olalla. Es amplio, pero en esa área si hay bastantes casos de coronavirus, no sé si sería una solución" cuestiona Morales.

    No obstante, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, manifestó recientemente que prefería que la desescalada se produjera por zonas y de manera progresiva. 

    "Yo soy partidario de hacerlo de manera progresiva. Por ejemplo, en Castilla-La Mancha hay comarcas en las que todos los pueblos suman 500 habitantes y no hay ni un solo caso de Covid-19, en zonas de montaña.  Soy partidario de que puedan salir de sus casas, pero no del pueblo", ha apostillado el presidente de la Junta.

    Por su parte, Morales, considera que lo ideal sería hacer una desescalada por provincias y discrepa con García-Page en no poder salir del pueblo: "Del pueblo hay que salir, porque el pueblo también lo necesita. Para hacer cualquier trámite de papel, hay que ir a Torrijos o Talavera. O incluso para comprar productos determinados en los supermercados que aquí no encuentras". 

    "La gente necesita desplazarse a través de la provincia. Si la gente respetara las medidas de seguridad la cosa podría avanzar un poco más. Pero desgraciadamente todavía hay gente que no respeta", concluye la edil socialista.
    Tema:
    España concreta el plan para iniciar la desescalada gradual del confinamiento (206)
    Etiquetas:
    mortalidad, Castilla La Mancha, pueblo, pandemia de coronavirus, coronavirus, coronavirus en España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook