En directo
    España
    URL corto
    Por
    1365
    Síguenos en

    Las intervenciones de Mª Jesús Montero, ministra de Hacienda, han provocado críticas por su acento y expresiones sureñas. Buscamos las raíces de esta animadversión, repetida en el ámbito político y mediático, hacía el habla sureña y el porqué de su asociación a la pobreza, incultura o comicidad.

    El Senado de Roma se reía del propio emperador Adriano, procedente del sur de Iberia, por su acento latino, por su hablar provinciano. 20 siglos después, en el Congreso de los Diputados español, la oralidad de la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, dirige el foco de atención a su acento y su aspecto. No es la primera vez, otras ministras andaluzas como Magdalena Álvarez, Bibiana Aído (PSOE) o Celia Villalobos (PP), también pasaron por esto. 

    ​En este caso, la chispa salta en twitter, pero otros ejemplos son fáciles de encontrar, poniendo la oreja al acento andaluz para descalificar o ridiculizar por completo la labor de Montero. Pero esta vez, la reacción a esta inercia ha sido más contundente desde Andalucía, como muestra este vídeo.

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Habla tu andaluz (@hablatuandaluz)

    Este clip forma parte de la propuesta visual de Alberto Korea, diseñador gráfico que, junto a otros artistas, creó una cuenta para "luchar contra clichés, ya que todos los andaluces han sufrido, al igual que ahora la ministra, esa asociación entre el habla andaluza y la incultura. Se trata de dignificar nuestra realidad lingüística".  

    Entrevistamos por teléfono al cómico y artista sevillano Manu Sánchez. Con su acento marcadamente andaluz reflexiona sobre este nuevo caso de "andalufobia o surfobia":

    "Yo diría que se trata básicamente de aporafobia. Señalar al hablismo del sur es señalar nuestra tradición de pobreza, como si fuéramos intrusos ante ciertas élites, o sea, es clasismo".
    Manu Sánchez en el espectáculo El Rey Solo
    © Foto : El Rey Solo
    Manu Sánchez en el espectáculo El Rey Solo

    Manu Sánchez cecea, en sus espectáculos juega con la identidad del habla para enfrentar lo establecido y provocar carcajadas y reflexiones. "Los lenguajes, todos, tienen todos un nivel culto, coloquial y vulgar. Resumir a una visión de que todo castellano habla en culto, y todo andaluz en vulgar, es pura ignorancia", denuncia señalando una intención homogeneizadora.

    Respecto a tachar de "vulgar y bajuna" a una política por su habla, hay otras opiniones:

    "Es una reacción fácil, se le insulta porque se quiere atacar al personaje políticamente y aprovechamos que su acento es menos neutral", analiza Roberto Cuadros, profesor del Departamento de Lengua Española, Lingüística y Teoría de la Literatura en la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla.

    ¿Pero es incorrecta la manera de expresarse de la ministra andaluza?

    "Si tachamos a alguien de vulgar por su manera de expresarse, estamos apuntando a una incorrección, pero la gramática de la RAE no califica de incorrecto el seseo de la ministra, por ejemplo, que es tan propio de Andalucía oriental, sino simplemente como evitable en ciertos ámbitos".

    Sobre el rol de la RAE, Roberto Cuadros admite que durante mucho tiempo ésta funcionó con una visión "muy centrista, omitiendo deliberadamente todas las hablas de España o de América Latina, todo lo que no fuera hablar como en Madrid estaba excluido de la norma, afortunadamente eso está cambiando". El filólogo aprecia por lo tanto que el habla de la ministra no es incorrecta pero sí podría valorarse como inadecuada.

    Pero … ¿por qué tiene una ministra que adecuar su habla en un contexto de pluralidad nacional, precisamente en el Congreso de los Diputados, donde escuchamos vasco, gallego, catalán o habla canaria?

    Esa misma pregunta se hizo Lina Gálvez. Actualmente es parlamentaria europea en el grupo de los progresistas S&D, pero antes de pisar Bruselas, ya había abandonado Andalucía en su carrera científica y universitaria.

    "Siempre tuve facilidad para los idiomas, así que, durante los primeros años, me fue fácil neutralizar mi acento andaluz, porque así creía que era más fácil hacerme entender".

    Pero eso cambió con el tiempo cuando afianzó su carrera como catedrática y vicerrectora de la UPO de Sevilla, "me dije, ¿por qué tengo que cambiar mi acento?". Fue entonces cuando se topó con prejuicios sociales larvados, "en una conferencia empresarial en el País Vasco me llegaron a comentar, ¡mira, siendo andaluza y lo lista que eres!"

    ​La participación de Lina Gálvez en esta campaña se viralizó de inmediato. El eco de las reivindicaciones lingüísticas no sorprende a Alejandro Korea, el promotor de hablatuandaluz, sus campañas en redes y arte callejero se extienden como la pólvora no solo en Andalucía y Extremadura, "recibimos mensajes de otras comunidades como la gallega, extremeña o murciana, nos escriben para compartir que sufren el vilipendio a su habla. Hemos recibido también mensajes similares desde México y Venezuela, conectando palabras y usos de ambas orillas". 

    Посмотреть эту публикацию в Instagram

    Публикация от Habla tu andaluz (@hablatuandaluz)

    ¿Por qué el andaluz es siempre el chistoso–vago–listillo–pobre–sirviente?

    Hay tantas hablas andaluzas como personas, sin embargo, a los 8 millones de andaluces se les mete bajo el mismo paraguas debido al cliché y la estereotipación.

    "No se trata de un fenómeno nuevo, la devaloración de lo andaluz existe desde hace siglos, el ceceo se vinculó peyorativamente a lo gitano ya en la literatura de Cervantes", explica el profesor Cuadros. "A lo largo de siglos y sigue siendo así, lo andaluz tiene que ver con matones, incultos o gente de mal vivir, es una estereotipación que nos lastra ante ciertos círculos".

    Libros en la librería Caótica
    © Foto : Cortesía de la librería Caótica
    Las investigaciones filológicas e históricas abordan el porqué del habla andaluza y sus peculiaridades. Rasgos característicos como el ceceo o seseo, la apertura de las vocales finales o una economización fonética han sido rastreados por los siglos. La evolución de lo que hoy entendemos por castellano vivió un cisma en el siglo XV, cuando la Norma de Toledo empezó a convivir con la Norma de Sevilla, con una mayor economía fonética. Ejemplos como No ni na, una triple negación con la que se expresa una afirmación absoluta, sirvieron al catedrático José María Pérez Orozco para definir al andaluz como una evolución del castellano que nos permite decir más con menos.

    "Cuando se dice que hablamos diferente es también despectivo, se quiere apuntar a que no nos entienden, pero el andaluz no es otra lengua, simplemente es otra manera de expresarse oralmente, ni mejor ni peor", reflexiona Cuadros, que vuelve a apuntar a la imagen exterior del andaluz.

    "Durante mucho tiempo, el habla de Sevilla fue sinónimo de prestigio lingüístico. Y hoy, el seseo de Valencia, por ejemplo, no es peyorativo".

    Si estamos, por lo tanto, ante una cuestión social, el habla sirve para delimitar una u otra clase social. Cuadros nos lleva de vuelta al siglo XX, al éxodo rural de andaluces a las grandes ciudades para trabajar.

    "Durante décadas, hablar andaluz en Madrid o Barcelona quería decir que eras pobre o de orígenes humildes".

    Lina Gálvez opina que apuntar al acento andaluz es una muestra de clasismo, "no chirría cuando el taxista o la verdulera te habla en andaluz, pero sí chirría cuando lo oyes en el Congreso. Es una manera de señalar a cada uno cuál es su sitio. Dentro de Andalucía ha habido una élite que históricamente no priorizó invertir en educación. Se ha proyectando un clasismo a través de la incultura ligada al habla andaluza".

    Sobre el rol cómico del acento andaluz, el humorista Manu Sánchez admite que es un acento alegre, pero con el que hay que reivindicar hablar en serio, de igual a igual. Señala al sur como referente lingüístico. "Como humorista, entiendo los estereotipos, yo me valgo de ellos y me gusta su exageración. Pero los estereotipos tienen que basarse en la verdad, si no simplemente son una mentira que sirve para cometer una injusticia".

    Esta descalificación clasista de lo diferente, de lo andaluz, no es solo regional, se da en México por ejemplo, con respecto al discurso cultural que emana de la metrópoli a las provincias, "ahí tenemos por ejemplo la personificación de Cantinflas en Hollywood", ejemplifica el profesor Cuadros.

    Manu Sánchez detecta esos mismos patrones pero a la vez reivindica una lectura positiva: "las hablas del sur, las provincianas con respecto al canon homogeneizador de Madrid, por ejemplo, tenemos mucho que decir".

    El adiós reciente de Marcos Mundstock, voz de los argentinos Les Luthiers, es otro referente añadido en cuanto a capacidad de jugar y explorar el lenguaje.

    "No sé si el sur es más gracioso, o más bien que en el sur hacemos mejor todo lo que tiene que ver con el habla, la oralidad, tenemos por lo tanto un terreno abonado para la comedia, la literatura o la música".

    Pero la cuestión de fondo, sigue en el aire. ¿Qué pasa cuando algunas personas no entienden el andaluz?

    Quizás habría que preguntarse quién tiene que hacer el esfuerzo por entender al otro. Es sobrada la literatura científica sobre el valor patrimonial del andaluz y su oralidad, pero para no recargar, nos valemos del talento del cómico Manu Sánchez, otro paladín del andaluz que nos recuerda que "llevo ya 3.000 años hablando, lo mío es como lo tuyo pero sin malaje. Si no me entiendes el problema no soy yo. Porque yo simplemente te hablo como en el futuro, porque Andalucía no habla un mal castellano, sino un perfecto andaluz". Y nosotros añadimos, ¡no ni na!

    Etiquetas:
    lenguaje, estilo, portavoz, idioma español, Andalucía, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook