En directo
    España
    URL corto
    Por
    0 90
    Síguenos en

    La localidad malagueña de Campillos reinventa su Feria del Libro como evento virtual para mantener vivo al maltrecho sector cultural. Editores, libreros y autores sufren el parón en el momento álgido de la temporada y reclaman en el Día del Libro el valor de la literatura como arma contra la pandemia.

    Campillos es una pequeña localidad malagueña en el centro de Andalucía. No llega a los 10.000 habitantes y entre sus vecinos, pocos podían sospechar que despuntarían a nivel nacional en innovación cultural.

    "Sabemos lo importante que es en estos momentos de incertidumbre la literatura y mantener la oferta cultural en la medida de lo posible, así que hemos hecho un gran esfuerzo para poder celebrar esta Feria del Libro de Campillos, eso sí, de manera virtual", explica la concejala de cultura, Inés María Ponce. "Se me ocurrió estando en casa cuando veía que todos los artistas ofrecían actuaciones desde sus sofás, así que me dije, ¿por qué no llevar la Feria del Libro a las casas de todo el mundo?"

    La 'Feria del Libro en casa 2020' no es la primera que se celebra en el mundo, pero sí la primera que se hace con la intención de salvar a un sector en grave riesgo por el parón que supone el confinamiento.

    "Ya que será una Feria del Libro pero sin ventas de libros, esperamos poder apoyar así al sector de eventos y programas culturales", aclara  Inés María Ponce. La edición virtual cuenta con algunos artistas que difícilmente podrían haberse desplazado a Campillos y que han querido formar parte del singular evento.

    Además, comentan desde la organización, la modalidad telemática permitirá cuantificar mejor el impacto y el seguimiento de los eventos sin límites espaciales o temporales. Todo el programa se ofrece telemáticamente a través del sitio de la Biblioteca Municipal Poeta José María Hinojosa Lasarte.

    Ana Belén Rueda, regente de una de las dos librerías-papelerías de Campillo, abre estos días con horario reducido de lunes a viernes. Calcula que "las ventas literarias han caído un 90%, sobrevivimos gracias a que las casas son ahora el cole y vendemos mucha papelería. Pero la Feria del Libro era el evento cultural, aunque sea por internet, que se celebre es muy bueno".

    Una trama en suspense

    El sector de las letras mantiene la respiración en toda España. La gestión de la Feria Virtual de Campillos corre a cargo de la Atrapasueños. Esta Cooperativa Cultural organiza alrededor de 180 eventos culturales en todo el país cada año, prácticamente todos están ya cancelados.

    "Trabajamos mucho en pequeñas localidades donde las ferias del libro son el gran evento cultural y suponen el principal repunte de ventas para el sector, ahora todo eso se ha parado", explica el gestor Joaquín Recio.

    Editoriales, librerías y autores se enfrentan a un futuro muy incierto, "nos preguntamos cómo sobrevivirán los titiriteros sin acto y sin público", cuestiona uno de los platos fuertes de la Feria Virtual de Campillos, el escritor Juan José Téllez. El autor gaditano opina que las redes sociales como canal no garantizan un modelo de negocio a corto plazo "si no hay ayudas específicas".

    Vista panorámica de Zahara de la Sierra
    © Foto : Cortesía de Santiago Galván
    Los eventos, las lecturas y las Ferias del libro suponen un encuentro entre autor y lectores. Recio añade que generan un "empleo eventual" imprescindible en grandes ciudades. Para Juan José Téllez, "la feria del libro es sobre todo un ritual que tiene sentido como tal porque confirma la fe de los creyentes y además atraen a los descreídos". "Que los libros irrumpan en la vía pública y asalten al viandante es un reclamo del poder de la palabra escrita", reflexiona.

    La cancelación de las grandes celebraciones literarias es un mal presagio para el sector. Las librerías y sus ventas ya estaban en crisis, "la pandemia solo ha venido a destapar las vergüenzas", confiesa Recio.

    Librerías de barrio en riesgo

    "Para nosotros, los negocios de cercanía, es muy importante el trato, el cara a cara con el cliente para recomendar y asesorarle", explica Rafa Castaño, miembro de Caótica, librería del centro de Sevilla. "Más allá de que ahora estemos cerrados, o próximamente no podamos hacer eventos públicos con escritores o talleres, me pregunto cómo será más adelante la relación cliente-librero. Me temo que seguirá habiendo mucho miedo y eso será un obstáculo".

    Según datos de CEGAL, la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (1.400 librerías de todo el país), más de la mitad del tejido societario está integrado por pequeños establecimientos con una facturación inferior a los 90.000 euros anuales. Para ellos, las Ferias del Libro y las lecturas de autores copan con un 75% las actividades de dinamización del mercado. Ahora se encuentran con pocas armas para hacer frente a sus principales problemas: la venta online de operadores como Amazon o la pérdida de lectores en papel. Por ello, muchos establecimientos se valen de su creatividad para sobrevivir a la pandemia.

    Esperanza Alcaide es propietaria en Sevilla El Gusanito Lector. Local pequeño pero con clientela fiel, durante el confinamiento está realizando ventas online. "No es que estemos vendiendo más, pero nos sirve para mantenernos y no tener que despedir a nadie", esgrime. Por su parte, Castaño, de librería Caótica, explica que optaron por una vía más segura y no vender durante la cuarentena: "Solo Amazon, el Corte Inglés o la Casa del Libro pueden beneficiarse en estas circunstancias de la venta online".

    ​En cambio, sí han optado por buscar una vía audaz de llegar al cliente con lecturas en Youtube, concursos de microrelatos, recomendaciones en Instagram, blogs o un sistema para captar socios "que viene a crear una especie de hucha para la literatura", explica Castaño.

    Libros ¿qué mejor fármaco?

    Mientras la Feria del Libro se aleja en el horizonte y seguimos confinados, quizás la pandemia sea el mejor momento para reclamar el valor de la literatura en tiempos difíciles.

    "Umberto Eco ya nos decía que sin lectura no podemos crear oraciones yuxtapuestas y por lo tanto un pensamiento complejo. Y sin un pensamiento complejo dudo que podamos hacer frente a los problemas que vivimos hoy. Ahora necesitamos ideas y estas vienen a través de los libros o la palabra hablada", reflexiona Juan José Téllez.

    Por otro lado, ante el estrés emocional de la actualidad o los efectos del confinamiento en el insomnio, por ejemplo, Esperanza Alcaide reclama el valor de la lectura como terapia.

    "Cuando la dosis de realidad es excesiva, la mejor manera de hacerle frente es coger un libro".

    Después de todo, "son oportunidades de vivir otras vidas sin riesgo a sufrir ningún daño". Vamos, como salir de casa sin miedo a contagiarse o sufrir eternas colas para comprar papel higiénico.

    Etiquetas:
    feria del libro, feria, libros, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook